Peatón, minimiza tus riesgos

Peaton

Ya sea en las paradas del autobús, o cuando los peatones circulan despistados porque van cargados de aparatos electrónicos, este debe hacer un ejercicio de autorreflexión e intentar mantener su instinto de autoprotección alerta.

Varias veces me he encontrado en una misma situación: en las proximidades de supermercados, en el centro de las ciudades, individuos cargados de bolsas aparecen de la nada provocándome más de un susto. Y es que las prisas no son buenas consejeras…

Todos llevamos una vida estresada, todo el día corriendo de acá para allá, y siempre tenemos que andar sacando tiempo de debajo de las piedras para ir, por ejemplo, de compras. Y es lógico, que intentemos tardar lo menos posible. Así, me encuentro bastante a menudo, con peatones atestados de bolsas que literalmente se lanzan a la calzada entre los coches, cruzando perpendicularmente a la vía en el mejor de los casos. Aunque dispongan de un paso de peatones a menos de quince metros, no lo usan, sino que directamente desde la puerta del supermercado se lanzan a la aventura.

Como es imposible vallar todas las aceras e impedir que el peatón cruce indebidamente, como conductores, debemos tener mucha precaución en estas zonas. Si circulamos habitualmente por una calle que tiene uno de estos supermercados, ralenticemos un poco la marcha y evitaremos que algún comprador aparecido de la nada nos peque un buen susto.

Y aprovechando el tema, también debemos hacer hincapié en aquellas personas que deciden introducirse entre los coches aparcados para cruzar. Antes de hacerlo, debemos cerciorarnos que uno de los vehículos no está realizando una maniobra de aparcamiento, pues corremos serios riesgos de ser golpeado o atropellados. La maniobra de aparcamiento requiere tener bajo control un montón de parámetros, y un peatón puede perfectamente pasar desapercibido para el conductor. Mejor elegir otro sitio o bien esperarse unos minutos. Nuestra seguridad nos lo agradecerá.

Foto | Daquella manera