No sin mi mascota

Redacción Circula Seguro

20 septiembre, 2021

Las cifras de mascotas en los hogares se han incrementado enormemente en los últimos dos años, en gran medida por los beneficios que aportan al bienestar de muchas personas: mayor actividad física, compañía, seguridad, etc… La sociedad concede cada vez más importancia a su integración en las familias, casi como si se trataran de un miembro más. Así que muchos propietarios de mascotas las incorporan a su día a día e, incluso, se desplazan con ellas en coche: desde ir al veterinario, disfrutar de un fin de semana en la naturaleza o realizar viajes largos durante las vacaciones, lo cierto es que las mascotas se han convertido en una cuestión más tener en cuenta en nuestra circulación vial. Pero, ¿sabemos realmente cómo deben viajar cuando nos desplazamos en coche?

Asegurar el bienestar animal

Los conductores tienen claro que utilizar el sistema más adecuado es parte de nuestra responsabilidad a la hora de asegurar el bienestar de nuestras mascotas, pero todavía existen muchas dudas sobre la forma más adecuada de llevarlas.

La primera recomendación es tajante: las mascotas nunca deben viajar sueltas en el coche. Primero, porque es importante que no interfieran en la conducción o la estabilidad del vehículo; y segundo, porque en caso de viajar sueltas, por ejemplo en el asiento trasero, saldrían lanzadas en caso de colisión y los daños podrían ser mortales, tanto para el conductor como para el animal.

Lo mejor, el transportín

La manera más segura de transportar a nuestra mascota en el coche es llevarla en su transportín. Si la mascota es pequeña, podremos colocar el transportín en el suelo del vehículo, detrás de los asientos delanteros; si es grande lo más seguro es que viaje en el transportín dentro del maletero (en posición transversal a la dirección de la marcha) y combinar esta opción con la rejilla divisoria que vaya desde el techo del vehículo al suelo del maletero.
Otra opción, menos recomendable que la del transportín, es la de sujetar a la mascota con un doble arnés -doble mejor que con solo uno- en el asiento trasero del coche, uniéndolo al cinturón de seguridad. El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, en caso de impacto no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -las consecuencias serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto. Ten en cuenta que en caso de un impacto a una velocidad de 50 km/h, el peso del animal se multiplica por 25.

Recomendaciones

Te recordamos además que es importante que lleves contigo la documentación en regla del animal. Para evitar mareos, debe estar en ayunas un mínimo de dos horas antes de salir de viaje. Durante el viaje, es recomendable abrir de vez en cuando las ventanillas para oxigenar el ambiente, aunque llevemos el aire acondicionado. Sin embargo, se debe evitar que el perro asome la cabeza, porque podría causarle otitis o conjuntivitis.

En todos los viajes, y especialmente los que se realizan en verano, es importante hacer paradas cada dos horas para que las mascotas puedan salir un poco del vehículo. Es buena idea mantener las ventanas entreabiertas y no dejar nunca el perro dentro del vehículo. La pausa será un buen momento para descansar e hidratarle. Y, por supuesto, al llegar al destino es importante que la mascota se familiarice con el nuevo entorno, coma, tome el aire y juegue. Ese es el momento de premiarle con alguna de sus chucherías favoritas para felicitarle por la prueba superada.

Recuerda que, aunque el destino final del viaje sea un lugar deseado por ti, los viajes pueden llegar a ser realmente estresantes para los animales. Cuanto más inviertas en su tranquilidad y bienestar, más estarás invirtiendo en tu propio confort y seguridad.

Etiquetas

Datos
--

Una iniciativa de: