Pues yo llevo 20 años conduciendo y…

Conductor experimentado

¿Y…? Tienes 20 años de experiencia, sí, ¿y qué? Como dice la canción, “20 años no son nada”. O son mucho, depende. Los hay que llevan 20 años conduciendo y aún no saben tomar el volante con las manos, que es una de las primeras cosas que uno debería aprender cuando se sienta en un coche. Y los hay que, por contra, con apenas un año de experiencia dominan los mandos casi a la perfección.

20 años dan para mucho, pero esto no es bueno ni malo intrísecamente, sino que depende. Dicho de otra manera, tendemos a evaluar la experiencia de manera cuantitativa, cuando lo verdaderamente sustancial es lo cualitativo. Por eso, 20 años, sí. ¿Y qué?

Los años de experiencia simplemente son un factor multiplicador: si son 20 años de gloria, de buenos usos y costumbres, ese bagaje puede ser, es, la leche; pero como sean 20 años de… mierda (con perdón), tendremos un cargamento de estiércol sólo válido para abonar campos, y depende de la plantación que tengamos que alimentar ni para eso servirán.

Si nos ponemos en un plano teórico, tenemos que las facultades necesarias para una conducción segura se estructuran en tres bloques que resultan ser como las tres patas de un taburete que si pierde una se queda cojo y se va al suelo, a saber:

Conocimientos, destrezas, actitudes

  • conocimientos,
  • destrezas,
  • actitudes.

 

Repasémoslas una por una y podremos evaluar si esos años realmente han sido provechosos para el conductor que esgrime su experiencia como prueba de calidad o si, por contra, el paso del tiempo no ha hecho más que entorpecer su aprendizaje de la conducción, ese que nunca termina.

Pregunta de examen

Los conocimientos son saber, y permiten que un conductor reconozca una señal, que sepa que debe circular por la derecha para no invadir el sentido contrario o que comprenda quién cede el paso a quién en una intersección, por poner algunos ejemplos básicos. En realidad es la parte más sencilla de todo y para la que solemos estar más preparados ya que no es más que un poquito de aprendizaje de aspectos teóricos, como quien se aprende la lista de los reyes godos, pero con menos esfuerzo.

Con todo, sabemos que en España los conductores suspenden en conocimientos (y eso que las pruebas se plantean en forma de test y con preguntas de regalo). ¿A alguien le sorprende? Pocos son los que aprenden qué significan realmente las normas y por qué, y aún menos son quienes retienen esos conocimientos con el paso del tiempo, entre otras cosas porque nadie les exige que así lo hagan.

20 años, por lo tanto, pueden ser incluso un problema en materia de conocimientos si en ese tiempo no se lleva a cabo un reciclaje adecuado, que con los años las cosas se olvidan, se reinterpretan y hasta se confunden, a la par que se acumulan modificaciones en la legislación vigente. Sí, el Código de la Circulación, de 1934, ya se derogó. Ahora (ya hace unos días) tenemos reglamentos.

Volante

Las destrezas permiten hacer lo necesario para una conducción segura. Desde asir el volante de forma que aun en caso de emergencia podamos actuar hasta mirar correctamente por los retrovisores pasando por accionar cualquiera de los pedales sólo cuando sea necesario y nunca por vicio. Esas son cosas que deberíamos aprender durante las clases prácticas de aprendizaje de la conducción para casarlas con la parte teórica. Y ojo, que he empleado un condicional con toda la intención del mundo.

Cuántas veces no habré pasado por un lugar en el que hay un conductor (experimentado, claro) que se incorpora a la circulación calcinando el forro del embrague del pobre vehículo. Cuántas veces no habré visto a un conductor experimentado revolviéndose en el asiento para mirar hacia atrás al aparcar, pasando por alto que si se torsiona de esa manera: 1) se está destrozando la espalda, y 2) como le cruce alguna viejecita por detrás del cogote la atropella sin siquiera darse cuenta. Y cuántas veces no me habré topado con un conductor experimentado que deja la mano lánguidamente sobre la palanca de marchas, perjudicando con su gesto la caja de cambios.

Por otra parte, ¿en qué se parecen los coches de hace 20 años con los que se venden ahora? Como un huevo a una castaña, oiga. ¿No es este otro motivo para el reciclaje formativo? ¿Qué pensaríamos si al consultar un problema con un informático resultara que se quedó en los tiempos del Commodore Amiga? ¿A él le exigiremos que esté al día y a un conductor no? ¿Por qué?

