Peligro: bandoleros del asfalto

Uno de los peligros que a menudo se olvida Peligro, bandolerono viene dado ni por la velocidad ni por el estado de la vía y llega sin avisar al conductor, que se convierte en víctima cuando los ladrones se ceban con sus pertenencias aprovechando el caos generado por un atasco de tráfico.

El modus operandi de estos modernos bandoleros del asfalto es variado. Comprende desde el despiste de la víctima hasta el ensañamiento para hacerse con un botín constituido generalmente por bolsos o carteras.

Los menos violentos colocan un papel en el cristal trasero para provocar que el conductor abandone su puesto de mando a fin de despejar la luneta. Al dejar la puerta abierta, los ladrones se hacen con lo que pueden, llegando a llevarse el coche.

Luego están los que pinchan ruedas para luego avisar al conductor, ofrecer ayuda y aprovechar un descuido para proceder al hurto. Finalmente están los que aprovechan las largas caravanas para golpear de forma precisa la ventanilla y tras romper el cristal estirar el bolso u otras posesiones de los ocupantes del vehículo. En todos los casos una moto bien enseñada les facilitará la huida mientras sus víctimas se quedan retenidas en medio del atasco.

Medidas para tener en cuenta

Visto así, parece difícil evitar este tipo de hurtos. Sin embargo, hay algunas precauciones que se pueden tomar:

  • Incrementar el nivel de atención.
  • Ventanas y puertas, cerradas en todo momento.
  • Colocar los objetos fuera de la vista, usando si es preciso el maletero o el suelo del coche.
  • Al salir del coche, aunque sea por un instante, sacar la llave del contacto y llevarla encima.

Vía | Terra Motor