Cuándo puedes usar la moto, la bici y el patinete eléctrico durante la desescalada

Jaime Ramos

14 mayo, 2020

Las dudas sobre lo que podemos y no hacer a través de las diferentes fases que componen la desescalada son inevitables. La situación sanitaria ha requerido una transformación de la vida pública. En este contexto, la movilidad se ha visto afectada de lleno. Los interrogantes sobre dónde, cómo y bajo qué motivos podemos desplazarnos se suceden entre la población. ¿Cómo afectan a motos, bicicletas y vehículos de movilidad personal?

El estado de alarma redujo los desplazamientos a su mínima expresión a través del Real Decreto 463/2020. Esta norma marcó el inicio del confinamiento y también las primeras pautas para el transporte.

Esas primeras líneas maestras se han retocado bajo la nueva estrategia contemplada en el Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad. Todos sabemos que esta se divide en fases. Sin embargo, podemos no tener tan claro qué se nos permite hacer en cada una. Este punto es crucial, pues determina a qué sitios podremos desplazarnos en coche, pero también en moto, bici o VMP.

Deseplazamientos en moto, bici o VMP durante las fases de la desescalada

desescalada bicicleta

Provincia y municipio son las unidades territoriales clave que tener en cuenta durante la desescalada. Salvo las excepciones ya previstas (por ejemplo, acudir al trabajo), no se permiten los desplazamiento más allá de los límites provinciales hasta el fin de la desescalada, esto es, el final de la Fase 3.

En lo que respecta al municipio, la movilidad fuera del término municipal se amplia con el cambio de fases en función de las actividades permitidas. La última actualización de la norma aclara este punto para la Fase 1. Durante esta ya se permite movernos a municipios de la misma provincia para diferentes actividades. Esto incluye a motos, bicicletas y VMP como medios de transporte y, por supuesto, dentro del marco legal de circulación.

¿Para qué puedo usar moto o la bicicleta en la Fase 0?

Durante la Fase 0 es posible utilizar la moto, bicicleta o vehículos de movilidad personal para:

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Repostaje en gasolineras.
  • Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • Acudir a huertos familiares, municipales o de naturaleza similar.
  • Recoger comida en restaurantes, bares o cafeterías que ofrezcan tal servicio.
  • Ir a locales comerciales siempre que se tenga cita previa.

Para qué puedo usar moto o bicicleta en la Fase 1

Aparte de las mencionadas, en la Fase 1 se abre la puerta a más tipos de desplazamientos relacionados con:

  • Visitar a familiares y amigos, siempre que sea en la misma provincia y en reuniones de menos de diez personas.
  • Actividad socioeconómica en municipios colindantes. Es decir, con la apertura del pequeño comercio y de concesionarios e ITV, sea cual sea su tamaño, está permitida la movilidad entre municipios de la misma provincia.
  • Acudir a velatorios, con un aforo máximo de quince personas al aire libre y de diez en espacios cerrados.
  • Visitar lugares de culto, siempre que no se supere un tercio de su aforo.
  • Alojamiento en hoteles y alojamientos turísticos.
  • Comprar en mercadillos.
  • Consumo en terrazas con permiso para abrir.
  • Acudir a establecimientos culturales y de ocio como bibliotecas (activándose el préstamo y la lectura, pero con limitación de aforo), espectáculos (menos de 30 personas en lugares cerrados o en su defecto a un tercio de su aforo), museos (también a un tercio de su capacidad) o actividades turísticas o de naturaleza, siempre en grupos reducidos.
  • Acudir a instalaciones deportivas al aire libre para realizar actividades en las que no exista contacto. También estarán permitidas actividades individuales en centros deportivos o gimnasios cerrados que no impliquen contacto físico ni el uso de vestuarios y con cita previa.

Como hemos mencionado, esta fase marca el inicio de los desplazamientos más allá del municipio.

¿Adónde podremos movernos en las Fases 2 y las Fases 3?

Las normas que atañen a la movilidad se actualizan de forma recurrente según las necesidades que marca cada escenario y la evolución sanitaria con la Covid-19. Ahora bien, el Gobierno ya ha ido adelantando algunas de las actividades reservadas para las siguientes fases de la desescalada. Así, en la Fase 2 se podrá:

  • Ir a segundas residencias que estén en la misma provincia de residencia.
  • Asistir a bodas o velatorios con un número limitado de personas.
  • Visitar a familiares con discapacidad.
  • Llevar a menores de hasta seis años a centros educativos en el caso de aquellos empleados que acrediten que no pueden realizar teletrabajo. (en este caso, no se podría usar la moto debido a que los pasajeros han de contar con más de siete años e ir acompañados con un progenitor o tutor legal).
  • Ir a establecimientos situados en centros comerciales y siempre que el aforo se limite al 40%.
  • Desplazarse a centros formativos o de educación.
  • Acudir a bares y restaurantes, con la zona interior limitada a un tercio del aforo.
  • Moverse para llevar a cabo actividades de caza y pesca deportiva.
  • Ir a cines, teatros y auditorios con las limitaciones de aforo que se establezcan.
  • Acudir a locales o pabellones deportivos cerrados para realizar actividades en las que no exista el contacto físico o el riesgo de contagio sea bajo.
  • Dirigirse a espectáculos o actividades deportivas al aire libre de carácter no profesional y en las que no exista el contacto físico o el riesgo de contagio sea bajo.
  • Acudir a lugares de culto que ya podrán ampliar su capacidad a la mitad del aforo.

