Artículos etiquetados como Seguridad Vial en Noruega

Carnet de conducir exclusivo para coches eléctricos: ya existe en Noruega

Permiso para eléctricos en Noruega

El carnet de conducir (o carné, aunque a mi me gusta más la forma tradicional) que obtenemos en España es el carnet B, generalmente, o el carnet B para coches automáticos. Este último es un carnet restrictivo porque no permite que el usuario conduzca coches con transmisión manual, así que, realmente, es un poco extremo decidir sacarse el carnet conduciendo siempre un coche automático.

Pero ahora hay eléctricos. Y también coches híbridos. Y todos ellos disponen de transmisión automática, y por cierto muy eficiente, cómoda y de respuesta muy satisfactoria. Siguen siendo muy pocos, es cierto, pero poco a poco irán ganando terreno y cuota de mercado, y puede llegar un momento no tan lejano en el que la mayoría de los coches sean automáticos, y lo raro sea cambiar de marchas pisando el embrague. En Noruega lo tienen claro, y ya existe una persona que ha conseguido el carnet para conducir, exclusivamente, coches eléctricos.
Leer más…

Circulando por Noruega (III)

(Lee la segunda parte aquí)

.

Stryn

La difícil orografía escandinava y la dura climatología de aquella zona del Mundo obliga a los ingenieros noruegos a esmerarse si quieren que sus obras sean duraderas. A lo largo del país hay 1.200 túneles que suman 800 kilómetros de carretera bajo techo. 17.000 puentes completan este insólito palmarés de complejas infraestructuras. Parece evidente que en Noruega tienen claro que unos buenos cimientos son la base del éxito.

Sabiendo eso, salí del hotel una vez más para comprobar hasta qué punto se diferenciaban no ya nuestras carreteras sino la concepción general de la circulación que conocemos en nuestro país y lo que me encontré a mi paso por las carreteras de la región de los Fiordos.

Leer más…

Circulando por Noruega (II)

(Lee la primera parte aquí)

.

Cerca del fin del Mundo

Salí del hotel pensando en lo que había visto durante el camino de llegada desde el aeropuerto. No podía evitar sentirme un poco decepcionado con el acondicionamiento de las carreteras noruegas. Evidentemente me encontraba de visita en una región que queda a más de 500 kilómetros de la capital, y quizá por ese motivo las infraestructuras eran las que eran. Sin embargo, el volumen de visitantes extranjeros que me encontraba por todas partes quizá justificaba algo más de empeño en la mejora de las vías.

Al final, me quedaba una duda. Si las carreteras eran las que mis ojos veían, ¿cómo era posible que en Noruega muriera el equivalente a la mitad de personas que fallecen cada año en nuestro país? Mientras la pregunta resonaba en mi mente, seguí comprobando hasta qué punto las condiciones de las vías que visitaba dejaban bastante que desear.

Leer más…

Circulando por Noruega (I)

Skoda Octavia

Llevaba el dato en la mente cuando bajé del avión. Morir en un siniestro que suceda en carreteras españolas resulta 15 veces más barato que en Noruega. Esa era una de las conclusiones de un estudio que publicó la AEC hace como tres años. El informe relacionaba las inversiones hechas en materia de seguridad vial en cada país con el número de fallecidos en sus carreteras.

Y allí estaba yo, morboso de mí, dispuesto a descubrir los secretos de las ejemplares vías escandinavas. Me esperaban varias horas de volante, algunas bajo la lluvia más intensa, otras bajo un sol de lo más radiante. Cosas de la bromista climatología noruega. En cualquier caso, mi periplo por tierras nórdicas me sirvió para ver caer un mito y hacer crecer otro que ya existía.

Leer más…