Si hiciéramos una encuesta a nivel de barrio de cualquier ciudad sobre qué ruido les resulta más molesto mientras están en casa, seguramente responderán que los tacones de la vecina de arriba, los carritos de los proveedores a comercios o, incluso, sus vehículos...