En la misma línea, durante la Fase 3, que comenzará como muy pronto el 8 de junio y solo en determinadas regiones, ya se contemplan algunas actividades como:

  • Visitar a familiares en residencias de ancianos.
  • Ir a discotecas y bares nocturnos, limitados a un tercio de su aforo.
  • Desplazarse a playas y realizar actividades náuticas deportivas.
  • Acudir a partidos no profesionales en lugares cerrados y ahora sí con la posibilidad de jugar en ‘equipo’, estando limitando el aforo y asegurando la distancia entre espectadores, que antes de esta fase estaban prohibidos en espacios que no fueran al aire libre.

¿Cómo afecta la desescalada a la moto?

Limpieza moto

Esta guía de actividades puede cambiar en función del medio de transporte que usemos. Los expertos coinciden en que en la movilidad de los próximos meses el vehículo privado será protagonista para evitar el contagio.

Vehículos como la moto pueden jugar un papel muy importante en este escenario. Y es que las dos ruedas favorecen el distanciamiento social. Además, su versatilidad urbana es uno de sus muchos puntos a favor que la convierten en una alternativa contra el coronavirus.

Lo último que hemos conocido sobre la moto es que, a partir del pasado 11 de mayo, es posible viajar dos personas en la misma moto, sin importar la fase en la que nos encontremos (Orden Ministerial TMA 400/2020)

La Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (ANESDOR) ha aclarado varios puntos importantes sobre la seguridad de los viajes en moto:

  • No es preciso usar mascarilla basta con ponernos el casco. Ahora bien, no lo compartas.
  • Usa siempre los guantes de protección, pero recuerda que no sustituyen a los sanitarios en otros entornos.
  • Practica una conducción preventiva y segura.
  • Cuida la higiene en tu moto: limpia periódicamente mandos y superficies de contacto.

Hay que tener en cuenta que esto cambia en parte para los casos en que viajan dos personas en moto:

Limpiar y desinfectar la moto

Como medio de transporte, la moto puede estar expuesta a los diversos ambientes donde se encuentra la Covid-19. Una desinfección efectiva frente al virus no implica, necesariamente, la utilización de productos domésticos con un elevado nivel de toxicidad.

Basta con soluciones de alcohol que superen el 70% o la limpieza con agua y algunos tipos de jabón. Esto no solo jugará a favor de nuestro salud, sino también de la de nuestra moto y la de las superficies de contacto que hemos de limpiar, como manillar, asiento o espejos.

Antes y después de la limpieza, conviene realizar un lavado de manos exhaustivo. Tras la misma, además, es importante lavar los materiales usados, como los trapos. Igualmente, resulta fundamental higienizar los guantes y el casco. Existen diferentes soluciones en función del tipo de casco que usemos para desinfectar el interior o la limpieza de la pantalla.

¿Cómo afecta la desescalada a la bicicleta?

Para hablar de la bicicleta es preciso distinguir entre su uso para las actividades permitidas y la utilización de ocio o deportiva. Esta situación parece «más sencilla» en el caso de motos y VMP, porque la normativa no prevé su uso deportivo. Es decir, solo pueden usarse para las actividades previstas.

Sin embargo, las bicicletas e, incluso las bicicletas eléctricas, tienen por delante una desescalada algo más compleja. En el caso del ciclismo, como deporte, el uso de la bicicleta se limita a las franjas horarias marcadas para el mismo (de seis a diez de la mañana y de las ocho a las once de la noche) y, de momento, no está permitido que puedan salir del municipio en ninguna de las fases.

No es así si utilizamos la bicicleta como medio de transporte. En ese caso, se circunscribe a las actividades permitidas, con libertad de movimiento fuera del municipio a partir de la Fase 1. ¿Qué ocurre con los usos combinados? La normativa no termina de detallar ciertos casos, como por ejemplo el uso de la bicicleta para pasear niños en sillita. No deja de ser un asunto complicado, dada la fina línea de este vehículo entre lo deportivo y transporte.

El desafío de la desescalada en las ciudades

BiciMad desescalada

En cuanto a los vehículos de movilidad personal como el patinete eléctrico, de momento, siguen una línea similar. En función de la evolución de la crisis sanitaria con el coronavirus se irán adaptando, de un modo o de otro, las normas de movilidad para garantizar la salud pública.

Los expertos han venido insistiendo en la idoneidad de vehículos motos o bicicletas en el nuevo panorama del transporte urbano. Un incremento del uso del coche acarreará un aumento de los niveles de contaminación y emisiones. Esto podría traer, en el futuro, consecuencias aun más peligrosas. La relación entre el coronavirus y la calidad del aire está todavía por desvelarse. Sin embargo, algunos trabajos ya apuntan que la contaminación provoca casos más severos de la enfermedad.

Ante esto, motos, bicicletas y VMPs se antojan como una alternativa muy interesante. Está por ver, también, cómo de útiles serán mediante los servicios de uso compartido. En cualquier caso las dos ruedas podrían ayudar a conciliar los objetivos de movilidad sostenible con las prioridades de la movilidad en tiempos de coronavirus.

En Circula Seguro | Ser peatón en la «nueva normalidad»: normas para recordar, normas para aprender

Imágenes | iStock/jaksa95, iStock/Space_Cat, iStock/mediamasmedia e iStock/AndresGarciaM

--

Una iniciativa de: