Sin tiempo ni dinero: aún así, estos son los básicos en la revisión del coche antes de viajar

Carretera viaje

El verano incita a viajar, a salir y escapar de la rutina. Pero como no podemos irnos todos a la islas Fiyi de vacaciones, muchos optamos por quedarnos en Europa o España y viajar en coche. De hecho, el coche sigue uno de los medios de transportes preferidos de los españoles.

La Dirección General de Tráfico prevé que durante los meses de julio y agosto se realicen 84 millones de desplazamientos de vehículos por carretera, un 3,5% más que los movimientos que se produjeron el verano pasado. Pero, antes de marcharse de vacaciones es preciso proceder a unos controles básicos, es una cuestión de seguridad.

Comprobar los niveles

Lo ideal es salir con un coche revisado. Las recomendaciones de los fabricantes varían de unos a otros, pero en su defecto, los coches de más de 4 años tiene que pasar el control de la ITV cada dos años que debería detectar los fallos más importantes.

revisión aceite motor

Aunque el coche haya superado la ITV, eso no nos va dispensar de levantar el capó y comprobar todos los niveles en función de las recomendaciones del fabricante, que encontraremos en el manual de usuario. Éstos deben siempre comprobarse con el coche frío y en llano.

El aceite del motor (el aceite que queda en la varilla debe de estar entre las dos muescas de ésta), el líquido de frenos y el de refrigeración (que no deben nunca estar por debajo del muesca del mínimo que vemos en sus depósitos) son los más importantes. Tampoco debemos olvidarnos del líquido del limpiaparabrisas, puede sernos muy útil.

Revisar la presión de los neumáticos

revisión neumático

Sin duda es uno de los puntos más importantes de esta pequeña chek-list que debemos efectuar antes de poder emprender nuestra ruta: la presión de los neumáticos. El reventón de un neumático se debe muchas veces a una presión inferior a la recomendada. El neumático, deformado por la baja presión, se sobrecalienta y termina reventando.

Es importante verificar la presión del neumático en frío y que esté conforme a la recomendada por el fabricante del coche -en función de la carga (maletero vació o no, por ejemplo) y añadir a esa presión entre 0,2 y 0,3 bares más de presión si vamos a circular por autopista. Si el coche lleva rueda de repuesto, tambbién hay que comprobar la presión de ésta.

Y por supuesto, tan importante como la presión de los neumáticos, es importante revisar su estado, tanto el nivel de desgaste como si se aprecian deformaciones (una zona más desgastada que otra, por ejemplo).

En Circula Seguro | Así influye el estado de los neumáticos en el medio ambiente