Artículos etiquetados como Peajes en las autopistas

¿Pagamos un precio justo por nuestras carreteras?

Pago por uso de las carreteras

En los últimos meses se anda debatiendo sobre el futuro de nuestras infraestructuras viarias. Mientras el Ministerio de Fomento recorta el presupuesto destinado a las carreteras y desvía sus partidas hacia la construcción de líneas de ferrocarril de alta velocidad, que aglutinará el 76% de las inversiones, el asfalto queda relegado a un segundo plano en las prioridades de quienes deben velar por la instalación, conservación y mantenimiento de las infraestructuras que empleamos todos para una movilidad segura y eficaz.

En ese contexto, hace unas semanas la Asociación Española de la Carretera organizó una mesa de debate en la que los portavoces de los principales grupos parlamentarios en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados expresaron, en esencia, que la solución pasa por establecer un sistema de pago por uso de las carreteras, es decir, que quien quiera rodar por nuestras vías deberá pagar por ello en consonancia con los kilómetros que recorra.

Leer más…

Peaje de congestión

Soy plenamente consciente que no estamos ni de lejos en la mejor época para hablar de dinero. Por eso, os pido que hagamos un pequeño esfuerzo de abstracción y nos imaginemos que estamos en el año 2013 2015. La crisis es solo una mala pesadilla de la que nos hemos despertado con los ojos llenos de legañas. Os invito a discurrir y debatir sobre este tema de forma conceptual, sin circunscribirlo en la actual época de vacas flacas, flaquísimas.

Antes que nada, decir que como es notorio no tengo ninguna formación ni conocimiento de teoría económica. Todo lo que escribiré se basa en haberme tragado y digerido buena parte de lo que la enciclopedia libre dice sobre el tema (espero que eso no signifique que el artículo es una…). Así que me dedico a decir la mía, como cualquier otro ciudadano de a pie.

Leer más…

Otra vuelta de tuerca sobre límites de velocidad (1) Las incongruencias viales de nuestros administradores

Peaje en la autopista AP-7 a la altura de Martorell, Barcelona

Cuando creíamos que el eterno debate sobre la conveniencia de aumentar los límites de velocidad se decantaba hacia el bando de la reducción de límites por razones de seguridad, una noticia publicada anteayer en Expansión tiene todos los números para convertirse en la incongruencia vial del verano y, por méritos ganados a pulso, seguramente del año entero. El titular era, como poco, espectacular:

Fomento quiere que se conduzca a 140Km/h en las autopistas de peaje

Tras leer comentarios aquí y allá y darle un par de vueltas al asunto, llegué a la evidencia de que nuestros representantes públicos han decidido quitarse la máscara de una vez por todas y mostrar dónde reside el verdadero espíritu de la educación vial que comunican a la población: en la ventanilla de pagos.

Ya lo vimos cuando hablamos de la reforma de la Ley de Seguridad Vial: Estamos ante la mercantilización de la seguridad vial. Si tienes dinero para pagar, no se te aplican algunas máximas como esa que dice que a mayor velocidad, mayores son los daños en caso de colisión y que no se puede ir a 121 Km/h porque… es peligroso.

Leer más…

Sufriendo los peajes

Cabinas de peaje

Es cierto que pertenezco al universo de conductores desde hace relativamente poco, pero ya he pasado por más peajes de los que quisiera. Bueno, eso es fácil de conseguir, por que querer, no quiero pasar por ninguno. Como la mayoría de vosotros, supongo. No obstante, ya he visto, y vivido, alguna que otra situación preocupante en las cercanías de estos puntos recaudatorios.

A parte de consideraciones sobre la desigual distribución de los mismos, la justicia de su precio y otras reivindicaciones históricas, lo cierto es que por lo menos no engañan a nadie. Presentan unas ventajas de fluidez (normalmente) y velocidad, que nosotros decidimos aprovechar voluntariamente, sabiendo el precio. Nos guste o no, son un elemento de nuestras carreteras, y saber circular por ellas es imprescindible para incrementar la seguridad vial.

La primera vez que pasé por uno fue aun en la autoescuela. Le pedí a mi profesor hacer una práctica especial, de tres horas, para ir a Barcelona. Quizá os contaré sobre este día en otra ocasión. Me daba cierto respeto el peaje. Cuando uno lleva una L azul desde hace poco tiempo, el paso entre cada cabina siempre es demasiado estrecho y la barrera siempre está demasiado cerca. Sin embargo, las indicaciones de Joan (mi profesor) no se centraron demasiado en esos aspectos. Se centró más en cuidar la trayectoria antes y después de pasar por caja.

Leer más…

Las radiales no solucionan los problemas de tráfico

r3.jpg

Muchos de nosotros sufrimos o hemos sufrido los problemas de tráfico que tiene la capital en las horas punta. La A2, carretera de Barcelona, o la A4, con dirección a Andalucía, sufren aglomeraciones o colapsos el 90% de los días del año, con el consiguiente malestar para los usuarios.