Actitudes

Y dentro de todo esto, la pata fundamental de nuestro taburete que cojea se llama “actitud”, comportamiento, cuestión axiológica si nos ponemos estupendos. La ética y los valores necesarios para la convivencia, esas expresiones que llevan años en desuso, constituyen en el mundo de la circulación de vehículos una pata fundamental para que todo llegue a puerto de forma segura.

Y, desde luego, ahí es donde falla estrepitosamente el conductor medio. Y tanto o más, cuanto más experimentado se siente. A ver con qué ideas le vas, a ver qué le vas a enseñar tú a estar alturas de la vida, con todo lo que ha visto ya. Esos planteamientos, a medio camino entre la desconfianza y el desdén, son la piedra filosofal del exceso de confianza que caracteriza al conductor mediocre. Y no es por nada, pero 20 años de mediocridad son muchos.

Ah, pero es que no me has dejado acabar. Llevo 20 años conduciendo y nunca he tenido un accidente ni me han puesto una sola multa.

¡Pues vaya una demostración de calidad! Parafraseando a Eduard Punset, que no haya sucedido no significa que no pueda suceder hoy, mañana o el mes que viene. Y nada, que tengas mucha suerte y un buen día, experimentado conductor, que yo prefiero pensar que sólo sé que no sé nada. Como Sócrates. Y perseverando.

Foto | Pacdog, Pedro Dias, Salim Fadhley
En Circula Seguro | Los conductores españoles no conocemos bien el Reglamento de Circulación, Entender cómo funciona la mente para mejorar la sensibilización vial

  • escargot

    Propongo que cada uno haga una fichilla en la que pueda ser reflexivo, autodiagnóstico, autocrítico y todo lo demás. Ahí va la mía:

    – Tipo de carnet: B.

    – Antigüedad de carnet: L/27/11/2000 (actualmente, unos 10 años y medio).

    – Uso del Carnet: desde que me saqué el carnet no he estado sin conducir ni dos semanas seguidas.

    – Tipo de recorridos: principalmente carreteras de 100, también alguna autovía y, si puedo escaparme, carreteras estrechas de montaña con montones de curvas. Cada vez callejeo menos, lo odio.

    – Conocimientos (La Luz): Creo que estoy familiarizada con la mayoría de las señales de tráfico y las que hay por las zonas por las que me muevo las conozco todas. Las prioridades en general las sé ver. Cuando voy andando o conduciendo me doy cuenta de un montón de detalles y analizo mi conducción y la de los demás (los comentarios que hago a veces desesperan a los que viajan conmigo, parece que tenga mil ojos).

    – Conocimientos (El Lado Oscuro): De vez en cuando me surgen dudas sobre los puntos del reglamento que no veo reflejados con frecuencia en la práctica y me traen de cabeza, especialmente, el orden de prioridad de los distintos tipos de señales (si la que está pintada en el suelo tiene prioridad sobre la que está en un poste y esas cosas) y las señales de los agentes.

    – Destrezas (La Luz): Tengo buenos hábitos como ponerme y quitarme el cinturón en parado, la tríada carretera – agujas – espejos, no sacar la mano por la ventanilla y me coloco correctamente en el asiento y respecto al volante. Desde que me paso por Circula Seguro voy aprendiendo cosas sobre conducción eficiente y aplicándolas, y gracias a eso he mejorado en cosas como las marchas.

    – Destrezas (El Lado Oscuro): No suelo acordarme de regular bien los espejos, sólo lo hago si sé que otra persona ha conducido el coche en el que me subo. Tengo manías bastante puñeteras como creerme que mi volante es un tam-tam, llevar la mano derecha muerta encima de la palanca de cambios y no tengo muy claro si en los semáforos es mejor estar con el punto muerto o con la primera puesta y el embrague pisado, que es lo que suelo hacer.

    – Actitudes (La Luz): Durante casi 10 años he estado cumpliendo a rajatabla el reglamento o por lo menos lo que recordaba de él. Aunque tengo que reconocer que eso me ha dado una falsa sensación de seguridad durante todo ese tiempo: pensaba que, si yo cumplía las normas, no me pasaría nada. Sabía que bastaba que otro no las cumpliera para acabar mal, pero no me había parado a pensar que hay circunstancias en las que hay que elegir entre salvar el pellejo y cumplir las normas. Y lo he experimentado. En cuanto a la planificación del viaje, siempre me planteo si vale la pena coger el coche y por qué ruta voy a ir, y voto por compartir coche (tengo alma ruedera). Hago mis cálculos de gasoil, me fijo en las luces del salpicadero, compruebo los faros y miro la presión de las ruedas.

