Recortar costes, sí, pero no a costa de recorte de metros

Road 1

Hace un par de semanas, Jorge, un compañero de trabajo me advirtió sobre un asunto que llevaba varios días dándole vueltas en la cabeza. Desde hace algún tiempo, ha ido encontrándose que en las carreteras de nuevo trazado con doble carril para un mismo sentido que ayudan al adelantamiento de vehículos más lentos, estos no finalizan donde deberían sino que lo hacen antes de tiempo, aumentando el peligro y anulando el beneficio que presentaban unos pocos metros más atrás.

¿Lo ideal qué sería? Pues que el carril finalizase, en el caso de una carretera en pendiente ascendente, unos metros después de que se ha coronado la cuesta con el fin de que el vehículo lento pueda recobrar una velocidad normal porque si no, podemos encontrarnos con el caso de que este se reincorpore al carril a, por ejemplo, cuarenta kilómetros por hora mientras nosotros estamos ascendiendo a cien, y ya está liada. Pero tampoco lo podemos hacer inmediato ya que el la cumbre, no hay visibilidad hacia adelante y si por ejemplo el camión, no circula a velocidad normal, también es peligroso.

¿Por qué aparece ahora esta situación? Pues porque no estamos como antes, con dinero saliéndonos de los bolsillos, y no es lo mismo hacer una caja para una carretera de 10 metros de ancho que de 15, que llevados durante una longitud de cincuenta metros son un montón de metros cúbicos de tierra a remover. Y esto es pasta, mucha pasta.

Aprovecho también para hacer una reflexión que ya comenté hace tiempo, y no es otro que ¿por qué el carril que siempre finaliza de los dos es el derecho y no el izquierdo? Ya sabemos que lo de circular por la derecha con dos carriles para el mismo sentido es algo que no se lleva, y si eres uno de esos pocos que estamos en peligro de extinción y circulamos correctamente, a veces te encuentras con el problema de que no te dejan reincorporarte al carril. Eres el único que circula correctamente y encima te quitan la carretera.

Road 2

Sin embargo, si el carril que finaliza es el central, los “listos” se verán obligados a decelerar o frenar porque son a ellos a los que se les acaba el mundo a sus pies. Desde la ignorancia de la construcción de carreteras creo que el diseño es el mismo. Y ya sería la leche si la aparición del nuevo carril fuese también el de la izquierda. Así, los que todavía no saben cuál es el carril correcto por el que circular, automáticamente ya estarían situados donde debe ser, sin perjudicar al resto.

En Galicia, este tipo de carriles prolifera mucho y yo voy encantado cada vez que circulo por la zona, con unos puntos conflictivos que automáticamente dejan de serlo de la forma más sencilla: con una buena planificación y construcción adecuadas.

De camino a mi hogar tengo un carril doble que finaliza de la forma que yo considero la adecuada y estoy encantado porque cuando me encuentro uno de esos despistados “de izquierdas”, no tengo que plantearme la tesitura de decidir si hacerle señales luminosas para que se aparte a la derecha o cometer una infracción adelantándolo por la derecha. Simplemente me quedo a su lado, a su derecha, sin rebasarlo pero haciéndome ver. Arrieros somos y en el camino nos encontraremos pero él será el que quizás aprenda, de una forma muy sutil, que circular correctamente y a la derecha es la mejor solución.

Fotos | Blmurch, MSVG