¿Has adelantado hoy a algún ciclista? Puede que sí y no hayas sido consciente

Visibilidad del ciclistaLa accidentalidad de los ciclistas se incrementa. Es algo que se debe, no solo al aumento del número de ciclistas, sino también a los factores de riesgo específico asociados a este medio de transporte. Entre estos, la visibilidad del ciclista constituye un área donde todavía queda mucho trabajo. Así lo indica un último estudio de la Fundación MAPFRE, que trae consigo una conclusión reveladora: casi el 40% de los conductores que adelantan a un ciclista no recuerdan haberlo visto.

El estudio, realizado por la Fundación MAPFRE junto a Bosch, se centra en paliar la siniestralidad ciclista. Según los datos recopilados, los ciclistas son el único colectivo que han experimentado un aumento de los heridos hospitalizados en los últimos años. En concreto, en el período que va de 2008 a 2017 esta cifra aumentó un 5%. En el año 2017, los ciclistas vivieron 8.065 accidentes que dejaron 78 fallecidos y 694 heridos hospitalizados.

Como indica el propio trabajo, «la percepción de la peligrosidad hacia los los usuarios de bicicletas es una realidad que existe». En ese sentido, el objetivo del mismo se ha basado en obtener una serie de datos científicos sobre la percepción de los conductores de automóviles ante la presencia de bicicletas. Lo que se ha medido gracias a una muestra de 1.031 conductores, junto a un específico seguimiento de la conducción de otros 15 de entre 20 y 57 años. De este modo se han podido determinar cuáles son los actuales niveles de atención, de recuerdo y la percepción del riesgo.

La visibilidad del ciclista, clave para evitar accidentes

Visibilidad del ciclista

Para la Fundación MAPFRE el chaleco es un elemento fundamental para la visibilidad del ciclista. El estudio lo ha utilizado como factor diferenciador, de modo que para los casos en los que los conductores de bicicletas no llevaban chaleco se obtuvo una visualización efectiva del 27%. Es decir, que hubo un 73% de los conductores que no percibieron de forma efectiva el adelantamiento y realizaron la maniobra de adelantamiento e forma «inconsciente y automática».

Para medir la respuesta del conductor se ha utilizado diferentes y modernas tecnologías: gafas específicas que detectan el movimiento de la pupila (eyetracking glasses) GSR-Cardio que mide la tensión muscular y respuesta galvánica de la piel; facial-coding, tecnología para identificar la respuesta no verbal del conductor; y encefalograma para medir la actividad cognitiva más profunda.

Así fue cómo el estudio identificó que en los casos en los que no se llevaba chaleco tan solo el 1% de los conductores percibieron el adelantamiento al ciclista como una situación de riesgo. En general, se comprobó que la atención de los conductores con respecto a los elementos externos se reduce en un 33%.

Por el contrario, cuando el ciclista llevaba chaleco la tendencia se invertía. De esa manera, el cerebro de los conductores posee un mayor nivel de recuerdo, el estrés y la conciencia del riesgo aumenta en proporción a la concentración para realizar el adelantamiento.

¿Qué se puede hacer para mejorar la visibilidad del ciclista?

Visibilidad del ciclistaEl chaleco ha demostrado ser un buen instrumento para los ciclistas. Según la normativa, esta prenda es de carácter obligatorio cuando un ciclista circula de noche por vías interurbanas. Además, existen otros medios (entre los que se incluyen otras prendas y elementos reflectantes) que en la actualidad contribuyen a que los conductores sean más conscientes de lo que implica rebasar a un usuario de la bicicleta.

Las luces parpadeantes traseras son una opción que trajo en su día polémica por el caso de un ciclista de 78 años que fue sancionado. La DGT la zanjó estableciendo que no eran motivo de sanción y permitiendo su montaje en las bicicletas. Ahora bien, su utilización debe ajustarse a ciertos requisitos técnicos en cuanto a la luminosidad y una obligatoria homologación.

La propia DGT ha venido ensayando con diferente métodos para hacer más conscientes a los conductores de la presencia de ciclistas en algunos tramos. Así nació la denominada smart P-22,  una señal inteligente y lumínica que parpadea en los casos en los un tramo de carretera está siendo recorrido por ciclistas.

1,5 metros de distancia al adelantar a un ciclista

En cualquier caso, reducir la accidentalidad ciclista pasa por el fomento de la convivencia y la educación vial, tanto para usuarios de la bicicleta como para el resto de vehículos. En el caso de los adelantamientos, es obligatorio dejar como mínimo 1,5 metros de distancia de seguridad lateral.

Llama mucho la atención otro estudio reciente que indica que el 30% de los conductores cree que los ciclistas no tienen los mismos derechos a circular por carretera que los vehículos de motor. Una cifra que llama a seguir insistiendo en la concienciación alrededor de uno de los colectivos más vulnerables de la vía.

Otra alternativa la encontramos en los sistemas de asistencia a la conducción y tecnologías asociadas. Por ejemplo, en lo que respecta a Bosch, el estudio también ha servido para dar a conocer su nuevo sistema de frenada automática de emergencia. Este para evita o paliar los efectos de una colisión con un ciclista en función de la velocidad.

Con todo, aumentar la visibilidad del ciclista seguirá siendo clave, tal y como indica la Fundación MAPFRE, para que se produzca una mayor convivencia, gracias a que permite una retención más sencilla de la existencia del usuario de bicicleta en la vía.

En Circula Seguro | Los ciclistas en busca de una nueva ley que reduzca el caos normativo

Imágenes | iStock/boumenjapet, iStock/iBrave y Fundación MAPFRE