    – Actitudes (El Lado Oscuro): Aunque no me pasa tanto como antes, a veces me da sueño y me mantengo cabezona en aguantar un poco más a pesar de haberme llevado algún susto y haber visto cosas que no existían. Me cuesta un poco mantener la distancia de seguridad (pero lo intento) y reconozco que, aunque si no lo veo claro no adelanto, soy un poco arriesgada para adelantar a veces. Cuando alguien me da un consejo lo moldeo un poco a lo que quiero que signifique. En cuanto al coche, soy un desastre para el tema del aceite, desgaste de ruedas y demás. Y las carreteras que elijo cuando puedo elegir no son las más beneficiosas para la amortiguación.

    • Adrian Garcia Gonzalez

      Es mucho mejor el punto muerto que primera con embrague.

      • Papapete

        Yo he leído en revistas de motor que no es asi,que es mejor tener embragada una marcha (por lo menos en cuanto a consumo)

    • Josep Camós

      Resuelvo duduás a domicilio, oiga.

      Jerarquía de las señales:

      1. Agentes.

      2. Circunstanciales y de balizamiento (paneles de mensaje variable, obras…)

      3. Semáforos

      4. Verticales

      5. Marcas viales.

      En un cruce de mi zona de examen durante un tiempo hubo un ceda vertical y una marca de stop. Más divertidas aquellas detenciones innecesarias, oye…

      Señales de los agentes: en principio, estas, pero no sufras, que el Reglamento prevé que puedan efectuar cualquier señal que pueda ser inteligible, así que si se te va la olla ya se harán entender, ya… 😀

      Sobre los espejos, ten en cuenta que simplemente al cambiar de posición en el asiento o al cerrar los espejos (en un parking estrecho, por ejemplo) se te puede cambiar la perspectiva. Ojo.

      Las manías puñeteras, como cualquier hábito, sólo desaparecen cuando adquieres un nuevo hábito. Si tú misma te fuerzas a tomar el volante con las dos manos en todo momento (hasta en los semáforos) pronto adquirirás ese nuevo hábito y ya no hará falta que estés pendiente de ello (podrás retirar las manos del volante en el semáforo y no pasará nada, ya que luego ellas mismas se pondrán en su sitio). Lo mismo, para la palanca de cambios.

      Sobre lo del embrague… va, me lo guardo para un post. Próximamente en sus pantallas. 🙂

  • escargot

    Gracias, eso me habían dicho pero luego oí que era mejor llevar una marcha engranada. Al acordarme de gente que me ha dicho “yo por esta calle ya vengo con el punto muerto puesto” imagino que el comentario que oí fue a mientras el coche rodara. Y en el semáforo no lo hace, claro.

  • Josep Camós

    Acepto el guante de escargot.

    Permiso B desde 1994 (17 años y pico).

    Uso del permiso: personal y profesional. Dejé de contar kilómetros cuando pasé del primer millón.

    Tipo de recorridos: combinado por todo tipo de vías y situaciones de tráfico. Últimamente, con el coche de prácticas, me va el mambo.

    Conocimientos (+): más me vale tenerlo todo muy claro.

    Conocimientos (-): sufro cuando paso por delante de un radar móvil porque si el que lo ha programado se ha equivocado, me tocará a mí demostrar que yo tenía razón.

    Destrezas (+): Justo antes de meterme a profe aprendí a manejar bien volante y palanca de cambios (sí, sí, es que a mí nadie me enseñó a hacerlo allá por 1993-1994), y es algo de lo que me siento especialmente orgulloso y que intento que los demás aprendan (aunque no siempre lo consigo). Además, intento ser hipersuave con los pedales, buscando hacer una pequeña obra de arte cada vez que me detengo, y cuando no lo soy me cabreo conmigo mismo.

    Destrezas (-): Le sigo teniendo mucho respeto a las condiciones de baja adherencia, quizá porque después de tantos y tantos kilómetros recorridos sigo pensando que no sé hacer lo suficiente.

    Actitudes (+): Intento ser un niño güeno y cuando hago algo fuera de la ley (típicamente rebasar límites de velocidad) es más por un despiste puntual que por otra cosa.

    Actitudes (-): Cada vez me cabrean más los energúmenos que se nos plantan alrededor del coche de prácticas, que muchas veces nos han puesto en situaciones de verdadero peligro (varias de ellas adrede) y que me han hecho ciscarme en los ancestros de toda la cadena de la educación vial española (si es que existe tal cosa).

