El límite de 30 km/h fracasa en Barcelona

Sergio Marcus

11 octubre, 2007

El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que las denominadas “zonas 30” que empezaron a implantarse en la ciudad de Barcelona en junio de 2006 han sido un fracaso absoluto. La idea era pacificar el tráfico y mejorar la seguridad vial limitando la velocidad a 30 km/h en estas zonas (generalmente calles de un sólo sentido de circulación), pero parece que esta idea no se va a seguir extendiendo a más barrios de la ciudad condal: “Su prolongación no ha continuado, ya que las zonas 30 puestas en marcha no han dado el resultado que queríamos”, declaraba un portavoz del Ayuntamiento.

Y es que, sin querer entrar a polemizar, yo siempre he sido de la idea que para que la gente respete una norma determinada, tienen que entenderla como justa y necesaria. Vaya, sólo es pedirle sentido común a la normativa. Bajar el límite de velocidad a 30 km/h no me parece una buena medida de Seguridad Vial. Es evidente que a esa velocidad el conductor tiene mayor tiempo de reacción, los accidentes son de menor importancia y todo lo que quieran explicarnos, pero estos beneficios todavía son mayores a 20 km/h, y más aún a 10 km/h. Así pues, y llevando al extremo absoluto esta filosofía, ¿es la solución idónea no permitir que se circule y punto?

Pues parecería que así es, ya que el resultado sería de 0 accidentes. Pero no es la vía para llegar a ese objetivo. O no es la vía que yo personalmente espero que tomen gente que dedica sus 40 horas semanales de trabajo a buscar soluciones en este sentido. Circular a 50 km/h por la ciudad lo considero una velocidad más que razonable, y circular por alguna de las zonas 30 a la velocidad máxima de 30 km/h es, en algunos casos, hasta ridículo. Es una velocidad tan baja, que para cumplirla debes ir más pendiente del cuentakilómetros, para no pasarte, que de estar mirando a donde debes, que es a la carretera. Y si eso no implica una situación de peligro, que venga alguien y me lo explique.

Así pues, invito a hacer un ejercicio real de reflexión e innovación para que la convivencia de automóviles, motocicletas, bicicletas y peatones en las ciudades sea realmente una convivencia, y no una lucha de limitaciones constantes. Como peatón, me interesa bastante más que se encuentre una medida para que se respeten los pasos de peatones que no que los coches vayan a 30 km/h por la calle, la verdad.

Vía | Que!

--

Una iniciativa de: