Según los controles por radar, más de un 97% de los conductores respetan los límites de velocidad

Proximidad a un control de velocidad por radarEs la cara positiva de la moneda. Aunque a la vista de las campañas de Tráfico un foráneo pudiera pensar que en España abundan los fitipaldis, los resultados obtenidos recientemente por la Guardia Civil revelan que más del 97% de los conductores respetan los límites de velocidad establecidos.

Y eso es porque sólo un 2,56% de los conductores fueron cazados por los radares instalados con motivo de la última operación especial de control de velocidad realizada del 6 al 19 de agosto por la Guardia Civil. En ella se examinó la velocidad de 1.328.714 vehículos. La ubicación de los controles se repartió casi al 50% entre carreteras convencionales y autopistas y autovías.
Desde la DGT se recuerda que esta operación ha sido difundida por los medios de comunicación en forma de campaña publicitaria y de sensibilización. ¿Tendrá eso algo que ver con los resultados obtenidos? Quizá. O quizá sea que los controles de velocidad, tal y como están concebidos, resultan ya poco fiables.

Avisadores legales, detectores ilegales, un coche misteriosamente detenido en la cuneta, casi siempre de la misma marca y modelo, una hilera de conos de esos que sólo utilizan las Fuerzas de Seguridad del Estado, frenazos por parte de los conductores que nos preceden al pasar bajo un pórtico rodeado de arquetas… Los radares llaman la atención por sí solos. Frenazo y vuelta a correr. Pueden servir para disminuir la velocidad media del flujo de vehículos, sí, pero… ¿siguen sirviendo para afirmar que los conductores circulan siempre a la velocidad establecida? Basta con echar un vistazo a la carretera y concluir, y eso sin necesidad de ser foráneo.

Vía | DGT