De todas las situaciones mecánicas que nos pueden ocurrir durante nuestro viaje de vacaciones, la menos deseable es aquella que concierne a los frenos. Que fallen o que no nos respondan con eficacia es un síntoma de que la cosa puede acabar francamente mal