Y tú, ¿instaurarías una tasa de alcolemia 0?

controlalcoholemia.jpg

En un último estudio a nivel europeo, realizado en Alemania, Francia, Países Bajos y España, uno de los datos arrojados ha mostrado que el 51% de los conductores españoles está a favor de implantar una tasa cero de alcohol. En el lado opuesto, tan sólo un 15% aboga por mantener las actuales tasas. En el resto de los países interrogados, la ausencia de un mínimo permitido baja hasta el 44%.

La verdad es que esta pregunta no es nueva, al menos en nuestro país. Ya que hace unos meses un estudio similar a nivel naciones y del que también nos hicimos eco en Circula Seguro, mostraba que un gran porcentaje de la población, un 83,4%, sería favorable a instaurar una tasa de alcoholemia cero, aunque en aquella ocasión el estudio hacía referencia a los conductores noveles. Algo que en Italia se estaban pensando no hace mucho.

Esto nos devuelve la eterna pregunta sobre si es correcto, y lo lógico, mantener unos niveles máximos. Para quien aún tenga dudas, a pesar de la complexión física de cada uno, hasta la primera caña afecta negativamente a la conducción. Nuestra actual código de circulación dice que para un conductor normal, superar los 0,25 mg de alcohol por litro de aire expirado es causa de una infracción. Los conductores noveles y los profesionales ven reducida esta cantidad hasta los 0,15 mg. Y todo lo que sea llegar a 0,60 mg/litro supone un delito, que se sanciona con la detención del conductor, la inmovilización del vehículo, una multa de 3.400 euros, la retirada de carnet un año, trabajos en beneficio de la comunidad y la pérdida de seis puntos.

Los datos vuelven a hablar por si mismos. Las denuncias por conducir bajo los efectos del alcohol lideran la clasificación. A comienzos de este año las cifras eran escalofriantes. Con la entrada del nuevo Código Penal el 98% de las denuncias que habían pasado al juzgado eran por exceso de alcoholemia. Y los datos sobre fallecidos en 2008 tampoco los podemos dejar de lado. El 30% de los fallecidos tenía una tasa igual o mayor a la permitida. Un factor de siniestralidad sólo superado por las distracciones.

¿Pero que hacer ante una lacra como esta?. Las campañas de concienciación funcionan, pero a medias. Parece que nos olvida rápidamente que el alcohol tiene efectos negativos. La disminución de los reflejos, la dificultad para mantener la conducción en línea recta, falsa apreciación de las distancias…son sólo tres de una larga lista. Cuando estás al volante tienes que tener claro que alcohol y conducción son totalmente incompatibles. ¿Quieres verlo? No tienes más que ver la tabla para comprobar que una cerveza puede ser incluso demasiado.

Por otro lado en un país como el nuestro con una fuerte cultura basada en el alcohol, más concretamente en el vino, es difícil plantear la cuestión. Algún ex-presidente se le ocurrió la maravillosa idea de hacer política con algo tan serio como la alcoholemia y la seguridad vial. Yo no soy nadie para decirle cuantas copas puede beber, pero si lo hace, tenga dos dedos de frente y por favor no se ponga al volante.Usted, los suyos y el resto del mundo se lo agradecerá.

Vía | El Economista

  • Yo estoy a favor de la tasa 0, por que que más da 0,15 que 0,25mg/L, el alcohol ya está haciendo efecto.

    El problema de España es que si te reunes a tomar algo y no tomas alcohol, ya eres un bicho raro, y si sales de cachondeo por la noche… mejor no tocar ese tema jejeje.

    Por suerte cada vez se ve más normal la figura del abstemio, lo que no es tan habitual es encontrarte con muchos de estos.

    Un saludo

  • Yo estoy de acuerdo. Afecta tanto si son 0.25 como 0.15 y si nos ponemos a mirar el peso del conductor/a puede afectar mucho más o mucho menos. No es lo mismo para una persona que pesa 100kg que para una persona que pesa 50kg. Nos tendrán que pesar para ser justos.

  • Estoy a favor pero no porque afecte o no afecte, sino porque si se permite 0.0 la gente no se pasará sin querer y habrá menos borrachos por las carreteras. No sé si me explico… la gente directamente no beberá