Siete consejos de seguridad para ciclistas que se inician

Jaime Ramos

20 abril, 2021

La bicicleta está de moda. Sí ya en los últimos años el sector venía experimentando un alza, la situación pandémica con la COVID-19 la ha impulsado hacia un nuevo nivel. Se ha incrementado la necesidad de potenciar la seguridad para ciclistas, sobre todo para aquellos que llevaban años sin pedalear.

Remontemos un instante la mirada al verano pasado. Si nos pasábamos por una tienda ciclista especializada, el aspecto de su escaparte evolucionaba a un ritmo mayor de lo habitual. No tenían expuestas las mismas bicicletas o los mismos productos que unos días antes. Habían cambiado.

Al entrar a preguntar, lo usual era que tuvieran sus existencias agotadas o casi agotadas. Aunque menos, en las grandes superficies comerciales también se notó el nuevo énfasis ciclista. Ya no era tan sencillo encontrar, por ejemplo, repuestos o bicicletas con una talla adecuada.

¿Qué debemos saber sobre seguridad para ciclistas?

En esta nueva oleada ciclista supone un desafío para la seguridad vial. En primer lugar, porque en la actualidad nos encontramos en un proceso orgánico de transformación de nuestras ciudades. Cada vez tienen más cabida nuevos medios de transporte como los vehículos de movilidad personal (VMP) o las propias bicicletas.

En segundo lugar, en los últimos meses han sido muchas personas las que han cogido la bicicleta ‘por primera vez’ como medio de transporte urbano o para un uso deportivo en vía interurbana. Aunque la acción de pedalear y mantener el equilibrio no reviste dificultad, otra cosa bien diferente es adaptarse al tránsito de un ambiente específico. Por eso, no está de más que recordemos algunas de las recomendaciones básicas que nos ayudarán a disfrutar de todas las ventajas de la bicicleta con más garantías de seguridad.

¿Cuánto llevas sin pedalear?

Seguridad para ciclistas

No es una pregunta trampa, ni retórica. Maniobrar con una bicicleta requiere una pericia mínima. El dicho de «es como montar en bicicleta, no se olvida» conlleva cierta falsedad.

Recurriendo a otro viejo cliché de los idiomas, «si no los utilizas, los olvidas». De ahí que si no hemos montado en bicicleta durante años, puede que hayamos perdido ciertas habilidades. Y es que la bici lleva asociadas ciertas maniobras que no deben despreciarse a la ligera, ni tomarse por sencillas.

Hablamos por ejemplo, del control de tiempos a la hora de detenernos o arrancar, la concentración necesaria en la vía, soltar una mano del manillar para señalizar o de algo tan sencillo como girar de la forma más segura posible.

El primer consejo, por tanto, sería practicar en un lugar con poco tránsito o nulo para poder rememorar unas habilidades que la gran mayoría de la población adquirió en su infancia.

Tipo de bicicleta, talla y medidas

Relacionado con lo anterior, el tipo de bicicleta influye en la seguridad. No es lo mismo una bicicleta urbana, una eléctrica, una mountain bike (MTB) o una bicicleta de carretera. El diseño de cada una de ellas se adapta a un uso específico y su maniobrabilidad difiere en muchos aspectos.

Si cogemos por primera vez un tipo de bicicleta, conviene volver al punto número uno. Es decir, entrenar nuestras habilidades sobre ella.

Una recomendación más que básica es elegir un tipo de bici que coincida con el uso que le vamos a dar y, sobre todo, elegir de la forma más precisa que podamos la talla. Sí, las bicicletas tienen tallaje. Errar más de la cuenta en ello puede complicarnos las cosas a la hora de gobernarlas. También puede causarnos incomodidad o, incluso, algún tipo de impacto físico.

A colación de esto, debemos realizar de forma previa algunos ajustes obligatorios: altura del manillar, comprobar nuestra comodidad montados, agarre de nuestro calzado y pedales y, casi de forma imperativa, la correcta altura del sillín.