    • s63aut

      Antes de decantarme por los automáticos creo que yo también era bastante hábil con el manejo del cambio y con la suavidad del pase de una marcha a otra, hacia arriba o hacia abajo; el hecho de que una discapacidad me obligara a llevar el freno en la mano y de que los automáticos me parecieran una buena idea hizo que me pasara a éstos, pero diría que los cambios manuales no se me dan mal, eso sí, los robotizados me parecen un término medio que no me convence, puestos a tener un automático, quiero uno de verdad, no uno robotizado de único embrague.

      La conducción en mojado tampoco me atrae, si voy despacio no me preocupa, pero no me gusta para nada ir rápido cuando llueve.

  • escargot

    He mirado el enlace de las señales de los agentes y las que hay más o menos las recordaba, pero de banderas ni una…

    Sobre la jerarquía hay algunas con lógica, pero me liaba con las verticales y las horizontales. Las que están claras…

    – Si fuera a ser otra cosa más importante que la señal del agente, no se tomarían la molestia de decirle que fuera a regular el tráfico.

    – Lo mismo con las de balizamiento y demás, si contaran más las permanentes sería una tontería que las pusieran.

    – Los semáforos igual… ellos cambian, las señales permanecen. Si fueran las señales más importantes no tendría sentido mantener y pagar semáforos.

    Luego he visto señales verticales que te obligan a ir en una dirección determinada y una en el suelo, con su soporte por detrás, diciéndote que vayas en la otra. Eso podría volver loco a cualquiera pero las vi en un sitio en el que hay un día a la semana en el que cortan una calle por mercadillo. Ahí la que manda es la señal apoyada en el suelo.

    • Josep Camós

      “Ahí la que manda es la señal apoyada en el suelo.”

      Claro, porque es circunstancial. 😉

  • s63aut

    Yo tengo el permiso B desde el 15 de junio de 1982, lo utilizo para mi vehículo particular, pues no creo que se pueda considerar “uso de trabajo” ir a trabajar con él, pero ya me entendéis.

    No sé si tengo alguna destreza especial, supongo que la conciencia de que lo que conduzco es potencialmente peligroso y el interés en usar lo antes posible todo lo que vea que mejora la seguridad, como los cinturones antes de ser obligatorios, las luces de cruce desde hace más de diez años, el chaleco reflectante o el triángulo de avería cuando nadie te decía que lo llevaras, etc.

    En cuanto a lo negativo, quizá no sea un genio en conducción rápida, no se me da bien ir a todo trapo, pero tampoco me gusta, soy un conductor tranquilo para lo bueno, pero supongo que también para lo malo.

  • escargot

    Esa conciencia que dices es algo que muchos no tienen.

    Me gusta lo que dices de anticiparse a las normas, dice mucho de ti. Lo que es triste es que mientras gente como tú hace cosas por la seguridad que no son obligatorias otra gente ni las obligatorias hace.

    ¿Hay alguna cosa más que no sea obligatoria y hagas? A las luces me apunté ya en el 2008, pero seguro que quedan más cosas en las que no caigo. 🙂

    • s63aut

      A día de hoy no se me ocurre nada similar a lo que contaba de mis anticipaciones, bueno, las luces diurnas siguen sin ser obligatorias y mi coche no las equipa de serie, pero sí que me permite dejar siempre el conmutador fijo y se conectan con el coche sin tener que darlas cada vez que lo arranco.

      A lo mejor se podría contabilizar en esa anticipación el hecho de que ya en mi penúltimo coche no acepté oferta alguna que no equipara ABS y al menos 4 airbags y, en el último, que este mes cumple 6 años, no quise aceptar uno sin ESP o que no tuviera airbags de cortina, aparte de que busqué en ambos casos modelos que estuvieran a la última en seguridad pasiva (y bien situados en seguridad activa).

      Como actitud, procuro ser todo lo cortés y amable que la conducción me permita, intento facilitarle a todo el mundo las incorporaciones desde otras vías, desde otros carriles o desde los aparcamientos (salvo que deba frenar y sea peor el remedio que la enfermedad).

      En la parte negativa me da cierto yuyu adelantar cuando debo meterme en el sentido contrario, si hay espacio no, pero no soy el rey de los adelantamientos fulgurantes.

      Tal como dices tú, Escargot, si a alguien se le ocurren medidas de anticipación a la legislación, que las comente.

  • escargot

    A las cosas que dices… bueno, lo que comentas de las marchas me recuerdan que en estos tres años he perdido la habilidad que tenía con la marcha atrás de los coches con palanca 3-3. Por más que eche la palanca hacia atrás me cuesta horrores que engrane. Y eso que cuando me compré el coche y mi hermana me explicó lo de levantar la pieza (es de marchas 4-2) creí que iba a ser a lo que más me iba a costar acostumbrarme del coche.

