Un año diferente: así ha evolucionado la seguridad vial en este 2020

Carlos R Vidondo

31 diciembre, 2020

Hoy cerramos un año 2020 que nos ha marcado a todos de una manera u otra. Hace 365 nadie podía imaginar todo lo que iba a cambiar nuestra vida. Como muchos otros aspectos de nuestra rutina diaria, la movilidad se ha visto afectada de forma determinante por la pandemia del coronavirus y nuestros hábitos de desplazamiento han cambiado enormemente. La curva de siniestralidad puede ser engañosa dadas las circunstancias y hoy es un día para hacer balance. ¿Nos acompañas en este recorrido por el 2020 de la seguridad vial?

Arrancamos el motor de un ilusionante 2020

Empezamos el 1 de enero sin cambios en seguridad vial ni medidas aprobadas. Ocho meses sin acuerdo de investidura tras las elecciones del 28 de abril y del 10 de noviembre impedían grandes reformas ni decisiones en materia de tráfico. Algunas normativas estaban ya redactadas pero la paralización política las mantuvo pendientes de aprobación. Mientras, el último gran cambio fue en 2018 y correspondía a la bajada del límite de velocidad en convencionales de 100 a 90 km/h. Por lo tanto, el 2020 se planteaba verdaderamente esperanzador desde la Dirección General de Tráfico y las asociaciones de seguridad.

El endurecimiento del sistema de carnet por puntos era el principal reto de este 2020, así como el impulso de las tecnologías de seguridad y la inversión en los controles de alcohol y drogas. La lucha contra el teléfono móvil al volante era uno de los temas estrella que en 2019 siguió manteniéndose en balde ante la incertidumbre política.

El 2019 había reducido un 3% la cifra de fallecidos en las carreteras (51 menos) respecto al año anterior, así como el número de hospitalizados (-4%). La nota negativa nos la seguía dejando el incremento del 16% de los motoristas fallecidos.

Se instaura el Estado de Alarma y comienza el confinamiento domiciliario

seguridad vial 2020

Pero entonces todo estalló. Lo que venían siendo noticias lejanas, cada día se acercaban más a nuestros hogares hasta que finalmente acabó por mantenernos en ellos de manera indefinida. El 14 de marzo se aprobó el Estado de Alarma y los ciudadanos debíamos de quedarnos en casa. La seguridad vial, obviamente, se vio influida. En la Semana Santa se redujeron un 86% los desplazamientos de largo recorrido y con ello encontramos una reducción histórica de los fallecidos (-52%). Durante el confinamiento tan solo aumentaron los fallecidos usuarios de vehículos pesados, trabajadores esenciales y transportistas. Alcanzamos hasta 13 días seguidos sin ningún fallecido en las carreteras y, en total, desde el 1 de enero hasta el 12 de mayo hubo 31 días sin víctimas mortales.

Las emisiones contaminantes descendieron a un ritmo frenético, aunque no dejaron de ser una situación transitoria. A mediados de marzo el tráfico en Madrid había descendido un 70% y el día 19 de marzo solo durante cinco horas se superaron los 20 µg/m3 en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2). La estimación para España es que la calidad del aire ha mejorado en un 35%.

La desescalada del verano marca una “nueva normalidad” en el tráfico

Tras el confinamiento, el 2020 ya era el año con más días sin muertos en las carreteras de la historia pero tocaba afrontar un verano en pleno proceso de desescalada. Las dudas acerca de las medidas, la reducción a mínimos de la curva de contagios y la llegada del buen tiempo provocaron un relajamiento generalizado de la ciudadanía que intentó regresar a su rutina previa en una “nueva normalidad”. La pérdida de los hábitos de conducción y ese exceso de confianza se tradujeron en los datos de siniestralidad:

  • Vuelve el exceso de velocidad: el porcentaje de conductores que han optado por apretar más el acelerador ha aumentado un 39%.
  • Malas conductas al volante: saltarse las restricciones, ansiedad, estrés y agresividad al volante.

La Operación Salida 2020 se preparó a conciencia apelando a la responsabilidad individual y reforzando los recursos de control de la DGT. La temporada estival se cerró con 202 fallecidos en las carreteras, mínimo histórico en España, aunque aumentó la mortalidad en vías convencionales (76%) y de peatones. Esto se debió, en parte, a la reducción de casi un 25% de los desplazamientos fronterizos y a que no se produjo el tradicional ‘Paso del Estrecho’.

seguridad vial 2020

Cambio de hábitos de movilidad tras el verano de 2020

Por otro lado, durante la desescalada experimentamos un crecimiento masivo del uso de la bicicleta y los VMP en los grandes núcleos urbanos. El miedo al contagio en espacios cerrados y la distancia de seguridad perjudicó al transporte público especialmente, en favor de otras alternativas eficientes. Las medidas para favorecer la seguridad vial en 2020 de la bici aumentaron y con ellas llegaron las primeras ayudas a la compra. De esta forma se empezaron a observar nuevos hábitos de movilidad urbana que parecen haber continuado de esta manera hasta finales de año y que se espera que se mantengan en el tiempo.

Según un estudio elaborado por Generali, hay tres formas de movilidad que han crecido especialmente durante la pandemia. Este ‘Estudio de seguridad vial’ destaca en este orden:

  1. Bicicleta: usada por el 37,6% y que ha crecido un 80,8%.
  2. Coche privado: ha crecido su uso un 69%.
  3. Desplazamientos a pie: hasta el 82% de la población se desplaza caminando, y ha aumentado un 61%.

Llega la segunda ola y los cierres perimetrales

El último trimestre de seguridad vial en 2020 ha estado marcado por la segunda ola de contagios y las consecuentes restricciones a la movilidad. Con el mes de septiembre terminaban las vacaciones y la mayor preocupación se encontraba en la vuelta a las aulas y a la rutina bajo las medidas de seguridad. La esperanza de controlar los contagios sin tener que recurrir a nuevos confinamientos domiciliarios mantuvieron a la ciudadanía con una enorme incertidumbre. La segunda ola de contagios se desbocó durante el mes de noviembre y los cierres perimetrales de la gran mayoría de provincias y municipios afectó al tráfico y a la movilidad.

De esta forma llegaron novedades legislativas en relación a la seguridad vial de 2020. El jueves 12 de noviembre se aprobó la reforma del reglamento de la Ley sobre Tráfico con cambios en relación al permiso de conducir, al límite genérico en vías urbanas, a la circulación de los VMP y a las sanciones. También se aprobó una modificación que entrará en vigor el próximo 2 de enero: no se podrá superar el límite de velocidad en los adelantamientos.

seguridad vial 2020

¿Y qué nos depara 2021?

Afrontamos ahora la llegada de un año 2021 esperanzador con la reciente llegada de la vacuna frente al Covid-19. Este año apunta a ser un ciclo de transición en el que no debemos de relajar las medidas hasta que podamos decir que se ha superado la pandemia en todo el mundo. La seguridad vial afronta nuevos retos que nos acerquen al Objetivo Cero, la transformación de la movilidad urbana y la obligatoriedad de los sistemas ADAS, entre otros. La promoción de las plataformas VMP y la inserción del coche eléctrico ofrecerán novedades para continuar su escalada en las ciudades.

¡Desde Circula Seguro os deseamos una feliz entrada de año!

En Circula Seguro | Así está afectando la desescalada en la siniestralidad vial

Imágenes | iStock JJFarquitectos vejaa mediamasmedia

--

Una iniciativa de: