‘Vive y sobrevive’ promueve el conductor alternativo en Aragón

viveysobrevive.jpeg

El termino conductor alternativo no es nuevo para todos aquellos que piensan que disfrutar de la noche totalmente compatible con la seguridad vial. Por mucho que nos guste salir de fiesta y tomarnos nuestras cervezas y nuestras copas, seguro que nos gusta más seguir haciéndolo por mucho más tiempo.

Por ello, desde hace un tiempo, el conductor alternativo es una de las campañas más fomentadas por asociaciones, colectivos, administración, incluso por marcas de bebidas. En esta ocasión vamos a hablar de una de esas campañas. Seis años de experiencia la contemplan. El mejor ejemplo de que las buenas ideas tienen necesitan su tiempo. Vive y sobrevive está promovida por STOP Accidentes de Aragón, la Delegación del Gobierno en Aragón, la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias y con la colaboración de la Diputación Provincial de Zaragoza y Caja Inmaculada.

Pioneros de este tipo de campañas, durante los últimos seis veranos, época en la que el conductor alternativo juega el papel más importante del año, Vive y sobrevive ha hecho hincapié en la figura del conductor alternativo y está dirigida sobre todo a los jóvenes. El colectivo más vulnerable en estas situaciones y el que menos piensa en las consecuencias.

Las cifras les avalan. Los datos del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, el número de muertos por accidentes de tráfico en la comunidad de Aragón en desplazamientos de menos de 50 kilómetros ha disminuido de los 92 en 2005, a casi la mitad, 51, en 2009. Durante esos cinco años, la disminución ha habido disminución año a año.

Ni tasa para conductores noveles ni tasa para los que no lo son. A la hora de coger el volante la única tasa factible es la tasa 0,0. Y no hay mejor forma de conseguirlo que no bebiendo nada. Quizás sea hora de promover más campañas en las que se mencione la responsabilidad de cada uno a la hora de conducir o subirse en un coche. La responsabilidad de un conductor que sabe que ha bebido o la de un acompañante que es consciente de que su piloto, no está en perfectas condiciones para ponerse al volante.

Vía | Heraldo