Me saqué el carnet a los 18 y no he vuelto a conducir, ¿por dónde empiezo?

vovler a conducir

Estamos hablando de un perfil claramente identificado y que se repite a menudo. Se trata de personas que se sacaron el carnet de conducir jóvenes pero nunca han llegado a conducir con regularidad pues durante años no lo han necesitado apenas. Ya fuera porque vivían en el centro de las ciudades o porque se acostumbraron a moverse en transporte público, el caso es que por una razón u otra ahora necesitan volver a conducir y en el momento surge cierto pánico. Suelen venir bien unas clases de reciclaje, pero ¿qué otras recomendaciones existen para volver a conducir con seguridad?

Tener el carnet y saber conducir no es lo mismo

vovler a conducir

Vayamos por partes: Tener el carnet de conducir y saber conducir no son sinónimos. Eso hemos de tenerlo claro si entramos dentro de esta categoría de «conductores». Normalmente, el perfil medio suele ser una persona de unos treinta y tantos que se sacó el carnet de conducir con 18 años pero que al menos lleva 15 años sin ponerse al volante, por lo tanto, es muy probable que no recuerde nada del apartado teórico y tenga una falta de costumbre considerable de los automatismos que requiere la conducción, el estado del tráfico y una buena visibilidad.

La falta de práctica y la pérdida de confianza en las capacidades al volante son algunos de los síntomas de estos conductores abandonados, pero en algunas ocasiones esto puede derivar en amaxofobia, que es una enfermedad y debe seguir un tratamiento médico adecuado. Esto es el miedo patológico a conducir que suele provocar estrés y ansiedad en uno de cada cinco conductores españoles, un problema a considerar. No poder conducir cuando se quiere o se necesita puede suponer una interferencia en nuestro día a día e, incluso, ser un impedimento a la hora de encontrar trabajo.

Algunas víctimas de accidentes pueden llegar a sufrirla pero en la actualidad existen numerosos programas promovidos por instituciones junto a la DGT que ofrecen prácticas en un circuito cerrado junto a psicólogos en un entorno totalmente controlado.

Cursos de reciclaje para ganar la confianza perdida al volante

vovler a conducir

Algunas autoescuelas ya han visto cómo la demanda de unas clases de reciclaje aumenta de forma notoria entre sus clientes. Aquellos conductores con carnet que deseen volverse a acostumbrar a estar detrás del volante deberían probar la experiencia sin la presión de tener que aprobar un examen. En muchas de estas autoescuelas el precio de estas clases de recuperación es menor, ofertando cupones descuento de un mínimo de tres clases prácticas con un profesor autorizado.

Volver a incorporarse a la jungla del asfalto es más sencillo si se hace de la mano de profesionales. Además, en líneas generales, los coches de autoescuela tienen la preferencia y son mayormente respetados por el resto de usuarios de la vía, conscientes de que quien se encuentra al volante es alguien inexperto, principiante y que seguramente se sienta indefenso.

Por otro lado, conducir con acompañante no es siempre la mejor opción. En ocasiones, lanzarse a un viaje con amigos tras años sin conducir supone un factor de estrés importante que reduce la concentración y con ello aumenta los imprevistos y el error humano. Coger experiencia conduciendo solos puede ser una opción pero, como decimos, si decides llevar copiloto, mejor que sea un profesional.

Retrovisores, intermitentes y un test psicotécnico

vovler a conducir

Que la edad no es solo más que un número ya lo sabemos, pero en la carretera toda precaución es poca. Quizá te sientas joven y lleno de vitalidad pero puede que alguna de tus capacidades físicas no sea óptima para la conducción. Para ello no está de más que revises tu visión para comprobar si ha empeorado en el último tiempo. Si eres alérgico o tomas algún tipo de medicamento como los antihistamínicos que produzcan somnolencia, deberás consultar con tu médico de cabecera qué compatibilidad tienen con la conducción.

Conducir un vehículo es una cuestión de automatizar movimientos. Quizá los dos más importantes y de los que menos pendiente estés al principio serán los retrovisores y los intermitentes. Con los primeros te aseguras de ver y comprobar que cualquier movimiento que hagas en la vía es posible y puedes maniobrarlo con seguridad. Con los segundos, permites al resto de conductores que entiendan qué es lo que quieres hacer. Parece lógico pero desgraciadamente son los grandes abandonados entre los novatos al volante y por tanto causantes de numerosos accidentes.

Otros consejos a tener en cuenta son el mantenimiento de la distancia de seguridad y estar muy pendiente de las incorporaciones a la vía. Cuidado con la calzada mojada y, sobre todo, mantén siempre la calma. Si conduces con precaución y con toda la concentración en la carretera, tu seguridad al volante estará siempre garantizada.

En Circula Seguro | Miedo a conducir por autopistas y autovías, ¿la fobia más incomprendida?

En Circula Seguro | Acrofobia, agorafobia o la gefirofobia: las fobias desconocidas que afectan a la conducción

Imágenes | iStock Nomadsoul1 aerogondo zenstock Milkos