    La verdad es que no me imagino conduciendo un coche automático mientras pueda llevarlo manual, creo que tardaría horrores en acostumbrarme. Lamento que tu cambio al coche automático haya tenido que ser por obligación. 🙁

    ¿Con las luces qué pasó al final? Hace tiempo oí que iban a ponerlas obligatorias para el 2011 y ya veis, ha llegado el año y nadie dice nada.

    Voy a hacer memoria y ejercicio mental, a ver si yo también me he anticipado a las normas… aparte de la de las luces, como tú. El chaleco y los triángulos creo que los pusieron obligatorios antes de que me sacara el carnet.

    – La del alcohol, claramente. Mientras sigue habiendo un límite que no sé si lo suben o lo bajan, el mío es 0.0 para todos los ámbitos de la vida.

    Y ya está.

  • escargot

    Bueno, he visto que en ese tema ya no se puede comentar… pero creo que por fin he averiguado por qué me parecía a mí que cada vez más gente se estaba animando a poner las luces. 😛

    Cuando se habla de las luces siempre se alude al gasto… mi padre no quiere ni oír hablar de ponerlas obligatorias porque las suyas se funden mucho y tienen que desmontarle el parachoques para cambiarlas. Cada vez que las tiene que cambiar me dice que el mío es una maravilla para cambiárselas.

    Empecé a llevarlas siempre cuando lo cogí con unos 9000 km, creo. Ahora tiene 62.000… pues en 53.000 he cambiado una vez la de cruce derecha, la de cruce izquierda y una de las de la matrícula. No sé si es potra o qué, pero desde luego el precio que estoy pagando por seguridad extra me parece de risa. Ojalá este coche me dure un montón de años. ^-^

    • Josep Camós

      Si se le funden mucho, no descartes un problema en el regulador de tensión del alternador…

  • busgosu

    Una vez me contaron un dicho sobre calidad docente del profesorado, que creo que es plenamente vigente en este tema:

    No es lo mismo 20 años de experiencia, que un año de experiencia 20 veces

    Un saludo!!

    • Josep Camós

      Exactamente. De hecho, esa frase (que también me la dijeron a mí :-P) está en la base de este post. 😉

  • ctwp

    “Ah, pero es que no me has dejado acabar. Llevo 20 años conduciendo y nunca he tenido un accidente ni me han puesto una sola multa.”

    Si esto es verdad, ya es algo.
    Si fuera muy malo, o conductor peligroso las compañías de seguro se lo pondrían francamente difícil(20 años de castañas,multas,siniestros y lesionar a terceros, nadie lo asegura).
    El conductor malo o peligroso no conserva un carnet 20 años(salvo que no conduzca)
    Si es verdad, que 20 años de carnet, no aseguran ser un conductor sin vicios.
    El no tener accidentes es cuestión de suerte en cuanto a los factores ajenos al propio conductor,pero en 20 años no haber provocado ninguno es otro tanto a favor.
    El conductor, con dos años de conducir y pase por ser casi perfecto, en tan poco tiempo, pues felicitarle,pero le quedan 18 años para cumplir los 20 años al volante.
    Conducir un vehículo antiguo, afectará a las prestaciones y seguridad que ofrezca, no a la calidad y conocimientos del conductor.

    • ctwp

      El que lleve un Seat 600, se le obliga a pasar la ITV,y tener en regla toda la documentación de SU vehículo y aparte el carnet de conducir en vigor.Pero no se le puede exigir, que conozca las prestaciones de un moderno Mercedes clase CLS (por decir algo).Tampoco lo necesita y si no tiene curiosidad, pues nada.
      Respecto a la nueva reglamentación vial, que se publica, a ningún conductor (ni de 20 años ni de 1 de experiencia al volante)se le exige examinarse de la misma, ni tan sólo leérsela.Y por ahí van todos, tan tranquilos.Hay conductores, que su carnet les costó: ¡1000 pesetas y se lo sacaron en una tarde¡(y subsisten)y otros que parece que se saquen una carrera(en tiempo y dinero)y quizás lo hagan peor que los primeros.¿Que falla?
      No todos los que llevan 20 años, alardean de “experiencia”:Esto depende de lo fanfarrón de lo que es cada cual.¿O no habrá el conductor con seis meses de carnet,mirando a los que hacen prácticas por encima del hombro?