Artículos etiquetados como Semaforos

Ciudades diseñadas para…

Tramado cuadricular, típico de las ciudades

Esta tarde, mientras salia de la oficina y me dirigía al tranvía, me ha dado por ponerme a contar semáforos. Mira, puntazos que le dan a uno de vez en cuando. Resulta que en paseo de poco más que unos diez minutos, he cruzado un total de trece semáforos (doce más uno, que diría aquél).

La cuenta sale rápida. Más de un semáforo por minuto. El motivo es simple, la zona se encuentra urbanizada siguiendo el clásico diseño en cuadrícula. Que aún suerte de ello, porque en otras zonas el entramado es completamente aleatorio y caótico, donde incluso a menudo es difícil avanzar en una dirección concreta.

Cada manzana tiene un tamaño que, a ojo de buen cubero, debe rondar los 150m. Obviamente no soy Usain, ni corro por la calle. Pero, ¿cuánto tiempo debo tardar en cruzar cada isla de casas? ¿Cuarenta segundos? ¿Un minuto? Y después, cada vez, de nuevo un semáforo.

Leer más…

Si los semáforos se volvieran locos

El semáforo más ambiguo del mundo

¿Qué harías si te encontraras con un semáforo tal y como el que vemos a la derecha de estas líneas? ¿Esperarías en la acera? ¿Cruzarías? ¿Ambas cosas a la vez?

Sin duda, la señalización semafórica cumple muy bien su función: regular, de forma automática, el orden en que los diferentes flujos de tráfico franquean una intersección. De forma que en ningún momento diferentes vehículos intentan pasar por el mismo lugar a la vez.

O, por lo menos, los flujos principales. A veces, los flujos secundarios (normalmente aquellos que giran) pueden eventualmente comparten el espacio con otros (por ejemplo, los peatones que cruzan la calle perpendicular), lo cual se suele indicar mediante ámbar intermitente.

Huelga decir que todo esto está sumamente interiorizado por todos los conductores,… aunque a menudo parece que el verde permanece en nuestras retinas algo más de lo deseable. Pero la norma general está muy asumida: rojo parar, verde tirar. Hasta el punto si los semáforos dejaran de funcionar durante la hora punta se formaría un buen caos.

La ley, que los expertos en el tema por favor me corrijan si me equivoco, viene a decir que si ninguna de las luces de un semáforo está encendida, entonces es como si no existiera. Utilizaremos las reglas por defecto para decidir quien tiene prioridad.

Leer más…

Entorpecer el tráfico con alevosía

trafico-urbano.jpg
Hay muchas formas para tratar de conseguir que los centros urbanos sean lugares sin congestión, sin un exceso de vehículos que den lugar a su vez a niveles de estrés-ruido, contaminación, calor… más altos de los deseables. Están por un lado las recomendaciones para utilizar alternativas como el transporte público (autobús, metro donde lo haya, trenes de cercanías…) y luego están las obligaciones o prohibiciones: peajes para el rodaje por los cascos históricos es el ejemplo más vistoso para cualquiera. Como defendimos en un post anterior, las recomendaciones serán tratadas con condescendencia (por no decir ignoradas completamente), muchas veces argumentando que realmente hay más usuarios que se han pasado a utilizar transporte público.

Por otro lado las obligaciones o prohibiciones (me gustaría que se entendiese como alternativas, pues aunque a veces los dos términos signifiquen lo mismo normalmente son dos cosas bien diferentes) producirán malestar en una parte de los ciudadanos. Si regulamos, por ejemplo, de forma que haya que pagar un peaje por entrar con nuestro coche en el casco histórico, no reaccionaremos igual si somos un profesional que desempeña su actividad con su vehículo (repartidor, vendedor, etc.), que si somos un turista o si somos un vecino de la zona que no tiene coche y que disfruta cuando no hay tráfico por su calle.
Leer más…

Amarillo auto intermitente

Intersección

El amarillo auto (más conocido como ámbar, aunque a mi me recuerda más a una naranja que a un limón) tiene varios usos en seguridad vial. Pero, por lo general, suele significar indefinición. Y ante cualquier cosa indefinida, debemos extremar la precaución.

Indefinición porque el semáforo ya no está verde, pero aún no está rojo. En los intermitentes, indefinición porque ya no podemos asegurar que el vehículo siga el trazado de su carril. En el alumbrado de emergencia, indefinición porque no podemos asumir que el vehículo sé comporten de la forma habitual.

Pero, sin lugar a dudas, cuando el amarillo auto del semáforo es, además, intermitente nos encontramos con el colmo de la indefinición. Aunque no debería ser así, a todos nos dejan más que claro su significado en la autoescuela: que pasemos, si podemos.

En este contexto, sí podemos no significa pasar si la física deja el más mínimo resquicio a la posibilidad de llegar a atravesar de una pieza, que es lo que muchos parecen entender. Si podemos significa que debemos asegurarnos que nuestro avance no obliga a ningún otro usuario de la vía a modificar su trayectoria o velocidad. Y, además, no exime del cumplimiento de un stop.

