¿Qué es un sistema de control de velocidad inteligente?

Coche-carretera

Hoy en día conocemos los sistemas de control de velocidad de crucero, los sistemas limitadores de velocidad y los sistemas de control de velocidad adaptativo. Los que casi se han generalizado son los sistemas de control de velocidad de crucero, cruise control, regulador de velocidad, o el nombre que prefiera ponerle cada fabricante de coches, que suelen incluir también la función de limitador de velocidad.

Muchos coches de todo tipo los traen ya de serie, incluso utilitarios, o si no es así, es una opción muy asequible. Estos sistemas permiten mantener constante una determinada velocidad que el conductor programa, normalmente con un mando en el volante o cerca del volante, sin que el conductor tenga que mantener el pie en el acelerador.

Control-velocidad

La función de limitador de velocidad no mantiene constante la velocidad, simplemente impide que se supere la velocidad que se ha programado, ni siquiera por despiste, por mucho que pise el acelerador el conductor (aunque suele desactivarse si se pisa a fondo, entendiendo que el conductor lo hace por alguna emergencia).

Los sistemas de control de velocidad adaptativo añaden además la función de mantener constante la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, frenando incluso el coche si es preciso.

Pues bien, hay un sistema que está muy poco presente aún y que tiene un gran potencial en los próximos años. De hecho es probable que hasta llegue a considerarse el hacerlo obligatorio, ya veremos. Se trata del sistema de control de velocidad inteligente.

La gran novedad de este sistema es que sabe con precisión la velocidad máxima que hay en cada tramo. Esto se puede hacer mediante una base de datos de límites de velocidad asociada a un mapa y la posición GPS del coche, o también se puede hacer mediante una cámara de reconocimiento de señales de tráfico que lea la señal de límite de velocidad máxima en cada momento. Incluso se pueden combinar los dos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En estos sistemas hay que distinguir dos funciones:

– La primera sería la de asistencia de velocidad inteligente, por la cual el sistema informa al conductor del límite de velocidad máxima en ese tramo, por ejemplo mostrándolo en el cuadro de instrumentos. Esto viene bien para que el conductor no supere el límite por un descuido o despiste, por ejemplo porque no se acuerda bien de la última señal que vió. En caso de superarla puede sonar una pequeña señal acústica para llamar la atención del conductor. Algunos sistemas de navegación GPS ya incluyen esta función.

– La otra sería la de control de velocidad de crucero inteligente, que no solo informa, sino que además actúa automáticamente para ajustar la velocidad programada que se va a mantener constante, según sea la velocidad de ese tramo, y sin que el conductor tenga que modificar nada. El sistema lo hace todo él solo. Esto se suele conocer también como adaptación inteligente de velocidad, o ISA, por sus siglas en inglés.

Este sistema está pensado sobre todo para que el conductor conduzca de manera más cómoda, sin agobiarse para no sobrepasar el límite de velocidad máxima y para evitar tener una multa por exceso de velocidad por un pequeño descuido.

En Circula Seguro | Seamos conscientes de la velocidad y sus riesgos

  • Luperio

    No se en otros paises pero aquí en España el tema de la señalización cojea un poco. Tengo un navegador actualizado y todavía no tiene tramos en los que la velocidad ha cambiado hace más de un año. Y el tema de las señales…. pues qué queréis que os diga. Tramos en plena autovía limitados a 100 km /h y de repente una incorporación en la que no se dice que la limitación es de 100, por lo que el que se incorpora lo hace creyendo que ese tramo es de 120 y el que viene detrás sabe que es a 100 porque unos metros atrás estaba la señal.
    La idea es muy buena, eso sí, aunque supongo que disminuiría el número de infracciones por exceso de velocidad (¿interesa?).
    Yo tengo el control de velocidad en el coche y es algo a lo que no renuncio porque ayuda a mantener la atención en la carretera y no en el cuentakilómetros.
    Este verano tuve la oportunidad de probar un coche que tenía el adaptativo y acabé encantado. Mantenía la distancia con el coche de delante en cada momento y si de repente alguien se colaba, te frenaba automáticamente.