Una vez descubierto el mal (el mismo que el de la gran mayoría de vías de acceso a las grandes capitales), en 2003 el Ministerio de Fomento, que por aquel entonces dirigía Francisco Álvarez Cascos, decidió atajar el problema con una importante medida. A grandes males, grandes soluciones. Se construyeron cinco carreteras radiales que servían de segunda vía de acceso a la capital a cinco de las seis grandes carreteras que salen de Madrid, A1, A2, A3, A4 y A5. Autovías que pretendían aliviar el acceso de la vías tradicionales.

Leer más…

¿Es vehículo privado todo lo que parece serlo?

Peatones cruzando la Avenida Diagonal de Barcelona

Andan revolucionados los despachos de movilidad en el área de Barcelona. Si hace unos días nos sorprendían desde la Generalitat de Catalunya con el anuncio de la rebaja de los peajes para los vehículos que accedieran a la Ciudad Condal con un mínimo de ocupantes, ahora es el alcalde de la capital catalana, Jordi Hereu, quien pretende restringir el paso de los vehículos por la Avenida Diagonal, que pasaría de ser una arteria siempre saturada de tráfico a convertirse en un largo paseo para peatones dotado de una línea de tranvía que atravesaría la ciudad.

Como reto, no está mal. De entrada, las medidas son interesantes, y se enmarcan en una política global de penalizar el uso del vehículo privado cuando existe una alternativa de transporte público. De esta forma se reducen las emisiones de gases contaminantes, se controla el gasto de energía y se mejora la calidad de vida de la ciudad. Los responsables políticos aseguran que la polémica reducción de la velocidad en las vías que circundan el área metropolitana de Barcelona ha hecho disminuir la contaminación en un 4%, así que es normal que den un paso adelante en la llamada “pacificación del tráfico”.

Leer más…

Las autopistas de peaje no nos dan derecho a correr

Peaje

Algunos conductores tienen la creencia errónea de que en las autopistas de peaje o bien no hay vigilancia o bien los límites son superiores o inexistentes. *Nada más lejano de la realidad*. Aunque tengan titularidad privada, en las autopistas de peaje rigen las mismas normas que en las autopistas gratuitas, con la salvedad de que hay que pagar por su disfrute.

El bajo nivel de tráfico y la limpieza de los trazados invitan en algunos casos a ir a más de los _monótonos_ 120 Km/h, y algunos conductores aprovechan para ir más rápido, *en algunos casos por encima de los 200 Km/h*. Podemos entrar en discusiones eternas sobre si es seguro ir a 200 Km/h con un coche moderno o no, pero a efectos legales no sólamente no se puede hacer, *es que es un delito*.

Un coche camuflado con un radar móvil, ya sea circulando o apostado detrás de las columnas de un puente o simplemente fuera de la vista *puede suponer un serio problema* para los que se creen que las normas no están hechas para ellos. Por poner un ejemplo, un usuario de un vehículo potente fue sorprendido a 226 Km/h en la R-3, donde el máximo es 120 Km/h. Poco después fue interceptado y puesto a disposición judicial.

Leer más…

El peaje de la M-12. Kamikazes por un 1,65 euros

m12.jpg

1,65 euros es el valor del peaje de la M-12, autopista que sirve para conectar el centro de Madrid con la nueva terminal T4 del aeropuerto de Barajas. Ese es el dinero que algunos tratan de evitar circulando en sentido contrario hasta la siguiente salida. Algunos 600 metros, otros casi 2 kilómetros, incluido un tunel. En pocas palabras y se mire por donde se mire, si se puede mirar por algún lado, un sinsentido que puede tener unas consecuencias fatales.

La empresa concesionaria de la autopista admite que este suceso se repite, al menos, una vez al mes y los califica de despistados que no quieren pagar el peaje. Despistados puede ser una forma de llamarlos, pero recorrer 600 metros en el “mejor” de los casos en sentido contrario es algo más que un despiste o pura tacañería. La misma empresa pone datos. “Sólo” un coche de cada 300.000 se atreve a darse la vuelta. Habría que comparar, si es comparable, datos con otras vías para ver si ese solitario es mucho o poco. Pero uno al mes, personalmente, me parece demasiado. Leer más…

La picaresca se impone al uso de la autopista como cinturón de ronda

Peaje
Los conductores que utilizan habitualmente la autopista AP-7 en Tarragona han descubierto un método para eludir el peaje de 2,35 euros con que se grava el paso a la altura de esa ciudad. Se trata de salir de la autopista, hacer un cambio de sentido en una rotonda y volver a entrar, tomando un tiquet que los exime del pago.

Esto es así porque en Tarragona existe la posibilidad de circular por la autopista de forma gratuita si se entra por Vila-seca, en un extremo de la ciudad, y se sale por Torredembarra, en el otro. La medida se creó para potenciar el uso de la AP-7 como cinturón de ronda de la ciudad catalana, ya que la carretera N-340 resulta insuficiente para absorber todo el flujo de vehículos que atraviesan la zona.

Leer más…