Leer más…

En el meollo

Congestión en el centor de Barcelona

Mi dulce hermana se sacó el carnet de conducir cuando yo era bastante más joven. Cosas de la diferencia de edad (y de que yo no me lo saqué hasta ser relativamente mayorcito). Recuerdo que, durante los primeros meses, lo que más respeto le daba era ir a Barcelona. Una cosa era circular en la tranquilidad de una ciudad mediana, y otra muy diferente meterse en el meollo.

Quizá por eso, cuando llegó mi turno de sentarme a la izquierda en el doble mando, le pedí a mi profesor hacer una práctica por la ciudad condal. Aunque comportó pagar tres horas seguidas, valió la pena. En mi segundo día de tener coche ya me encontraba haciendo cola en la avenida Diagonal como el que más.

Leer más…

Sólo he visto lo que ha estado a punto de pasar

Un coche atravesando un paso de peatones

Hoy casi veo un atropello.

La verdad es que aun no se me ha quitado el susto del cuerpo. Y seguramente he sido el que más se ha asustado, ya que desde mi posición tenía a la hembra bípeda en primer plano, con el fondo borroso de un monstruo de cuatro patas redondas de goma que a cada latido de mi acelerado corazón se hacía cada vez más grande.

Pensaréis que sobre reacciono. Quizá. Pero supongo que es normal habiendo sido testigo de un atropello fatal hace ya algunos años (en aquella ocasión, sobre raíles).

Bueno, volvamos a lo ocurrido hace apenas unas horas. Nos encontrábamos en la orilla de un paso de peatones, esperando que el hombrecito de verde tuviera a bien iluminar su sonrisa para dejarnos pasar. Todo apuntaba a que estaba a punto de hacerlo, ya que el semáforo para los vehículos se puso primero ámbar, y después rojo.

Era de esos semáforos que tienen cierto margen de seguridad. Desde que se enciende la luz roja redonda para los vehículos a motor y hasta que se permite el paso a los peatones transcurren unos segundos. Tiempo ideado como medida redundante para asegurar la seguridad (valga la redundancia) de todos.

Leer más…

La canción triste del monigote rojo

No pases, por favor

No, no quiero verlo. Me voy. Que me sustituya el verde un rato, no quiero estar presente. Luego vuelvo.

(…)

Ya me toca. Vaya, aún está esto así. Qué panorama. Yo ya intenté avisar. Siempre lo hago. «No es el momento, aguardad un poquito». Lo repetía una y otra vez. Estoy seguro de que me vieron, no pueden decir que el mensaje no llegó. Aún así, no puedo evitar sentirme mal.

Leer más…

El semáforo rojo, amarillo, verde, y el valor del tiempo

Semáforo con reloj de arena

Jordi Gosálbez nos avisa de la existencia de semáforos tan curiosos como este que vemos en la imagen, un semáforo diseñado por Thanva Tivawong que incorpora un temporizador en forma de reloj de arena que muestra el pasar del tiempo mientras nos plantamos ante el invento para disfrutar de las posibilidades que nos dan los leds aplicados a la señalización de nuestras calles.

Quizá lo que más sorprende de este semáforo de arena es la forma del reloj, está bien conseguido y casi es un elemento pseudo-geek como lo podría ser un vaso que te dice en binario cuánta agua te queda por beber. Sin embargo, lo que más llama mi atención es el reloj en sí mismo; quiero decir, que haya un reloj dentro de un semáforo. Ahora me diréis que hay varios modelos instalados por las calles, y que es algo útil y tal, pero… sí, tengo mis peros.

Leer más…

No te pases de la línea (bis)

Un paso de cebra

Me permitiréis que recicle el título que ya usé hace un par de meses, pero es que le viene que ni pintado a una obsesión que no me quito de encima en los últimos días cada vez que camino por la calle: el lugar donde se detienen los coches ante un paso de peatones.

Como otras tantas veces, permitirme que introduzca el tema con un ejemplo tan real como la vida misma, con pinceladas de dramaturgia. La protagonista es una madre de familia de mediana edad, que pesadamente vuelve a casa arrastrando un carro lleno de víveres para su familia.

El supermercado está en su misma calle, a unas manzanas de distancia. Eso sí, en la acera contraria. Para ahorrar tiempo, en vez de esperar en el primer semáforo, suele ir caminando por la acera hasta que llega a uno que esté en fase verde, permitiéndole el cambio de orilla.

Leer más…

¿Avenidas o pistas de carreras?

Paseo de la Castellana, Madrid

Se abre el semáforo, los motores rugen, los pilotos cambian de marcha y los aceleradores se pisan sin compasiones. Comienza el Gran Premio semáforo verde de una gran avenida en una ciudad. Existen una serie de vías urbanas, con limitación a 50 km/h, que se pueden confundir con circuitos urbanos de Fórmula 1.

Por ejemplo, en Valencia, el lugar más rápido de la ciudad no es el circuito urbano de la Fórmula 1, es la Ronda Nord que une la ciudad con varios pueblos pegados a la ciudad, la V-21, etc. Llega a tener un porrón de carriles y rarito es el que va a 50 km/h en esa zona, ni qué decir una velocidad inferior.

No me dio tiempo a sacar una foto, pero un autobús que se dirigía a cocheras ayer mismo, tomó una de las rotondas de la citada ronda a tal velocidad que casi se pone a ruedas derechas (no puedo decir dos ruedas porque serían más)… y es solo un ejemplo más de lo que pasa en algunas avenidas patrias.

Leer más…