¿Por qué el coche del futuro será más seguro?

coche futuro seguro

Prevenir los accidentes de trafico y, en su caso, reducir la gravedad de las lesiones de sus víctimas es el objetivo prioritario desde los conductores hasta las instituciones. Una sociedad sana y segura comienza en las carreteras y, para ello, resulta imprescindible la investigación de nuevos y fiables sistemas de seguridad.

Estas tecnologías avanzadas salvan vidas, y su evolución y desarrollo han ido incrementándose progresivamente hasta llegar a incorporar estos sistemas de serie en los vehículos modernos. Pero, ¿qué pasa con los modelos de mayor antigüedad? Y… ¿Hacia dónde se encaminará la seguridad en el coche del futuro?

Cuatro siglas para definir el cerebro del automóvil

ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) son las siglas que establecen el conjunto de sistemas de seguridad activa más modernos que existen en la actualidad. Según la Dirección General de Tráfico, si los sistemas de asistencia a la conducción ADAS fueran incorporados en todos los vehículos, se podría reducir el riesgo de siniestro en un 57% del total de los registrados en España: hasta 51.000 accidentes se evitarían o sus consecuencias se verían mitigadas de forma significativa.

Entre algunas de sus herramientas más destacables, el ADAS incluye sistemas de detección de ángulo muerto o el sistema de detección de fatiga, el frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, la alerta de cambio involuntario y de mantenimiento activo en el carril, la alerta de tráfico trasero cruzado o el reconocimiento de señales de tráfico.

coche futuro seguro

Quizá uno de los sistemas más novedosos y que más promoción está recibiendo desde la dirección de Tráfico es el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), que previene al conductor cuando excede los límites de velocidad, y que, con mucha probabilidad, puede acabar siendo obligatorio en todos los vehículos del mañana.

ADAS tiene ojos que todo lo ven para alertar de todo lo que pueda suceder en el entorno que rodea el coche. Gracias a numerosos sensores y cámaras, se recoge toda la información del exterior para poder aconsejar al conductor y que actúe con seguridad en consecuencia con los peligros y obstáculos que este pueda encontrar a su paso. La combinación de toda la información recogida gracias a la fusión de los sensores se produce en este ‘cerebro’ del coche, desde el cual se emiten las señales oportunas.

La primera piedra para una conducción autónoma segura

¿Hacia dónde nos lleva el sistema ADAS? Sin duda, que su implantación a nivel global puede orientar el futuro del coche autónomo, un vehículo que, por el momento, plantea una serie de dudas en torno a su seguridad vial. Los aspectos éticos y normativos pueden ser solventados dentro de no demasiado tiempo si se continua trabajando en la línea en la que lo hace ADAS.

coche futuro seguro

Por el momento, encontramos dos grupos en los que podemos dividir este sistema: por un lado, aquellos que pertenecen a los elementos originarios del coche (avisador de cinturones, sensor de presión de los neumáticos o aviso del uso de luces en la conducción diurna); y por otro lado, encontramos los elementos ‘aftermarket’, que corresponden a aquellos que son posibles de instalar posteriormente, cuando no han sido introducidos en la fabricación. Este último punto resulta interesante no sólo de cara al vehículo del futuro, sino también para los del pasado.

De los principales sistemas aftermarket podemos destacar estos tres, principalmente:

  1. El Sistema de Mantenimiento de Carril o Sistema LKAS (Lane Keeping Assist) que integra una cámara para detectar si se está desviando de carril en el momento de la conducción de forma inconsciente. Esta prestación es fundamental para garantizar la seguridad del conductor.
  2. El Control de Crucero Adaptativo o ACC (Adaptative Cruise Control), para mantener una distancia de seguridad ajustada con los vehículos que conducen delante de nosotros, gracias a un radar de onda milimétrica que analiza y visualiza automáticamente la separación idónea y correcta para no sufrir ningún tipo de colisión.
  3. El Sistema de Mitigación de Impactos o CMBS (Collision Mitigation Brake System) es una tecnología que controla automáticamente la velocidad del coche, avisando al conductor cuando está aproximándose al vehículo que tiene frente de él para reducir el impacto.

Otras tecnologías incluidas en los sistemas ADAS

coche futuro seguro

Antes de comenzar a enumerarlas conviene entender a través de qué medios obtiene la información del entorno que rodea al vehículo y, por lo tanto, para qué se aplica:

  • Radar: utiliza ondas electromagnéticas para la detección de distancias y velocidades de objetos. Sus aplicaciones actuales podemos verlas, por ejemplo, en el control de crucero adaptativo o el avisador o asistente de cambio de carril.
  • Lídar: del inglés ‘light detection and ranging’, consiste en un haz pulsado con una única longitud de onda. El haz es estrecho y concentrado, utilizando el principio de reflexión para determinar distancias. Llega a un alcance de 200 metros con una buena precisión de milímetros. Las principales aplicaciones las encontramos en la detección de líneas y objetos del asfalto.
  • Infrarroja: puede realizarse mediante LED infrarrojo o diodo de láser infrarrojo como emisor. Las principales aplicaciones son sistemas de visión nocturna (hasta 150 m) y sistemas de control lateral (hasta 300 m).
  • Cámara de vídeo: ya sea en mono o en estéreo, esta tecnología se usa principalmente para la detección de peatones y las líneas de delimitación en el asfalto.

Su impacto en la seguridad vial, clave

coche futuro seguro

Con todos estos elementos, nuestro coche puede ver, percibir y reconocer vehículos, peatones y otros usuarios que nos preceden, señales de tráfico, probabilidades de colisión frontal, movimientos involuntarios en el carril y medir distancias de seguridad adecuadas. Con el radar y la cámara infrarroja se aumentan las probabilidades de detectar objetos metálicos, como por ejemplo, bicicletas, poniendo solución a un problema de seguridad que desgraciadamente es habitual en los ciclistas que salen cada día a la carretera.

 

Si nos acercamos a los datos predictivos, el sistema ADAS reduce en porcentajes considerables la siniestralidad vial. El aviso de colisión frontal es importante para activar una frenada de emergencia, reduciendo el riesgo de impacto a la mitad.

Por su parte, el asistente inteligente de velocidad puede llegar a reducir en un 20% la mortalidad y la gravedad de las lesiones según Fundación MAPFRE y CESVIMAP, si el conductor adapta de esta forma su velocidad a las condiciones de la vía. Por último, esta misma organización hace hincapié en el desarrollo de la cámara de marcha atrás para poder prevenir hasta en un 8% los atropellos de personas mayores durante esta maniobra.

En Circula Seguro | Estas son las últimas y más rompedoras propuestas en seguridad vial que trae el coche autónomo

En Circula Seguro | Estos son los cinco sistemas de asistencia a la conducción con los que tienes un coche casi autónomo

Imágenes | Citroën Kia Euro NCAP; Infografía de Fundación MAPFRE