Tráfico vuelve a endurecer los exámenes de teórica

Pregunta de test

La imagen que acompaña a este texto tiene los días contados. El Consejo de Ministros ha aprobado ya la reforma legal necesaria para que los nuevos exámenes de teórica para la obtención del permiso B contengan varias respuestas posibles.

Se acabó, pues, lo de ir descartando frases surrealistas hasta alcanzar lo que más se parece a lo que pone en el manual del conductor. Cuando se aplique la reforma (y todavía no se sabé cuándo será), sólo contarán como correctas las preguntas que se contesten marcando todas las respuestas válidas.

Dicho de otra forma, una pregunta podrá contener cuatro, tres, dos o una respuestas válidas. Si el resultado correcto consiste en marcar tres opciones y el aspirante marca sólo dos, la respuesta será leída como errónea.

Un primer análisis de urgencia nos dice que los nuevos exámenes van a suponer una escabechina entre los futuros conductores. Quizá por eso se permitirá que los aspirantes tengan el doble de errores que ahora. Es decir, de 30 cuestiones con varias respuestas posibles, habrá que contestar bien veinticuatro preguntas para ser apto. Hasta ahora, sólo se podían cometer tres fallos en un test de 30 preguntas.

¿Es esta la mejor manera de obtener buenos resultados sobre el conocimiento de la Ley? Hacia marzo de 2006 Tráfico ya cambió el modelo de examen para hacerlo “más fácil y más claro”, según consta en su página web. Se redujo el número de preguntas de 40 a 30, de las cuales la mitad debían referirse a la seguridad vial. ¿Cuál fue el resultado? Bajó tanto el nivel de dificultad que la gente se presentaba al examen práctico sin una sólida base teórica.

Esperemos que esta vez el examen sirva para establecer un filtro que deje a la espera a aquellos que confían que con un poco de suerte pasarán lo que quizá entienden como trámite de la teórica y al cabo de unos meses van dando sustos al resto de conductores porque ni siquiera tienen claras las normas generales de prioridad.

Vía | El Mundo
Imagen | DGT