Artículos archivados el " diciembre, 2019"

La importancia de secar bien las lunas

Túnel de lavado

Recuerdo que cuando era pequeño me fascinaba ir con mi padre al túnel de lavado. Esas máquinas que se movían de forma extraña, peluches que multiplicaban su tamaño al girar, agua y productos químicos volando a chorro a nuestro alrededor… y lo más espectacular, el soplador final que se iba levantando a medida que pasaba el coche.

Lo que no entendía era por qué había unos señores a la salida del túnel, armados con bayetas profesionales, que nos asaltaban para acabar de secar las superficies acristaladas de nuestro vehículo, empezando por los retrovisores exteriores. Como si el soplador y la posterior evaporación natural no fueran suficiente.

Sin embargo, con el transcurso de los años lo he ido comprendiendo un poco mejor… supongo que por estudiar una carrera que se basa en entender lo que ocurre en el mundo, y sobre todo al verme en la situación de limpiar la carrocería de mi vehículo yo mismo. Si el cristal no se seca bien, cuando al evaporarse la humedad vuelve a quedar sucio.

Leer más…

Darwin y la seguridad vial

Charles Darwin

Dijo el gran científico Charles Darwin que solo los más adaptados sobreviven y evolucionan dentro de la selección natural. A veces he utilizado su teoría para añadir la nota irónica a un artículo, como “se lo buscó” o “era lo que tenía que ocurrir, ni más ni menos”.

Lo admito, a veces me comporto como un darwinista social, pero tampoco llevo mis ideas demasiado lejos. Me he topado con gente, a lo largo de discusiones sobre seguridad vial, que es un darwinista social puro y duro, y eso ya va muy lejos. Me explicaré mejor, porque así en seco no es fácil de entender.

Me refiero a quienes abogan por una carretera más libre de normas, o más libre de vigilancia, dejando la regulación normativa y poniendo las cosas en manos de la naturaleza. Es una forma sutil de decir que hay gente que merece matarse y no perpetuar la especie. Tal como suena.

Leer más…

En caso de emergencia (2): ¿le quitamos el casco?

Herido por caída de una moto

Siguiendo con nuestra serie sobre cómo actuar en caso de emergencia, hoy hablamos de moteros y ciclistas, y es que siempre hemos oído decir que a un motorista no se le quita el casco cuando ha sufrido una caída o una colisión. A pesar de eso, al ver cómo trabajan los servicios de emergencia comprobamos que una de las primeras medidas puede consistir, precisamente, en quitarle el casco al motorista. Entonces, ¿qué hay de verdad y de mito en todo esto de la extracción del casco?

De hecho, seguro que todos hemos oído alguna vez contar la leyenda urbana sobre un motorista al que, tras caer sobre el asfalto, «le quitaron el casco y se le abrió la cabeza como si fuera una sandía». La leyenda, nada más lejos de la realidad, afortunadamente ha ido perdiendo fuerza, pero por si quedan dudas sobre el cuándo, el porqué y el quién debe extraer el casco a una víctima, ya sea motorista o ciclista, aquí daremos algunas pinceladas para esclarecer este asunto.

Leer más…

En otras manos

Mano al volante

Seguro habéis vivido algo similar a la siguiente situación. Un grupo de personas caminan por la calle, manteniendo una agradable conversación. Unos cuantos amigos, familia, una pareja… Da igual, es una simple manada de personas, iguales entre ellas, paseando por la calle en dirección a un vehículo que aguarda pacientemente en su lugar de aparcamiento

Al alcanzar el destino, todos llevan a cabo más o menos la misma liturgia de siempre: dejar el equipaje en el maletero, sentarse cómodamente, abrochar su cinturón, ayudar al patosillo de turno que no atinar con la hebilla del suyo, etc. Hasta aquí, como antes, todos hacen lo mismo, los miembros del grupo están en pie de igualdad.

Hasta que uno, y sólo uno, hace algo que los demás no. Introduce una llave en el zócalo correspondiente al costado del volante, y la gira. A partir de ese momento, la seguridad y la vida del resto están en bajo su responsabilidad. A partir de ese momento, deja de ser uno más. Ahora es el conductor.

Leer más…

En caso de emergencia (1): el PAS y el 112

Simulacro de catástrofe

Somos seres curiosos. Cuando hay una emergencia en la carretera nos da por caer en el efecto mirón y causamos verdaderos perjuicios a la fluidez del tráfico. Y cuando nos encontramos cara a cara con un coche que acaba de chocar, cuando nuestra ayuda es realmente necesaria, tenemos por lo general dos tipos de reacciones: o pasar de largo como si la cosa no fuera con nosotros, o lanzarnos al abordaje de la situación de manera precipitada y confusa, como si formáramos parte de un loco escuadrón de salvamento dirigido por los mismísimos hermanos Marx.

Ni una cosa ni la otra. Dejando de lado que la omisión del deber de socorro es un delito recogido en el artículo 195 del Código Penal, atender a un herido vial es un deber moral de cualquier persona. Sin embargo, a veces una mala ayuda puede ser el peor de los remedios, por lo que durante unos días vamos a dedicarnos en Circula Seguro a repasar cómo actuar en caso de emergencia, recordando qué hay que hacer en estas situaciones pero, sobre todo, explicando qué no hay que hacer cuando nos encontramos ante un siniestro vial. En esta primera parte, nos encargaremos del protocolo PAS (proteger-avisar-socorrer) y de su importancia a la hora de comportarnos en caso de emergencia.

