Siete objetivos propuestos por la UE sobre Seguridad Vial

parlamento europeo

Estamos a una semana de las elecciones europeas y me gustaría hablar sobre el compromiso de la Unión Europea para reducir a la mitad el número total de víctimas mortales en las carreteras. Por lo visto, el año 2020 será la fecha tope para cumplir dicho objetivo y por eso, hasta esa fecha, las orientaciones sobre seguridad vial del parlamento europeo irán encaminadas a unificar criterios, es decir, una norma única, reducir el número de heridos en los siniestros en vías urbanas e interurbanas y mejorar la seguridad de los usuarios más vulnerables de la carretera, en particular, de los motociclistas, cuyas estadísticas de accidentes son especialmente preocupantes.

Por otro lado, la prevención vial debe tener en cuenta: el fallo humano, los comportamientos incívicos y saber corregirlos a tiempo. Para ello, es fundamental, la educación, la formación y el cumplimiento de la norma, así como otros factores influyentes como los nuevos avances en tecnología del automóvil y las infraestructuras viarias. Unas medidas que deberán cumplir todos los Estados miembros de la UE si quieren mejorar en seguridad vial. Os invito a conocerlas y a reflexionar sobre ellas.

En lo que va de década, es decir, desde el 2010 hasta hoy, se han determinado siete objetivos propuestos y pendientes de llevarse a cabo y nosotros estaremos aquí para recordarlos. Para cada uno de ellos, se propondrán acciones a nivel local, regional, nacional y de la UE, así como dar apoyo a iniciativas adoptadas a diversos niveles, fomentar el intercambio de información, identificar y promover los mejores resultados obtenidos y supervisar atentamente los avances realizados. En definitiva, se trata de unos objetivos y de su efectividad dependerá, en última instancia, del comportamiento de los usuarios:

Mejora de la educación y la formación

La necesidad de mejorar la calidad del sistema de formación y de concesión de permisos, haciendo hincapié en los conductores noveles jóvenes, es pieza clave para el aprendizaje antes del examen. Un examen que no debe limitarse a comprobar los conocimientos del candidato sobre las normas de circulación o su capacidad para maniobrar, ya que sería necesario incluir, además, competencias de conducción más amplias como, por ejemplo, la percepción del riesgo, la conducción defensiva y de bajo consumo energético.

Todo ello, sin olvidarnos de la formación continúa de los conductores no profesionales tras la obtención del permiso, sobre todo, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población europea, puesto que la importancia de mantener la aptitud de la gente mayor para la conducción irá en aumento.

Mayor cumplimiento de las normas de circulación

El cumplimiento de las normas sigue siendo un factor clave para establecer las condiciones encaminadas a conseguir reducir el número de fallecidos y heridos, especialmente si se aplica con intensidad y se le da amplia publicidad. Por un lado, es necesario establecer el intercambio transfronterizo de información sobre seguridad vial y, también, desarrollar una estrategia común de cumplimiento de las normas de seguridad vial, donde se incluya: la posibilidad de introducir los limitadores de velocidad en los vehículos industriales ligeros y obligar el uso de dispositivos de bloqueo por alcoholemia en determinados casos concretos.

Mayor seguridad de las infraestructuras viarias

Teniendo en cuenta que el mayor número de víctimas mortales se registra en las carreteras rurales y urbanas, será necesario encontrar maneras de ampliar gradualmente los principios pertinentes de la gestión segura de las infraestructuras de la red viaria secundaria. Para ello, el parlamento europeo debe conceder fondos europeos a infraestructuras que cumplan las Directivas relativas a la seguridad vial y, especialmente, a la seguridad en los túneles.

El titular de la vía debe informar a sus usuarios de los puntos de concentración de accidentes, la limitación de velocidad que impera al comienzo o incorporación a la vía, así como los lugares donde existen áreas de descanso. Por otro lado, es necesario, el mantenimiento permanente como, por ejemplo, el pintado, reposición y limpieza de señales verticales para aumentar la visibilidad de las mismas.

Vehículos más seguros

Actualmente, cada Estado miembro dispone de sus propios datos sobre los vehículos, en cuanto a homologación, matriculación, resultados de las inspecciones, etc… Pero, en un futuro se prevé la creación de una plataforma electrónica europea que sirva para facilitar el intercambio de dichas informaciones. Por otro lado, el desarrollo y el uso de vehículos con sistemas alternativos de propulsión representan una prioridad fundamental para llevar a cabo, con objeto de reducir el impacto medioambiental del transporte por carretera.

