Los siete errores más comunes de novatos en moto

La experiencia de subirse a una moto y rodar es una costumbre inigualable que supone un disfrute bastante mayor que en cualquier otro modelo de vehículo. Es por ello que tiene tantos y tan fieles seguidores en todo el mundo, sobre todo entre los más jóvenes, quienes consideran la motocicleta el vehículo que más libertad y autonomía puede ofrecer.º

De cualquier forma, es también el más vulnerable sobre el asfalto junto a los ciclistas por su menor visibilidad y su mayor exposición y gravedad consecuencia de un accidente. Por ello, los motociclistas noveles o primerizos deben también gozar del periodo de aprendizaje con la paciencia que se requiere, pues la experiencia es un grado que, en este caso, se adquiere con práctica y tiempo. Aquí podrás encontrar los errores más habituales que se cometen al utilizar una moto por primera vez y que deben de corregirse rápido para convertirnos en mejores moteros.

1) Prisas por aprender y por llegar

Sí, vale, la moto puede correr, pero no por ello debemos correr nosotros sobre ella. Muchas veces, los límites de velocidad es uno de los factores que más comúnmente se vulneran al circular en moto pues sentir la rapidez y ligereza es una experiencia única que no se disfruta de igual manera en un turismo. Esto no significa que debamos, por ello, sobrepasar los límites impuestos pues como motoristas estamos expuestos a consecuencias mucho más graves que las de multas y sanciones.

Hasta que no se adquiera confianza suficiente es preferible no tener ningún tipo de impaciencia durante el aprendizaje, para ir poco a poco asegurando las claves que nos hagan mejores motoristas sin cometer errores. Desde luego, es totalmente intolerable caer en piques con otros usuarios durante la conducción que nos adelanten o provoquen, pues hay que tener en cuenta el nivel y experiencia que posee cada piloto y sobre todo evitar egos, ni el tener que demostrar nada a nadie.

2) Cuidado con el mantenimiento

Hay que estar al día con el estado y cuidados de la moto. Si quieres cuidar de tu propia seguridad debes cuidar también la salud de tu moto, pues en caso contrario nos exponemos a un riesgo fácilmente evitable. El estado de los neumáticos, el engrase de la cadena, el estado de los frenos, luces y noveles de aceite así como el desgaste de los sistemas como la suspensión y otras posibles averías en el carenado y las marchas son responsabilidad propia. Si eres primerizo, leer el manual de la moto para absorber todos los consejos indispensables para el mantenimiento y la conducción es una precaución que debes tomar si no quiere pecar de un exceso de confianza y aumentar las posibilidades de sufrir un accidente.

3) Una circulación poco fluida e inestable

Los nervios y la tensión de cargar con un vehículo de tanto peso y potencia puede generar cierta impotencia y agarrotamiento de músculos por miedo a perder el control. La moto es un vehículo muy estable, aunque bien es verdad que debemos estar pendientes de mantener ese equilibrio constante con una proporción de gas continua y cuidado en los desplazamientos en curva y las frenadas.

Disfrutar de las curvas en una carretera de montaña es un absoluto placer, con paisajes maravillosos, viento y mejor en buena compañía, pero no todo el mundo sabe cómo fluir a través de ellas. No conocer la distancia de frenada de una moto es un error muy habitual de los primeros momentos, por lo que debemos realizarlas de manera suave y con cuidado de no caer, frenando siempre antes de la curva y evitando adaptar la velocidad una vez estemos en ella. En primer lugar hay que frenar la rueda delantera un 10%, luego una mayor presión en la maneta hasta el 80% y luego relajar otro 10% frenando un poco con la trasera, sin que está se llegue a bloquear. De esta forma los neumáticos y las suspensiones se adaptan mejor a la frenada.

4) Falta de atención a la vía

Debemos colocar toda nuestra atención en aquellos elementos del suelo que puedan interferir en las frenadas o en la conducción natural, como la gravilla, arena, plantas, agua, gasolina, hielo o un asfalto deteriorado. Pero también hay que fijarse en otros elementos inherentes a la calzada como la señalización, los pasos de peatones, ciclistas a los que rebasar, badenes y resaltos, zonas de adelantamiento seguro, marcas de stop, animales y vehículos pesados o viento, que podamos perder de vista durante nuestra abstracción con los paisajes.

5) Equipamiento y protecciones inadecuados

En muchas ocasiones, debido a la falta de presupuesto o por cuestiones de estética, los más novatos pueden poner por delante sus necesidades antes que la seguridad que le proporcionan los elementos de protección como el casco y la ropa. El casco debe estar homologado y adaptado a la talla, además de ser obligatorio, por lo que es recomendable invertir algo más en comprar un primer casco de buena calidad y completo entre la gran oferta. Da igual en qué momento del día conduzcas, si es por ciudad o carretera o la distancia que vayas a realizar, el asfalto es igual de peligroso para todos y el casco puede salvarte la vida. Asimismo, la chaqueta, la espaldera, los guantes, los pantalones y las botas resultan igualmente esenciales incluso en verano, estación del año en la que muchos prescinden de estos elementos de seguridad con la excusa del calor. Buenas noticias, hay equipamiento adecuado para altas temperaturas.

6) Ni ver ni hacerse ver

La confianza sobre una moto es requisito indispensable para poder circular con seguridad, pero el exceso de confianza es otro de los grandes errores de los novatos. Aprender a circular con una moto es un aprendizaje muy largo y que requiere su tiempo, por lo que es recomendable no bajar la guardia y siempre pensar que no te han visto, para llamar más aún la atención. No aproveches los huecos por la derecha, ni te cueles entre coches, recuerda que los adelantamientos se realizan por el carril izquierdo, igual que el resto de vehículos.

Eres menos visible que los demás, no hay que olvidarlo, sobre todo en trazados urbanos donde resulta posible verse arrollado, algo que sin una estructura metálica como la de los coches, puede ser letal. Anticípate a los movimientos del resto de usuarios, hay muchos que no señalizan sus cambios de sentido, peatones despistados y coches aparcados abiertos, por lo que debes estar alerta ante posibles giros inesperados, con los cinco sentidos puestos en marcha, luces reflectantes y el uso del claxon.

7) Pasajeros a bordo

Es tu responsabilidad y si no tienes mucha experiencia puede suponerte un verdadero ‘paquete’. Apoyar ambos pies para permitir que tu pasajero suba a la moto y que el peso no te desequilibre es importante, sujetando con firmeza y colaborando para que el centro de masa no se retrase y repercuta en la seguridad. Al tener un mayor peso en la rueda trasera tenderá a tener mayor tracción y el freno trasero tardará mucho más en bloquearse por completo, logrando que se pueda usar con mucha mas fuerza para tener una frenada más equilibrada. Es obligatorio que tanto pasajero como conductor lleven casco y un chaleco reflectante por las noches, y si no tienes mucha experiencia reduce la velocidad o evita llevar pasajeros hasta que no te notes con más confianza.

En Circula Seguro | Nueve virales de motoristas que nos dan lecciones en seguridad vial

En Circula Seguro | Cómo es la mejor equipación del motorista en verano

Imágenes | GeorgeRudy jacoblund JohanJK AdamGregor