Mi primer trabajo remunerado, allá por el verando del 98, fue como repartidor de Telepizza. Sólo fueron los tres meses de verano y desde un primer momento tenía muy claro que no quería ser carne de cañón en la jungla del tráfico urbano. Ya de aquella, me compré un...