Entramos en el verano y con él se disparan las temperaturas más allá de los 40 grados en las horas más calurosas en buena parte de la Península Ibérica. Por ese motivo intentamos mantener nuestras casas lo más frescas posible, bajando persianas y encendiendo el aire...