Cómo ayudará a la seguridad vial el Internet de las Cosas

El frenético desarrollo de las nuevas tecnologías permiten la aparición de nuevos conceptos, aplicables a todos los aspectos de la economía y la sociedad. Uno de los campos que más posibilidades tiene de beneficiarse es la seguridad vial, donde instituciones viales, fabricantes de automoción y empresas tecnológicas trabajan en conjunto. Lo vemos de la mano del último proyecto realizado en nuestro país.

Conectar nuestro coche y mantenernos informados

El proyecto en cuestión es una iniciativa de la DGT, el fabricante SEAT y la tecnológica Telefónica, que han aportado cada uno el conocimiento de sus respectivos ámbitos de actuación. El objetivo es conseguir un sistema que nos permita a los conductores ser avisados de determinados sucesos o incidentes de la carretera. Pero hace hincapié en dos peligros muy concretos: vehículos averiados en nuestra ruta y ciclistas que nos vamos a encontrar en la carretera.

El sistema piloto consiste en un dron que irá sobrevolando la vía y recogiendo la posición de ciclistas, vehículos averiados, etc. El dron enviará la información a la DGT a través de la red de Telefónica, y la institución avisará a su vez a un coche conectado de SEAT de que se va a encontrar con esos elementos. Todo ello será posible a través de una serie de tecnologías de IoT que permitirá enviar la información, pero también controlar el dron y conectar con el vehículo.

Pero, ¿qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas o IoT (Internet of Things) es un conjunto de tecnologías (sensores, protocolos de comunicación, programas informáticos…) que permiten conectar nuestros objetos cotidianos a internet. Se crean así ecosistemas de objetos conectados, que recogen información, reciben órdenes, se comunican con otros objetos… logrando una gran automatización de muchos procesos. A menudo se conoce a estos objetos como inteligentes o smart, aunque de forma errónea, ya que a priori carecen de sistemas de inteligencia artificial real.

Con el IoT se puede conectar nuestra televisión a internet, programar la lavadora desde el móvil o colocar una alarma de movimiento que nos avise si alguien entra en nuestra casa. En el proyecto de la DGT con SEAT y Telefónica, las tecnologías de IoT son las que permiten controlar el dron, recabar información de su cámara y transmitirla a los conductores a través de la plataforma DGT 3.0, que ya hemos visto en Circula Seguro.

También hemos visto cómo funciona el IoT cuando hemos hablado de la conducción predictiva, los comandos de voz en el coche o los neumáticos conectados de Michelin. Según Fesvial, el desarrollo del IoT en vehículos e infraestructuras viales puede corregir los errores humanos, causantes hoy del 90% de los accidentes de tráfico.

Seguridad Vial Internet de las Cosas

Proteger a los más vulnerables

Ya comentamos más arriba que uno de los objetivos del proyecto de la DGT con Telefónica es la de mejorar la seguridad vial de uno de los usuarios más vulnerables: el ciclista. Por su parte, la Federación Europea de Ciclistas apunta a herramientas que pudiesen implicar a los propios ciclistas en el sistema de IoT. Estos usuarios utilizan habitualmente dispositivos y aplicaciones para móvil que registran la actividad física, usan mapas de navegación o simplemente sirven como alarmas. El objetivo es que estas herramientas sirvan además para recoger información valiosa para las autoridades, como conocer el comportamiento de los ciclistas o sus preferencias de movilidad.

En una línea similar se mueve la startup catalana Mapit, que en colaboración con Honda y Orange, están desarrollando un proyecto piloto de motocicleta conectada. Este consiste en una herramienta que incluye sensores de movimiento, localizador GPS y un sistema de comunicación 2G/3G para conectarse a la red de Orange. Con todo ello, el motorista podrá saber en todo momento el estado de su motocicleta, su localización o si se ha caído o está siendo robada. En el futuro, estos sensores podrían servir igualmente para recabar información valiosa sobre el estado del tráfico.

Internet también en las carreteras

El IoT también puede conectar nuestras carreteras, aunque sea de manera indirecta. La startup bilbaína Asimob desarrolla una serie de sensores para vehículos que servirían para revisar el estado de la carretera. Sus sistemas también aprovecharía los sistemas que ya utilizan los coches actuales, como cámaras o radares LIDAR. En conjunto, se podría monitorizar y reportar toda clase de incidencias en la red viaria, desde defectos en el asfalto, errores en la señalización o acumulación de agua o nieve en un determinado tramo.

Un paso más allá pretenden ir proyectos como los de la también empresa española Sensefields. En su caso desarrollan sensores magnéticos para ser implantados dentro del asfalto de la red viaria de una ciudad, buscando un doble objetivo: informar a los conductores de la formación de atascos y, a largo plazo, mejorar la gestión del tráfico en toda la ciudad. Esto se consigue midiendo las variaciones del campo magnético terrestre que produce el paso de vehículos en un determinado punto.

Seguridad Vial Internet de las Cosas

Como vemos, las posibilidades que el IoT ofrece a la seguridad vial son muchas, y aumentarán a medida que las distintas tecnologías vayan mejorando. Sin embargo en el futuro, con la llegada del vehículo autónomo, el IoT será la base de la movilidad segura y sostenible; cuando sean miles los vehículos que se desplacen por sí solos, su coordinación con el resto de vehículos y con la red viaria será fundamental.

Imágenes | iStock metamorworks | Michelin | Mapit

En Circula Seguro | Cuenta atrás para la Plataforma del Vehículo Conectado de la DGT