¿Qué moto me compro? (IX)

KTM 690 Duke

Hoy vamos a atacar un tipo de moto que me encanta: supermotard. Este segmento cada vez reúne más adeptos debido al recrudecimiento de las sanciones de tráfico. Reconozcámoslo, los que andamos o anduvimos en moto no éramos precisamente santos. Sabemos que es prácticamente imposible cumplir absolutamente todas las leyes de tráfico. Como tales leyes que son, requieren una interpretación. Y si, yo también pequé en la carretera.

Pero dejémonos de filosofía y metámonos de lleno en el turrón. Lo bueno que tiene este tipo de motos es su alto grado de diversión, lo que unido a su relativa escasa potencia permiten que los puntos no nos desaparezcan a la misma velocidad que se suceden las curvas.

Aprilia Pegaso 650 Strada

Estos modelos sufrieron un proceso de especialización muy parecido al de las trail, pero partiendo de la base de las motos de enduro. Es mas, su estética prácticamente no varía nada respecto a ellas. Si los modelos de enduro vienen preparadas para pisar ocasionalmente el terreno asfaltado, las supermotard son justamente lo contrario: sirven para pisar ocasionalmente el terreno no asfaltado.

Para ello, equipan suspensiones más rígidas, pues tienen que soportar frenadas más fuertes y menos baches. También montan llantas de menor diámetro (normalmente de 17 pulgadas) calzadas con neumáticos de asfalto. Su equipo de freno delantero también está modificado, pues es necesario, más potencia.

Son modelos con configuraciones de motor normalmente de un solo cilindro (hasta 690cc más o menos) aunque alguna marca dispone de motos con estética supermotard de más cilindrada. Estos modelos en concreto los preferiría englobar dentro de las Streetfighters, pues quedan un poco grandes en esta categoría. La potencia oscila entre los 40 y los 65 caballos, que como veis, es más bien escasa. Aunque por otro lado, su peso también es muy contenido, en torno a los 160 kilos, por lo que las convierte en tremendamente ágiles.

KTM 690 Supermoto

Su territorio favorito son las carreteras de montaña. Cuantas más curvas y más cerradas mejor. Son muy, pero que muy divertidas de conducir y muy dóciles. Te permiten cometer muchos errores antes de ponerte verdaderamente en aprietos. Tanto por suspensiones, frenos y ruedas, aguantan carros y carretas.

Por ciudad también son muy útiles, pues su estrecho tamaño les permiten pasar fácilmente entre los coches. Eso si, su capacidad de carga es mas bien nula, por lo que tendrás que conformarte con lo que te coja en la mochila: el pan si, dos cajas de leche, mejor lleva el coche.

Son motos para utilizar de forma individual, y su radio de acción óptimo es de unos 200 o 250 kilómetros. A partir de ahí, se pueden empezar a resentir tus posaderas, pues el asiente suele ser bastante duro. Mecánicamente, si no te empeñas en mantener ritmos ilegales o muy cerca de la línea roja de forma constante, no tendrás mayores problemas. También y como comentaba antes, para llevar equipamiento o viajar las desaconsejo totalmente.

Su mantenimiento es muy sencillo. Diría que un poco más caro que un scooter en cuanto a gasto de gasolina, frenos y mantenimiento de motor. Eso si, como te guste hacerle perrerías por puertos de montaña, las ruedas te durarán un suspiro, pues suelen montar compuestos muy deportivos.

Esto se acaba, el resto de los modelos, las polivalentes (espero que sea de esta Oberón), en la próxima entrega.

Fotos | Arpem
En Circula Seguro | ¿Qué moto me compro? (I), (II), (III), (IV), (V), (VI), VII, VIII

  • Jajaja, me has dejado para lo último, que mala uva…

    Y hablando de las que nos ocupa en este post, últimamente son muy atractivas, pero se requiere ser un pelín alto para llevarlas, no? Yo mido 1.70 y la moto que finalmente me compré era una de las pocas en las que llego bien al suelo.

    Esperemos que en el siguiente post alguna foto caiga de una como la mía jeje. como pista te diré que es azul metalizada y tanto el chasis como el motor y el basculante son negros…

    Un saludo.

  • Ostras Oberón, perdón por no haberte respondido, pero se me olvidó.

    Con 1.70 has bastantes modelos de Supermotard que se llega al suelo, justo pero se llega. Mi compañero Noss, con 1.70 aproximadamente, llegaba bastante bien en una KTM Duke II, y Router, que lo habrás visto en fotos, es todavía más bajo y se las arreglaba con una KTM 690SM, eso si, con el asiento de opción más bajo.

    Al final, se puede arreglar tapizando el asiento con menos espuma.