Presiones inadecuadas en moto, casos prácticos

Presiones de neumático

De la importancia de mantener una presión adecuada en los neumáticos y revisarlas frecuentemente ya hemos hablado en más de una ocasión en estas mismas páginas. Y si en un coche es importante, imaginaros en una moto en la que la superficie de contacto es menos de la mitad que la del coche por tener la mitad de rueda y que la superficie de estas que toca el asfalto es todavía menor.

Pero en esta ocasión no os vamos a repetir eso de que hay que ser cuidadoso, revisarlas con un manómetro fiable en frío y tener especial atención en una parte tan importante. Hoy os voy a contar casos prácticos que me han ocurrido a mi o a alguno de mis conocidos para que veáis cuáles pueden ser los efectos. Y por suerte, ninguno de ellos derivo en accidente ni nada grave.

Caso 1: merma en la dinámica

El primer caso que vamos a ver me ocurrió a mi. Me cedieron una moto de pruebas en las que debido a un fallo en el manómetro (no estaba correctamente calibrado) la presión en los neumáticos era incorrecta, llegando casi a tener un kilo menos en cada rueda. En ciudad y a la segunda curva, noté un movimiento extraño en la parte trasera y una relativa pereza en los cambios de dirección.

Pero al ser una moto nueva a la que no había tenido tiempo a acostumbrarme, no le di mayor importancia. Con el paso de los kilómetros, la conducción era más y más difícil a medida que aumentaba el ritmo. En aceleraciones y frenadas la moto serpenteaba, costaba mantener la trazada, tenía imprecisiones en la dirección.

Al llegar a casa y comprobar las presiones, vi que no podían ser las adecuadas. Una vez corregidas, volví a salir con la moto y esta era una completamente diferente. Quizás otro conductor con menos experiencia podría haber tenido algún susto grande.

Caso 2: menor distancia al suelo

Presiones de neumático

El segundo caso fue similar pero en vez de con una moto, con un scooter. Tras subirme a ella, era relativamente fácil pegar con el caballete al suelo. La presión incorrecta en las ruedas hacía que la distancia libre al suelo fuese menor con lo que además de la posible pérdida de adherencia, podría tener un accidente al pegar alguna parte de la moto en el suelo.

Una vez corregida la presión por la adecuada, ya era más complicado llegar a pegar con alguna de las piezas inferiores en el suelo

Caso 3: una avería que no es tal

En el tercer caso y debido a no haber corregido las presiones tras usar una moto en el circuito (allí la presión se pone más baja porque el neumático se calienta más y la presión interna sería mayor si dejásemos la recomendada), un compañero empezó a notar problemas con la rueda trasera. Yo mismo pude comprobar que parecía que el rodamiento estaba en las últimas.

Sin embargo al desmontar la rueda se comprobó que el rodamiento estaba bien y que el problema era del neumático. Su presión incorrecta creaba movimientos laterales similares a cuando un rodamiento no está en perfectas condiciones.

Caso 4: autodestrucción

El cuarto y último caso fue en la moto anterior. Antes de darse cuenta del fallo de presiones, hizo un recorrido de 200 kilómetros con pasajero por carretera nacional y autopista. La presión inferior hizo que el neumático aumentase mucho su temperatura lo que provocó que literalmente se destrozase en su parte central.

Una presión más baja de la recomendada hizo que la goma se deshiciese al contacto con el asfalto, aumentando el desgaste. Además en estas condiciones, la goma se vuelve grasienta y su agarre es mínimo, con el consiguiente peligro en una curva.

Recordad, mirar siempre las presiones antes de salir de casa si la usáis ocasionalmente. Y si la usáis todos los días, como mucho cada 15 días. Vuestra seguridad y bolsillo saldrán beneficiados.

Fotos | Raelene Gutierrez, Tamas