¿Por qué se prohíbe el uso del móvil en las gasolineras?

Gasolinera
Todo el mundo sabe que los móviles están prohibidos en los repostajes de combustible, en las gasolineras y estaciones de servicio de todo el mundo (civilizado, al menos). La idea popular es que usar el smartphone mientras repostamos puede provocar una explosión de combustible en la gasolinera, y las películas de Hollywood nos informan de que una explosión de gasolinera es algo que pocos resisten, salvo Robocop y algún otro.

Sin embargo, la razón no es que se pueda provocar una chispa por el simple hecho de estar hablando por el móvil, o respondiendo whatsapps. Eso no es nada probable, es más, todo lo contrario. Es sumamente improbable que se den las condiciones idóneas para una deflagración (que no es lo mismo que una explosión), que serían: tener combustible, tener oxígeno, y tener una fuente de calor. Las dos primeras se dan, pero con el smartphone, la tercera no se dará nunca.

El móvil y, por extensión el smartphone, distraen. Distraen al volante y distraen en cualquier situación. Cuando atendemos al smartphone no estamos atendiendo a nada más, y eso provoca situaciones ciertamente inesperadas, o incómodas, aparte de que podemos ser negligentes. El smartphone ha de quedarse quietecito en el coche mientras repostamos, porque es mucho mejor para nosotros, que solo tenemos que repostar, y debe ser nuestra única tarea.

Es interesante ver este artículo de Naukas que explica con razones de peso qué puede pasar para que se de una deflagración en un repostaje. Especialmente interesa ver el vídeo que ellos destacan, con la chica repostando que de repente se encuentra con fuego en la manguera. La explicación es la presencia de electricidad estática, de la que todos hemos visto y experimentado los “chispazos” cuando se dan las condiciones adecuadas. Lo reproducimos aquí.

Como vemos, la chica hace todo lo que se necesita hacer para acumular electricidad estática en su cuerpo, y no hace nada de lo que se supone que nos descarga, como por ejemplo tocar alguna parte metálica del coche antes de tocar la manguera o empezar a repostar. Así, cuando por fin salta la chispa, lo hace en el peor momento posible, y salta la llama. Eso sí, también vemos que la cosa no pasa a mayores, al menos en lo que se ve de vídeo.

En el caso de los smartphone, no deberíamos preocuparnos porque las baterías tienen una potencia muy pequeña y no son capaces de generar la energía ni el calor necesario como para que ardan los vapores del combustible. Esto es algo ya muchas veces comprobado, e incluso basta con saber las potencias específicas de los smartphone de última generación para entender que no es posible.

Y, como apuntan en Naukas, los “Cazadores de mitos” se dejaron la piel para “explotar”, y no fueron capaces. Eso no es una prueba de que jamás vaya a suceder algo así, pero es una prueba lo suficientemente convincente como para preocuparnos más por la electricidad estática, que porque el móvil sea capaz de prender una llama. Pero eso sí, no uses el móvil en la gasolinera, porque puedes tener algún despiste desagradable.

Lo único seguro es que el uso del móvil en las gasolineras está prohibido según el Reglamento General de Circulación.

Foto | Marcin Wichary

  • Juan Barberá

    Buena explicación sobre el proceso de un incendio por la electricidad estática, la verdad es que el video esta muy bien (lo utilizo bastante en mis clases) para explicar que en cualquier lugar con los tres elementos (ya explicados en el artículo) se puede producir un incendio.
    En cuanto al uso de los teléfonos móviles no tenía claro si podían llegar a producir la chispa suficiente para hacer prender los vapores, pero lo has dejado bastante claro, aunque por si las moscas seguiremos sin utilizarlo, entre otras cosas porque como bien dices esta prohibido.
    Gracias por el artículo me ha aclarado una duda que nunca tenía tiempo de buscar.

  • coffee

    Muy buena explicación de cual es el peligro real del uso del teléfono móvil, pero sigo sin entender el sentido de la prohibición de tener el teléfono móvil encendido:

    “Los propietarios de aparatos distribuidores de combustibles o empleados
    de estos últimos no podrán facilitar los combustibles para su carga si
    no está parado el motor y apagadas las luces de los vehículos, los
    sistemas eléctricos como la radio y los dispositivos emisores de
    radiación electromagnética como los teléfonos móviles.”

    ¿Debe estar apagado el móvil del conductor? ¿Y el del copiloto? ¿Y los de los pasajeros? ¿Sólo si están repostando o también si están entrando a la tienda de la gasolinera? ¿Debe estar apagado el teléfono móvil de los pasajeros que están dentro del coche mientras el conductor está fuera del coche repostando con el teléfono móvil apagado?

    Si el peligro real y obvio es que se trata de una distracción en un ambiente potencialmente peligroso, la prohibición está mal hecha: deberían prohibir el “uso del teléfono móvil por aquellas personas que conducen cualquier tipo de vehículo por una gasolinera o transitan a través de ella como peatones” dejando de lado que esté encendido, en reposo o lo esté usando un pasajero de un vehículo.

    • estebano

      En mi humilde opinión, se hace esa prohibición para tranquilizar a quien va a dudar siempre, por muchas pruebas y explicaciones que se den. Es decir, a quienes, por ignorancia (lo digo sin querer faltar al respeto) seguirán pensando que el smartphone es un mechero camuflado. Al menos, estas personas no podrán decir que el RGC no los protege. Es lo que yo creo, vamos.

    • La razón de la prohibición de los teléfonos móviles no tiene nada que ver con el peligro de la electricidad estática, ni las ondas, ni nada parecido. El riesgo de los teléfonos móviles está en su posible extracción de la batería, lo cual podría producir un arco eléctrico que, en condiciones muy específicas, podrían crear la ignición de vapores de combustible. Es decir, el riesgo está en que se nos caiga el móvil al suelo y al salirse la batería se produzca un arco eléctrico.