Pasos para animales: carreteras respetuosas con la fauna

Redacción Circula Seguro

8 octubre, 2021

¿Alguna vez te has planteado qué impacto tiene la construcción de carreteras en la fauna? Cada vez es más frecuente haber sufrido en primera persona o conocer a alguien cercano que haya tenido algún percance al haberse encontrado con un animal en la carretera. Las cunetas de las vías -en las que no deja de incrementarse el número de animales atropellados- son un buen ejemplo de ello, además del incremento en salidas de vías y siniestros al intentar esquivarlos.

Fragmentación de hábitat

La clave del problema tiene un nombre: fragmentación de hábitat. En muchas ocasiones, los trazados de las carreteras cortan literalmente las vías naturales que los animales utilizaban para buscar alimento, refugio, para realizar desplazamientos migratorios periódicos o para aparearse. En la antigüedad, este trazado se ajustaba con mucha mayor precisión a la orografía del terreno; sin embargo, actualmente, las mayores exigencias en éstos se traducen en nuevas técnicas constructivas que generan un mayor impacto en cuanto a ocupación de terreno de la calzada y, por tanto, mayor invasión de los hábitats naturales.

Análisis previo

Los pasos de fauna son una buena alternativa para minimizar el impacto de las carreteras en los ecosistemas. Minimizar, que no eliminar, ya que además del impacto directo de los atropellos, existen otros efectos indirectos como las consecuencias de una mayor contaminación, ruido, luz, etc…. Es importante que la construcción de estos pasos no se realice de forma aleatoria, sino que responda a un análisis e identificación de la fauna concreta, de los desplazamientos y puntos de conectividad ecológica y de los tramos conflictivos en los que se produce un alto índice de mortalidad de animales, así como de episodios de colisión con automóviles.

Una vez realizado este análisis, los técnicos deciden cuál es el mejor tipo de paso de fauna para cada terreno. Existen diversas fórmulas:

  • Ecoductos: Son puentes, generalmente de grandes dimensiones, que pasan por encima de las carreteras con tierra y flora, diseñados para que los animales puedan cruzar de forma segura.
  • Paso superior específico para fauna: Estos pasos no admiten otro uso más que el paso de fauna, asegurando así que no se van a producir perturbaciones en los desplazamientos de los animales. Suelen estar constituidos por puentes o tableros.
  • Paso superior multifuncional: Generalmente se utilizan para recuperar caminos o vías pecuarias que cuenten con muy poco tránsito de vehículos. La zona para la circulación de esos vehículos puede estar pavimentada o cubierta con zahorra, mientras que los laterales deben recubrirse con tierra vegetal, y cuando sea posible, realizar plantaciones.
  • Paso inferior específico para grandes mamíferos: Cuando la carretera discurre sobre un terraplén, se utilizan estos pasos para restablecer la permeabilidad del terreno. Es importante que tengan un buen drenaje para que no se acumule agua en ellos. Al ser específico, solo permite el paso de fauna.
  • Paso inferior multifuncional: Similar al caso anterior, aunque en este caso también están destinados a la restitución de caminos o vías pecuarias. La zona destinada al paso de fauna debe recubrirse con sustrato natural.
  • Paso inferior específico para pequeños vertebrados: En este caso, se trata de un paso con menores dimensiones (mínimo 2×2 metros) y deben tener la longitud mínima que sea posible.
  • Drenaje adaptado para animales terrestres: Se trata de una solución pensada para el paso de mamíferos de tamaño pequeño o mediano. Cuenta con una zona central destinada al paso del agua, y unos pasillos laterales para el paso de la fauna. Estos pasillos deben tener una anchura mínima de 50 cm.
  • Drenaje adaptado para peces: Todas las estructuras por las que discurre el agua de forma permanente han de estar acondicionadas para el paso de peces, dando continuidad al flujo de agua de la manera más natural posible.
  • Pasos para anfibios: Los anfibios son animales que no tienen capacidad para orientar sus desplazamientos, por eso estos pasos deben tener una estructura de guiado que facilite su tránsito.

Como curiosidad, el ecoducto más largo está en Países Bajos. Esta obra recorre 800 metros y salva una carretera, las vías de un ferrocarril y un campo de golf. Este país ha sido pionero en la construcción de este tipo de pasos y gracias a ellos ha conseguido aumentar significativamente la población de tejón europeo, una especie en peligro de extinción.

--

Una iniciativa de: