Viajar en coche eléctrico: todo lo que tienes que saber sobre la recarga

Seamos sinceros: el vehículo eléctrico genera aún muchas dudas a la hora de realizar un viaje de largo recorrido. Aunque ya existen modelos con la suficiente autonomía para realizar un trayecto de corta distancia, en la mayoría de los casos se hará imprescindible una o varias paradas de recarga de nuestra batería.

Debido a ello, debemos conocer todos los detalles sobre la recarga de nuestro vehículo eléctrico, porque desgraciadamente ni aún hay una estandarización entre los distintos modelos ni existe aún un gran número de puntos de recarga. Por ello, antes de emprender nuestro viaje con nuestro coche eléctrico, debemos tener en cuenta varias cuestiones.

Cuánta autonomía tiene mi coche eléctrico

Por supuesto, tenemos que tener clara la autonomía que posee nuestro coche. Actualmente los vehículos eléctricos suelen tener una autonomía homologada de unos 200 km, aunque hay modelos que ya cuentan con 400 km homologados.

Es importante que tengamos clara la diferencia entre autonomía homologada (la marcada por el fabricante) y la autonomía real en circunstancias normales, que en algunos casos puede incluso variar hasta en un 50%. Una diferencia que pone en duda la validez del sistema de homologación europeo NECD y por el que las autoridades comunitarias ya están trabajando por sustituir.

Al tratarse de un viaje fuera de la ciudad, también tenemos que tener en cuenta que, al igual que ocurre en el consumo de un coche de combustión, la autonomía puede verse afectada por el tipo de conducción, la orografía, la climatología…

Cuánto tiempo tarda en cargarse mi coche eléctrico

Cargar completamente tu coche eléctrico puede llevarte entre las ocho horas de hacerlo en casa (con un enchufe tipo Wallbox), o poco más de una hora con el sistema de carga rápida de 43 kW. Pero también depende de otros factores como el modelo del coche en sí mismo y el tamaño de su batería, así como el tipo de cargador que uses y de los puntos de recarga que vayas a usar por el camino.

Puede ser que si estás acostumbrado a cargar completamente el coche en casa durante la noche (o quizás durante el día en el trabajo), no estés habituado a calcular los tiempos de recarga. Pero es importante que lo tengamos claro porque si salimos de viaje, probablemente tengamos que parar en el camino durante el trayecto y plantearnos en qué empleamos nuestro tiempo mientras recargamos. Algunos modelos incluyen simuladores para ayudarte en los cálculos.

Qué potencia de recarga admite mi coche eléctrico

Uno de los factores que influyen en los tiempos de carga es la potencia de los puntos de recarga donde hayamos planeado parar. Si en casa podemos enchufarnos a 2,3 kW con un enchufe tipo Schuko (el de toda la vida) o a 7,4 kW con un Wallbox, en espacios públicos podemos encontrarnos con puntos de recarga lenta con 3,1 kW de potencia (habitual en algunos parkings), de Carga Acelerada a 22 kW (frecuentes en centros comerciales) y de Carga Rápida a 43 kW (situados en algunos puntos estratégicos, como gasolineras). Éste último es el más idóneo para realizar un viaje, aunque por desgracia no son de los más frecuentes.

Es importante saber que no todos los vehículos eléctricos admiten todas las potencias y sistemas de recarga, aunque muchos fabricantes cuentan con cargadores que admiten todo tipo de enchufes.

Qué tipo de conector utiliza mi coche eléctrico

También tenemos que tener en cuenta el tipo de conector al que enchufaremos nuestro vehículo. A pesar de los esfuerzos de los distintos gobiernos, aún no existe una estandarización, sino que encontraremos diferentes tipos según fabricantes y países: el Yazaki nortamericano, el Mennekes alemán, el Scame francés, el japonés CHAdeMO…

El más frecuente con diferencia en Europa es el Mennekes o Tipo 2, debido a que no es específico para vehículo eléctricos y tiene muchos otros usos en el campo industrial. Por eso muchos fabricantes han apostado por él.

En qué lugares puedo recargar

En España hay unos 1.475 puntos de recarga convencional, 374 de carga semirápida y 228 de carga rápida. Son números importantes y la tendencia es creciente, pero aún estamos muy lejos de las cifras de otros países europeos. Por ello, es importante que planifiques el viaje casi al detalle: definir la ruta, buscar los posibles puntos de recarga a lo largo del trayecto y calcular dónde vas a realizar las paradas para recargar.

Para ello contamos con la web Electromaps, una plataforma colaborativa donde propietarios de todo el mundo van actualizando la información sobre los puntos disponibles. Éstos los podemos encontrar en parkings públicos, centros comerciales, concesionarios e incluso en casas de particulares que ponen a disposición sus enchufes a otros usuarios.

Es muy recomendable que a la hora de planificar el viaje, nos pongamos en contacto con los lugares que acogen dichos puntos de recarga para comprobar que estén disponibles, así como para confirmar la potencia  y el tipo de conector de los mismos.


Imágenes | iStock/100pk, Wikipedia/Marordo, Wikimedia/RudolfSimon,Wikipedia/Elhamjaberansari
Wikipedia/RudolfSimons

En Circula Seguro | La autonomía del coche eléctrico: cómo entender el consumo homologado frente al real | ¿En qué se diferencia conducir un coche eléctrico de uno convencional? | Diferencias básicas a la hora de conducir un coche eléctrico frente a uno de combustión