También se espera aportar una contribución significativa a la seguridad vial mediante la implementación de los denominados “sistemas de cooperación”, en los cuales los vehículos intercambian datos e interactúan con las infraestructuras y con los demás vehículos de alrededor para proporcionar a los conductores información óptima, reduciendo así el riesgo de accidentes y aumentando la fluidez general del tráfico.

Promoción del uso de las tecnologías modernas

Avances que tienen el potencial de contribuir de forma significativa en la mejora de la seguridad del tráfico, por ejemplo, mediante la adopción de sistemas para detectar incidentes y supervisar el tráfico capaces de proporcionar información a los usuarios de la carretera en tiempo real. También es necesario seguir evaluando la posibilidad de ampliar la aplicación de sistemas avanzados de abandono de carril, advertencia anticolisión o reconocimiento de peatones y, como plato fuerte de todos estos sistemas de transporte inteligente (STI), la adaptación de eCall, el servicio de llamadas de emergencia integrado en los vehículos, sobre todo, con el objetivo de mejorar las acciones de salvamento de los motociclistas, los vehículos pesados y los autobuses.

Mejora de los servicios de emergencia y atención tras las lesiones

La reducción de la gravedad de la lesiones causadas por siniestros de tráfico exige la introducción de varias medidas como, por ejemplo, en materia de seguridad de los vehículos y las infraestructuras, STI, disponibilidad de las ayudas de urgencia, velocidad y coordinación de las intervenciones, eficacia de los primeros auxilios y la rehabilitación, etcétera… Para ello, debe acordarse una posición común sobre las definiciones y los conceptos relacionados con las víctimas y determinar líneas de acción para mejorar la prevención y la intervención, incluyendo su impacto socioeconómico.

Protección de los usuarios más vulnerables

Entre los usuarios más vulnerables de las vías públicas aparecen los motociclistas, los conductores de ciclomotores, los ciclistas, los peatones, las personas de edad avanzada y personas con discapacidades. Para ello, en el parlamento europeo se han presentado propuestas con objeto de supervisar y seguir desarrollando normas técnicas para la protección de los usuarios más vulnerables de la carretera; incluir los vehículos de dos ruedas en las inspecciones y aumentar la seguridad de los desplazamientos en bicicleta y de otros usuarios vulnerables de la vía pública como, por ejemplo, promoviendo la creación de infraestructuras adecuadas.

Para terminar, las nuevas orientaciones de seguridad vial de la UE quieren reducir un 50% las muertes en carretera en Europa de aquí a 2020. Unas medidas que deben tener por objeto asegurar la movilidad sostenible de todos los ciudadanos, reducir las emisiones de carbono del transporte y aprovechar plenamente el progreso tecnológico. Por supuesto, sin olvidar algunas estrategias que pueden ser interesantes como, por ejemplo, las estaciones de inspecciones técnicas de vehículos valederas para cualquier país miembro de la UE y las pólizas de seguros por uso del vehículo, en los que la prima varía en función de los kilómetros conducidos para reducir las emisiones de CO2 y, en consecuencia, ahorros en los costes de siniestralidad si ahorramos en itinerarios y medios de transporte alternativos.

Más información | Políticas de Seguridad Vial en Europa
En Circula Seguro | Reducir un 50% las víctimas mortales, objetivo para 2020, Decenio de Acción de Seguridad Vial, un plan global de la ONU para evitar unas cinco millones de muertes en carretera hasta 2020

  • Juan Manuel Barberá

    Hola, esto esta muy bien sobre el papel y algunos objetivos deberían ya estar funcionando. Me quedo solo con los dos primeros, mejora en los exámenes y formación continua; y cumplimiento de normas y limitador de velocidad en vehículos industriales ligeros. Estas medidas son imprescindibles para reducir los accidentes de tráfico y las víctimas.
    Mi duda es si para 2020 estas medidas estarán implantadas en nuestro país. Los profesionales de la Seguridad Vial tienen claro que este en parte del camino, pero no se si los políticos lo tiene claro.

  • gerardo montoya

    aplicable a mi país Colombia y otros más , espero me colaboren con información al respecto. Gracias