Leer más…

El precio del progreso

Cristobal Colon

Cristobal Colón, en su intento de llegar a las Indias, topó con América accidentalmente. Su viaje pretendía abrir una nueva ruta comercial que era muy muy lenta, y consiguió llegar a América en poco más de dos meses. Hoy día se tardan unas horas en hacer ese trayecto, es el progreso.

Lo que hace unos años requería meses, semanas o días, ahora está resuelto en cuestión de horas, o de minutos… como volar de Madrid a Jerez de la Frontera, el vuelo no tarda ni una hora en llegar. Vivimos en el Siglo XXI, y la velocidad está presente en muchos aspectos de la vida moderna.

Se nos ha venido a llamar “la sociedad de la prisa”. En relación a este comentario, me quedo con unas palabras de Manuel Reyes Maté (profesor del CSIC y del Instituto de Filosofía de la UAM) con motivo del VII Foro Nacional contra la Violencia Vial. Dijo que las víctimas de tráfico tienen en su contra el prestigio del progreso.

Leer más…

Seguridad terciaria

Este coche ha sufrido un desgraciado accidente

Seguro que todos hemos oído hablar de elementos de seguridad activa y pasiva. Sin embargo, aunque a menudo nos olvidemos de mencionarlo, hay un tercer tipo de elementos de seguridad vial, que se encarga de evitar que los efectos de un accidente se agraven después de haberse producido.

Hagamos un pequeño repaso teórico. Los elementos de seguridad activa, o primaria, entran en juego para evitar que se produzca un siniestro. La mayoría se basan en la suposición que las acciones del conductor son correctas, ayudándole a no perder el control. Es el caso del ABS y ESP, por poner dos ejemplos.

Con el progreso tecnológico, aparecen cada vez más sistemas de seguridad que advierten al conductor cuando sus acciones no son las adecuadas (avisadores de cambio de carril involuntario, lectores de señales de tráfico, alarmas anti-somnolencia, etc.), e incluso algún día serán comunes sistemas que lleguen a tomar el mando cuando las circunstancias lo exijan (por ejemplo, sistemas que detecten una frenada de emergencia en el coche predecesor).

Leer más…

La DGT ataca a las distracciones esta semana

Distracciones y navegadores

De vez en cuando se instauran campañas de vigilancia de lo habitual: velocidad, alcohol, seguridad escolar en autobuses, seguros, etc. Esta vez le toca a las distracciones, y concretando un poco, al teléfono móvil y a los navegadores GPS.

La DGT dice que en el 38% de los accidentes con víctimas la distracción es factor concurrente. Además, tanto hablar por el móvil (exceptuando manos libres sin pinganillo) como manipular un navegador en marcha supone una multa de 200 euros y una detracción de tres puntos del carnet de conducir.

Se supone que debemos estar concentrados en la tarea de conducir, pero de vez en cuando hay que desviar algo de atención a otras cosas, y no siempre es saludable. No es lo mismo cambiar de emisora en una recta con tráfico casi inexistente que doblando una calle con un paso de peatones.

Leer más…

Luz de freno ¿delantera?

Luces de freno desenfocadas

Al parecer, lo de la luz de freno delantera es una idea recurrente en esto de la seguridad vial. Al menos, yo me he encontrado en varias ocasiones en debates sobre el tema. Por ejemplo, recuerdo que el sexto editor en la sombra de Circula seguro, el doctor Pep Serra, abogaba en favor de su introducción en un foro.

Antes de empezar, decir que yo, personalmente, no estoy muy seguro que introducir una luz delantera de freno sea una buena idea. Incluso puede que sea mala idea. Pero intentaré reproducir de la forma más imparcial posible los argumentos que esgrimen los promotores de la luz de freno delantera.

En sí, el concepto es muy simple. Se basa en la observación que las luces de freno traseras son muy útiles para saber que un coche está reduciendo su marcha, ayudando a quienes lo siguen a evitar colisionar por alcance.

Leer más…

¿Qué nos pone nerviosos al conducir?

Caravanas, símbolo de la ansiedad al volante

Durante estos días han dado la vuelta al mundo mediático las conclusiones de un estudio realizado conjuntamente por Attitudes y la UAB, a partir de las cuales se han elaborado dos titulares:

El 22 por 100 de los conductores españoles sufren ansiedad al conducir

El 51% de los conductores, casi 13 millones, preferiría no coger el coche

Todo esto nos remite a algo que hemos tratado ya en alguna ocasión: la amaxofobia como trastorno que hace que hasta un 4% de los conductores de nuestro país dejen el vehículo de lado porque sienten miedo a conducir. Sin llegar a esos extremos, sin embargo, uno de cada cinco vehículos está conducido por alguien que experimenta ansiedad cuando está al volante, lo que sin duda se trata de un problema grave para la seguridad vial de todos.

Abundando en los resultados del estudio, sabemos que sufren más las mujeres que los hombres, y que cuanto mayor es la experiencia al volante menor es el temor a la circulación. Pero, ¿cuáles son las causas de este problema tan común? ¿Qué nos pone nerviosos al conducir?

Leer más…