Artículos etiquetados como Observacion y conduccion

¿Cómo influye la vista en la conducción?

gafas

La vista, junto con la anticipación y el espacio, es uno de los elementos más importantes y necesarios en la conducción ya que saber actuar con seguridad y confianza en nosotros mismos para evitar cualquier peligro es, precisamente, una técnica de la conducción preventiva. De ahí, la importancia de tener una visión correcta a la hora de conducir para saber guiar la mirada y recoger toda la información necesaria, con independencia de las acciones de otros usuarios y estado de la vía con sus condiciones climatológicas.

Pues sin más preámbulos, hoy, hablaremos sobre cómo nos afecta la visión en la seguridad vial y conoceremos algunas técnicas de visión para conducir con seguridad.

Leer más…

Las fases del siniestro vial (2): Decisión y respuesta

crossroads

Como dijimos en el artículo anterior sobre la percepción, el incidente con ocasión de la movilidad entre el tráfico de vehículos (con o sin motor), peatones y ciclistas, ya sea en casco urbano o interurbano, no se produce de forma repentina o de forma azarosa, sino que se trata de una sucesión encadenada de hechos que se producen en dos dimensiones físicas: en un terreno, sitio o lugar y en un intervalo de tiempo.

Dentro de ese escenario vial por donde nos movemos, tenemos que tener en cuenta que no estamos exentos de sufrir un incidente vial bien como peatón o como conductor. La fase de percepción nos pone en alerta ante un hecho inesperado como puede ser, por ejemplo, un vehículo que nos precede y frena de forma brusca o la irrupción súbita de un peatón. En todo caso, será la fase de decisión la que nos servirá para dar respuesta a ese peligro.

Leer más…

Las fases del siniestro vial (1): Percepción

3838933387_7cd9338027_z

El incidente o siniestro vial con ocasión del tráfico de vehículos (con o sin motor) y en donde también participan peatones y ciclistas, ya sea en casco urbano o interurbano, no se produce de forma repentina o como caído del cielo (falsa creencia), sino que se trata de una sucesión encadenada de hechos que se producen en dos dimensiones físicas: en un terreno, sitio o lugar y en un intervalo de tiempo.

El escenario vial ya lo conocemos, es decir, es por donde nos movemos. Un espacio donde existen varias zonas, fases o áreas para explicar o reconstruir lo sucedido dentro de una secuencia temporal recorrida por un vehículo o peatón. Pues bien, una de esas fases sería la percepción, es decir, la acción y efecto de comprender o conocer algo.

Leer más…

Cómo funcionan los espejos retrovisores de oscurecimiento automático

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los espejos retrovisores son fundamentales para conducir con seguridad pues nos permiten ver hacia atrás desde diferentes ángulos, y controlar el entorno lateral de nuestro coche. No es cuestión de repetir lo que ya os hemos contado en otras ocasiones, como por ejemplo cuántos espejos debe tener nuestro coche y cómo regularlos, o que es posible que en el futuro puedan ser sustituidos por cámaras de vídeo y pantallas a color.

Los espejos tradicionales son ni más ni menos que un vidrio que tiene un recubrimiento opaco reflexivo en una de las caras, normalmente con plata o aluminio, o sea, como cualquier otro espejo. Como todos sabemos un espejo refleja la luz, y precisamente por eso puede haber momentos mientras conducimos en los que un espejo resulte molesto: cuando conducimos de noche y la luz de los faros de un vehículo que circula por detrás se reflejan en él y nos deslumbran.

Leer más…

Espejos retrovisores, la extensión de nuestra visión

7267463008_1ab56c1397_z

Los espejos retrovisores de nuestro vehículo son como la extensión de nuestra visión ya que permiten al conductor una visibilidad clara hacia atrás y hacia los lados del vehículo. Para ello, es imprescindible que éstos proporcionen una imagen nítida y que estén bien reglados. Usar el espejo retrovisor a tiempo, incluso, antes de señalizar una maniobra es una de las reglas para una conducción segura.

De ahí, el significado tan importante que tiene el espejo retrovisor en nuestro vehículo. Sería impensable, por no decir imposible, conducir sin los retrovisores porque faltaría la información necesaria y suficiente para ello. Pero, ¿cuántos espejos retrovisores deben llevar los vehículos?, ¿cómo se regulan los espejos retrovisores? Mejor, lo vemos.

Leer más…

¿No a los retrovisores del coche?

Retrovisores del coche

Bajo un título como este, sólo caben dos posibilidades: o bien se trata de una provocación en forma de alegato por parte de un conductor que no observa los retrovisores del coche, o  bien estamos ante una provocación que anticipa lo que en un futuro, quién sabe si no en un presente existente aunque todavía no se haya acabado de manifestar, podría ser la puerta de entrada de una nueva forma de concebir la observación del entorno viario.

Es lo segundo.

