¡Ay de mí cuando se encienden luces en el salpicadero! Nada bueno se avecina cuando toca remangarse y abrir el capó. En invierno es habitual que, si no hemos cuidado del mantenimiento durante el año, nos sorprendan ahora ciertas averías de fácil arreglo pero no tan...