Preparándonos para ir a la playa con seguridad

Vehículo en playa

Playita. Que gusto cuando el calor aprieta acercarse hasta un lugar costero y darse un zambullón en el mar. O en la piscina, tampoco vamos a ser quisquillosos con el lugar donde decidimos poner en remojo nuestro cuerpo. Pero ahora os quiero hacer una pregunta, enfocada a ir a la playa con seguridad: ¿Cómo vais vestidos? Tanto a la ida como a la vuelta, no vale engañar.

¿Creéis que lo hacéis de forma correcta? ¿En todos los ámbitos? Es decir, postura al volante, objetos en los asientos, calzado, ropa, etc. ¿Sí? ¿Seguro? Vamos a comprobarlo con los siguientes consejos y luego, al final, me comentáis si sois unos conductores seguros también en verano.

Uso de ropa y calzado adecuado

Sandalias al volante

Es normal que cuando vayamos a la playa nos relajemos. Y con ello nuestra vestimenta no sea la común, la que normalmente usamos en el día a día. Bermudas, camisetas sin mangas. Lo que viene siendo un guiri’s style en toda regla.

Pero al igual que las casas se empiezan por los cimientos, la conducción segura arranca por los pies. Las chanclas no son el calzado más recomendable para conducir con seguridad. Aunque dejan transpirar que no veas, carecen de sujeción y su suela es demasiado maleable, lo que puede hacer que en un momento dado pisemos incorrectamente uno de los pedales.

Hace ya algún tiempo en estas mismas páginas os dimos varios consejos sobre el calzado que era adecuado y cual no en función de sus características. Os recomiendo echar un ojo para refrescar la memoria.

La mejor solución es llevar unos playeros en el coche, por ejemplo. Cuando lleguemos a la playa, nos los cambiamos por las chanclas y a la vuelta nos volvemos a poner los playeros para regresar a casa. No perderemos ni cinco minutos y podemos evitar tener un buen susto.

Justo antes de nuestro regreso, seguramente estaremos recalentados por el sol y lo que menos nos apetecerá es poner una camiseta. Sin embargo es un error conducir a pecho descubierto. En caso de una leve colisión, podemos sufrir quemaduras por el roce con el cinturón o incluso cortes por proyección de pequeños objetos. Una camiseta nos puede proteger más de lo que parece a simple vista.

Otra mala costumbre es cubrir los asientos con toallas, camisetas o similares. De igual forma que no debemos colocar un cojín, una toalla puede convertirse en el desencadenante de sufrir el llamado efecto submarino en una colisión. Es decir, colarnos por debajo del cinturón de seguridad porque la toalla facilita que nuestro cuerpo resbale sobre el asiento.

Los ingenieros pasan muchas horas diseñando un asiento. Sujeción, dimensiones, regulaciones y lo que es más importante, materiales. No sólo para que dure muchos años sin sufrir desgaste sino para que tenga las suficientes propiedades adherentes y que en una colisión nuestro cuerpo siga pegado al asiento junto con el cinturón. Hay mucho trabajo en esos objetos aparentemente sencillos.

Tampoco debemos colocar una toalla porque empeora la transpiración sobre los asientos. Y el calor es uno de los peores acompañantes que podemos llevar en un vehículo, tal y como nos explicó Jaume ya que nos adormece y disminuye nuestros reflejos. Una camiseta no nos va a dar más calor si lo combinamos con unas ventanillas bajadas o con un climatizador correctamente regulado.

La postura en el coche y los objetos

Pies en salpicadero

Si conducimos, nuestra postura al volante está más limitada. Pero si viajamos de pasajero, tenemos más libertad. Pero más libertad no significa que podamos hacer lo que queramos. Debemos mantener una postura acorde en el asiento ya que los sistemas pasivos del vehículo están diseñados para funcionar si permanecemos correctamente sentados.

Lo peor que podemos hacer y que practican con frecuencia las féminas es llevar los pies en el salpicadero. En caso de colisión y posterior despliegue del airbag, más vale que tengamos una flexibilidad digna del Circo del Sol porque seguramente nuestras piernas y nuestro cuerpo quedarán pegadas.

Digamos que en la siguiente escena de la película Death Proof se recogen perfectamente tres casos: ir sin cinturón, vehículo sin airbag y viajar en una postura incorrecta:

Pero no sólo hay que pensar en la postura. También en lo que llevamos dentro del habitáculo y de qué forma. Un paraguas ahora no lo llevaremos pero sí la sombrilla, nevera, botellas, el cubo y la pala del niño, etc. Situaciones peligrosas de las que también hemos hablado.

Así si podemos ir a la playa con seguridad.

Fotos | Jeff Attaway, Jill Encarnacion, brandi