Que la tecnología nos acabará relevando en buena parte de nuestras funciones como conductores es algo que no admite discusión. Poco a poco, el filtro electrónico ha ido ganándose un espacio –hoy por hoy necesario– entre el conductor y el vehículo, y a estas alturas son pocos los que esperan comprar un coche nuevo que no ofrezca elementos como dirección asistida, ABS y ESP como dotación básica para una correcta seguridad activa. Y en la parte pasiva, una buena colección de airbags, por si las moscas.

Leer más…

La diferencia entre un accidente y su posibilidad (3): la decisión

Kerttu and the Sebring Por henribergius

En el artículo anterior de esta mini-serie vimos los dos momentos de la fase de percepción, la visión subjetiva y real. Ahora hablaremos sobre la siguiente fase, la fase de decisión y ejecución para seguir explicando los acontecimientos que existen previos al conflicto o resultado final.

Me mantengo en mi postura al afirmar sobre la importancia de una buena percepción del riesgo para entender nuestro comportamiento cuando vamos al volante. La atención y anticipación en la tarea de conducir supone tener reservado un as para ganar la partida a lo que sucede sin esperarse.

Prever cualquier peligro, como el ejemplo que comenté sobre el obstáculo en mitad de la calzada, supone ganar tiempo y reaccionar con éxito. Y ya sabemos que en materia de metros por segundo, el espacio se reduce muy rápidamente. Veamos algunos ejemplos.

Leer más…

La diferencia entre un accidente y su posibilidad (2): la visión objetiva

Crash por jlmaral

Como ya dijimos en el artículo anterior cuando vimos la visión subjetiva para explicar la composición de cualquier incidente vial desde que se percibe el peligro hasta que se produce el mismo, esa serie de acontecimientos consta de varias fases y a su vez de posiciones las cuales están constituidas por momentos o espacios.

Vimos con algunos ejemplos la primera fase de percepción y definimos la visión subjetiva como el momento en el cual, cualquier conductor, en condiciones normales, puede percatarse de alguna circunstancia irregular y que al mismo tiempo la identifica como un peligro. Es la primera visión que tenemos del acontecimiento inesperado.

Pues bien, para completar la fase de percepción pasamos a explicar ahora al segundo momento de dicha fase, la visión objetiva o real para comprender, la secuencia previa que existe con anterioridad a la toma de decisión. Veamos algunos ejemplos.

Leer más…

La diferencia entre un accidente y su posibilidad (1): la visión subjetiva

Untitled Por Joost J. Bakker IJmuiden

La conducción de un vehículo, además de los conocimientos teóricos y prácticos, requiere ciertas aptitudes psicofísicas. Digamos que son las condiciones físicas y clínicas exigidas por los Centros de Reconocimiento de Conductores para obtener o prorrogar el permiso de conducir. En dicha revisión se comprueba, además del estado de salud, la capacidad auditiva, la coordinación motora y sensorial.

Pues bien, uno de los requisitos más influyentes en la tarea de conducir es la capacidad visual, es decir, la acción y efecto de percibir el conductor, a través de la vista, el entorno que le rodea. Además de la atención permanente en la conducción, todo conductor, tiene que saber seleccionar los mensajes externos que le llegan, darle su importancia e interpretarlos acorde a su experiencia.

El tiempo que tardamos en reaccionar o la ausencia de maniobra evasiva son algunas de las causas que directa o indirectamente influyen en los siniestros con ocasión del tráfico. La respuesta ante una situación de riesgo al volante va a depender de cómo ésta sea percibida. De ahí la importancia de la percepción subjetiva y real de que dispone el conductor en la fase previa al conflicto.

Leer más…

Tú que miras

Ojos

La conducción es, posiblemente, una de las actividades en que más importante resulta tener la mayor cantidad de información posible de nuestro entorno. Sencillamente, porque en coche nuestra posición cambia muy aprisa. La vista es, sin duda alguna, la herramienta más poderosa que tenemos para recabar información de nuestro entorno.

Sin embargo, aunque usar la vista parece fácil porque llevamos toda la vida haciéndolo, como (casi) todo requiere cierto entrenamiento. Sobre todo, a la hora de vernos en una situación tan antinatural como estar a los mandos de un vehículo. ¿Recordáis lo insistente que era vuestro profesor explicando a dónde teníais que mirar?

Antes de ponernos tras un volante por primera vez, llevamos años y años caminando. A pie, todo es distinto. Basta con mirar unos cuantos pasos adelante para no tropezar contra nada. Si atisbamos un obstáculo a un escaso metro, podemos parar en seco o dar un salto a un lado para esquivarlo.

No obstante, la circulación es todo otro mundo. No sólo por la velocidad en si, sino por la menor maniobrabilidad del vehículo. Con el agravante que, además, si ocurre cualquier cosa las consecuencias son muy graves.

Leer más…