Sin reflejos al volante

pic0011.jpg

Una de las sensaciones más incómodas cuando conducimos es cuando las luces nos deslumbran. Por la noche, la mejor cantidad de luz hace que nuestra pupila se dilate. La gran cantidad de luz que nos llega de golpe produce que la pupila tenga que contraerse rápidamente, lo que nos ciega por un instante y es en esos momentos cuando somos susceptibles de tener un accidente.

Las farolas, los letros luminosos, las luces de freno o un vehículo que circula en sentido contrario con las luces mal reguladas, nos pueden deslumbrar por un mínimo instante. Algo que incluso es más grave en el caso de que hayamos sido operados de cataratas o miopía. En ese corto lapso de tiempo se deforma nuestra visión y se distorsiona la realidad, con las consecuencias en forma de accidente que ello puede provocar. Por la noche, los riesgos de sufrir un accidente se multiplican por 4,5. Si eso no fuera poco, una exposición continuada a deslumbramientos podría dañar nuestra vista.

Es por ello que en la Universidad Complutente de Madrid, y más concretamente en el equipo de Neuro-Computación y Neuro-Robótica, se está trabajando en la creación de un sistema de iluminación que evite los deslumbramientos cuando conducimos de noche. El modo de evitar todo esto es mediante una “luz de relleno”. Se trata de una luz difusora colocada dentro del vehículo, por detrás de la cabeza del conductor, y que en ningún caso se encontraría en el ángulo de visión del conductor. Si no incide directamente en el ojo, la luz no puede deslumbrar al conductor y tampoco puede distraer. En ningún caso estamos hablando de una luz de cortesía como la que actualmente tienen nuestros coches, ya que la posición de las mismas está dentro del campo de visión del conductor.

De esta forma se consigue, de manera artificial, a que la retina se contraiga, consiguiendo una mayor calidad de imágen, mejorando la agudeza visual y que los flashes de luz que nos llegan del exterior no tengan tanta incidencia como hasta ahora. No más incómodos reflejos mientras conducimos.

En Circula Seguro | Los peligros del deslumbramiento III
Foto | Motor Terra
Vía | Europa Press

  • Espero que funcione, aunque yo tengo mis dudas, ya que si tienes el habitaculo iluminado, el conductor ve peor la carretera, debido a que no se dilata tanto la pupila, también se evitan los deslumbramientos, pero, veo peor el remedio que la enfermedad.

    Un saludo

  • Actualmente ya se encuentra desarrollado (por empresas privadas) un sistema de parabrisas con una película interior de cristal líquido de manera que es capaz de oscurecer al 60% una zona del mismo, con una resolución de un poco menos de un centímetro cuadrado (ese sería el tamaño de los “pixels”). Esto va unido a un sistema de visión artificial que por un lado analiza los contrastes luminosos de la carretera (deslumbramientos) y por otro lado conoce la posición geométrica de los ojos del conductor. El sistema actúa oscureciendo la zona del cristal desde donde proviene el deslumbramiento.
    El único problema a la hora de introducirlo en los coches de calle es el mismo de siempre: los costes.