Antes de cumplir una norma hay que saber que existe

Ciclistas en carretera

La normativa es otro punto fundamental de seguridad para ciclistas. Como el anterior, puede parecer sencillo, pero no lo es.

En función del tipo de vía por la que pedaleemos, debemos conocer y cumplir unas reglas de las que dependerá nuestra seguridad. La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene publicada una guía sencilla con los conceptos más básicos. Igualmente, en Circula Seguro os hemos hablado en múltiples ocasiones de las normas para circular con seguridad en vía urbana.

Es relevante distinguir sobre el uso urbano y el deportivo o interurbano. Las normas varían en diferentes áreas: posicionamiento en el carril, distancias de seguridad con respecto a otros vehículos, prioridades de paso, cómo se ha de circular en grupo, etc.

Hacerse ver

Se trata de una de las recomendaciones de seguridad para ciclistas más encarecidas. Gran parte de la siniestralidad asociada a la bicicleta tiene que ver con atropellos causados porque el conductor del otro vehículo no advirtió la presencia del ciclista.

Aunque esto no es justificación, ni exime al resto de conductores, sí que dada la vulnerabilidad del ciclista conviene utilizar los diferentes recursos que existen en cuestión de visibilidad. Luces diurnas, iluminación que parpadea o prendas reflectantes ayudan a potenciar la presencia del ciclista. Como punto positivo, la gran mayoría de ellos son más bien, económicos de precio.

Siempre el casco, aunque no sea obligatorio

Madre e hija en bici

El casco no resulta obligatorio en vía urbana. Esto no quiere decir que sea uno de los consejos más cruciales para montar en bici que nos puedan dar. En bicicleta, elegir una vestimenta adecuada es muy importante, pero el casco corona esa sección como la prenda fundamental.

La facilidad para llevar un casco en bici contrasta con el riesgo que lleva asociado no portarlo. Nos exponemos a una grave lesión en caso de accidente, e incluso, la muerte. El mercado nos ofrece facilidades con una gran variedad de cascos, también adaptados al uso y al tipo de ciclismo que hagamos. Por cierto, los cascos también caducan. Resumiendo bastante, se deberían renovar cada cierto tiempo y, sobre todo, al recibir un impacto.

Atentos al estado de la bicicleta

Aunque heredemos bicicletas de nuestros padres o abuelos, estas no son infinitas. Tampoco lo son sus componentes. En función de los kilómetros y el uso que le debemos, es aconsejable realizar mantenimientos básicos para seguir pedaleando con las máximas garantías de seguridad.

Como ocurre con otros vehículos, hemos de estar atentos al comportamiento de la bicicleta y, entre otros, a los frenos, transmisión, marchas y estado y presión de los neumáticos.

Convivir como forma de vida

La convivencia es, sin duda, una asignatura en boga. En lo que respecta al ciclismo, los colectivos ciclistas llevan décadas trabajando por fomentar el respeto en la vía. El ciclista no está exento del respeto del mismo, como tampoco está de reclamar el que se merece.

Si montamos en bici, se ha de cuidar al máximo no solo nuestra seguridad, sino la del resto de usuarios de la vía. Se ha de impulsar, sobre todo, la de aquellos también vulnerables, como los VMP y los peatones. Esto para por cumplir normas como, por ejemplo, el respeto por aceras peatonales.

En el otro lado de la balanza, el resto de vehículos deben conocer y cumplir las reglas relativas al tránsito ciclista. Respetar las distancias de seguridad, sobre todo la de 1,5 metros en vía interurbana para adelantar, ayudaría a salvar muchos de los incidentes que se producen en la actualidad.

Todas estas recomendaciones constituyen una guía básica, pero teórica. Sin embargo, como ocurre al aprender a montar en bici, lo más saludable es practicarlas. Kilómetro a kilómetro, cada ciclista interioriza de forma personalizada cuál es la actitud y previsiones ideales para su seguridad.

En Circula Seguro | Más patines y bicicletas tras el coronavirus: ¿cómo podemos convivir?

Imágenes | iStock/Michele Ursi, iStock/gbh007, iStock/pixdeluxe e iStock/Imgorthand

--

Una iniciativa de: