La universidad de Leeds desarrolla robots para mejorar las infraestructuras viarias

Dron Leeds

Un proyecto de la Universidad de Leeds (Reino Unido), dotado de 6,4 millones de dólares), se centra en el desarrollo de drones y robots capaces de detectar y arreglar un problema en una infraestructura en cuanto aparece, evitando que sean necesarias obras de mayor envergadura. Es decir, un dron podría arreglar un bache en una calle sin que sea necesario la intervención de todo un equipo de obras con las molestias que eso supone para el tráfico.

Y es que para que podamos circular seguros, el mantenimiento de las infraestructuras, empezando por el asfalto de las calles y carreteras, es primordial. Una carretera o calle con asfalto en mal estado puede, en casos extremos, llegar a provocar accidentes. Y en otras ocasiones es un factor agravante, por ejemplo cuando no se consigue evacuar el agua de las lluvias y se forman enormes y profundos charcos.

De momento se trata de un proyecto que está en su fase inicial y cuyo objetivo es convertir la ciudad de Leeds en la primera ciudad del mundo “auto reparable”. La idea es evitar que para arreglar un bache se tenga que cortar la calle y desplazar un equipo de varias personas con maquinaria pesada.

Leeds

Los drones y otros robots se encargarían de vigilar las calles en búsqueda de fallos en fase inicial, como el alumbrado público defectuoso o un pequeño agujero en el asfalto que podría convertirse en bache a la larga, y arreglar el fallo en su fase inicial. Si no arreglas el pequeño trozo de asfalto que ha saltado, con el tiempo y el pase de los vehículos, especialmente de los más pesados, ese agujero se irá convirtiendo en un bache, peligroso para los motoristas, dañino para nuestros coches y un factor de riesgo añadido en caso de lluvia. Entonces sí que habría que recurrir a maquinaria pesada y cortar, o limitar, el tráfico para poder arreglarlo.

Y es que más allá de lo espectacular que un dron (o un equipo de drones) arregle baches incipientes es un proyecto que quiere “ser proactivo más que reactivo”, según explica el Dr. Raúl Fuentes, de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad de Leeds. “Es crucial que tengamos infraestructuras sostenibles y flexibles. Nuestras intervenciones estarán muy definidas y precisas para que sean invisibles para el ojo humano y antes de que se conviertan en un problema”.

Esta investigación del equipo de la Universidad de Leeds también explorará el impacto social, medioambiental, político y económico que un equipo de mantenimiento compuesto por robots pueda tener en la ciudad. Los primeros ensayos in situ deberían comenzar a lo largo de este año.

Fotos | Andrew Roberts  CC BY-SA 2.0 y Mtaylor848 –  CC BY-SA 3.0