Para algunas personas, conducir es un placer. Para otras, es sólo una acción como otra cualquiera. Hay que hacerla y ya está. Pero independientemente de si nos gusta conducir o no, hay veces en las que llegarías a odiar al ser humano. Muchas veces ese pensamiento...