Síntomas de mal estado de los frenos: aprende a interpretarlos

frenosdisco.jpg
La situación típica cuando uno sale de viaje por vacaciones, por ejemplo ahora en Semana Santa, o circula con su coche tranquilamente, suele incluir acciones como “acelerar para conseguir la velocidad adecuada”, “girar el volante para negociar las curvas y maniobrar”, y “pisar el pedal del freno para disminuir la velocidad o bien detener el vehículo”. Junto a esas acciones van otras cuantas como seleccionar la marcha adecuada en cada momento, revisar los espejos, comprobar que tenemos combustible…

De todas esas situaciones, la menos deseable para convertirse en falsa es la que concierne a los frenos. Que fallen los frenos o que no nos respondan con eficacia cuando los necesitamos es un síntoma de que la cosa puede acabar francamente mal. Pero tranquilos, con un buen mantenimiento de los frenos podemos quitar una variable de incertidumbre para el funcionamiento de nuestros queridos amigos. Lo preocupante en general empieza cuando un amplio porcentaje de los conductores de este nuestro país no reconocen los síntomas que anuncian un próximo fallo de los frenos, o la pérdida considerable de prestaciones de frenado. Vamos a enumerar situaciones y “sentimientos” que pueden darnos pistas sobre cómo están los frenos, y qué podemos hacer.

Entiende los frenos: uso, manías, señales en el salpicadero

El tipo de conducción que practiques es clave para determinar los desgastes típicos que se van a producir en tu vehículo. Si abusas demasiado del pedal de freno o si eres agresivo con ellos, puedes desgastarlos antes de tiempo o agotar sus propiedades de retención (el fading de los frenos que tanto hemos comentado por aquí). Además, si no ponemos en práctica las técnicas de conducción eficiente, o bien si ignoramos por sistema las ventajas del freno motor, la vida útil de los sistemas de frenado disminuye. No es difícil de aprender, pero si tenemos la manía de usar el pedal de freno para todo, al menos tengámoslo en cuenta.

Si estás atento a lo que tu coche te indica mediante los diferentes sensores e indicadores que ves en el salpicadero, estarás sobre aviso ante cualquier fallo inesperado, y podrás actuar en consecuencia. Las claves básicas de este bloque se resumen en:

  1. Procura ser dulce en la conducción. Usa cada mando en su justa medida y alargarás la vida útil de los componentes
  2. Evita el sobrecalentamiento de los frenos: no abuses de los frenos y procura utilizar la retención por freno motor al bajar velocidades
  3. Pon atención a los indicadores del salpicadero: si indican algo relativo a los frenos, haz que te los miren

Síntomas detectados al pisar el pedal de freno

frenos-al-rojo.jpg
Cuando circulas con tu vehículo, éste transmite todo lo que va sucediendo a medida que avanzas. Bien sea un neumático que ha perdido presión, las irregularidades del terreno, o cualquier síntoma extraño que notemos cuando accionamos el pedal de freno, todos los conductores notamos (o deberíamos) qué está pasando con nuestro coche, así que esto es muy importante para lograr anticiparse ante un fallo inminente de los frenos, o a las situaciones de pérdida de eficacia de los mismos.

  1. Las vibraciones al pisar el pedal de freno no indican nada positivo (no confundir con lo que ocurre cuando tenemos ABS y éste entra en funcionamiento). Ante una vibración no prevista debemos acudir rápidamente al taller para revisión, porque puede ser algo relativo al sistema de frenos, o de equilibrado de ruedas
  2. Si has de pisar más enérgicamente que antes los frenos para conseguir una misma capacidad de frenado, es posible que las pastillas o los discos necesiten revisión. No lo dejes pasar y llévalo al taller. Podría deberse a otras causas como la presencia de líquido sobre los discos o pastillas, lo que sea. El profesional te lo podrá solucionar
  3. El pedal de freno se hunde al pisarlo. Mucho ojo porque podemos tener poca presión en el circuito de frenado, poco nivel de líquido de frenos o unas pastillas en las últimas

¿Ruidos? Tienen su significado

  • Si oímos un chirrido al frenar, tendremos que discernir si estamos ante el caso normal de un cambio rutinario de pastillas o bien que haya un problema en el sistema de frenado. Ante la duda, lleva el coche al taller

Los ruidos nunca son buenos indicadores de que algo esté correcto en un coche. Pueden ser ruidos benévolos como llevar una ventanilla trasera “casi” cerrada, pero por la que se cuela aire y provoca un molesto ruido, pero pueden ser ruidos que indiquen algún fallo en el sistema de frenado. Si oímos un chirrido desagradable al aplicar presión sobre el pedal de frenado, ¡muchísimo ojo!

Las pastillas gastadas hacen que la fricción contra los discos se convierta en una pesadilla con dentera incluida, pero también es peligroso porque se difumina cualquier frenada eficaz, poniendo en peligro a conductor y ocupantes, además de a los demás conductores.

Revisiones y pasos por el taller

Las revisiones periódicas y las inspecciones técnicas son vitales para asegurar que nuestro coche pueda seguir circulando con normalidad y en niveles de seguridad estándar. No tratemos de ahorrarnos dinero en el sistema de frenado, si quieres ahorrar dinero piensa en esos extras que son meramente decorativos o muy, muy extra. Pero con la seguridad no se ahorra.

  1. Los frenos que pasan de largo su vida útil y además están desgastados frenan peor. Simple pero real. Aumenta la distancia de frenado y eso queremos tenerlo controlado siempre
  2. Decide, o al menos infórmate de qué sistema de frenado te están instalando. La información es oro, saber qué tienes en el coche y si además es adecuado, es vital y tú ganarás en confianza
  3. Asegúrate de que las pastillas de freno están homologadas. El número de homologación es ECE R-90 y con esto tenermos asegurado que lo que nos va a frenar cumple las normativas en cuestión de seguridad. No juegues con componentes no homologados, por favor

En conclusión, informarte de qué llevas en el coche, saber detectar cuándo una pieza del sistema de frenado está fallando o está desgastada, conducir aplicando el sentido común y también procurando ser suave y sin abusar de los frenos son claves para mantenernos tranquilos, y saber que cuando necesitemos los frenos van a estar ahí para ayudarnos.

Esperamos que no tengáis ningún problema durante la operación retorno de esta Semana Santa, y que no nos tengáis que contar ningún incidente debido a los frenos durante los viajes de regreso a casa de este año. Y ante la duda consultad con un profesional, que os dejará tranquilos de una manera sencilla e inocua.

Vía | PRNoticias
En Circula Seguro | Pisa el freno
Fotos | chickoutrearseats, Niki-Photography