Nuevos fármacos antidepresivos: ¿son más seguros para conducir?

Medicamentos: peligro al volante

La causa psiquiátrica ocupa el tercer lugar entre las causas de siniestro vial cuando el conductor sufre una enfermedad, según un estudio australiano mencionado en la revista Trafico de la DGT. Se trata de un factor de riesgo inherente al conductor que en los últimos años no ha hecho sino crecer.

Desde que a finales de los años 80 irrumpiera en el mercado de los antidepresivos el Prozac® (o Fluoxetina), la que se conoce como píldora de la felicidad ha visto crecer su consumo dentro de las sustancias pertenecientes a una nueva clase llamada inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Con la crisis económica que azota nuestro país, en los dos últimos años se ha incrementado el consumo de antidepresivos en un 10% y sigue extendiéndose su uso.

A la Fluoxetina le han seguido la Paroxetina (Seroxat®), Escitalopram (Esertia®), Sertralina (Besitran®), Mirtazapina (Rexer®), Venlafaxina (Vandral®) o Duloxetina (Cymbalta®) entre otros. Su éxito se debe no sólo a su poder antidepresivo sino también a su capacidad de tratar desórdenes como la fobia social, el estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizado, la crisis de pánico recurrente o incluso el trastorno obsesivo-compulsivo, patologías que se dan con frecuencia asociadas a la depresión.

Estos nuevos antidepresivos son más selectivos a la hora de atacar los receptores cerebrales, por lo que disminuyen los efectos adversos que presentaban sus predecesores, como los antidepresivos tricíclicos. Sin embargo, cuando pensamos que estos pacientes consumidores, y en especial en esta época de recesión, pueden cruzarse cada día con nosotros en la circulación, la pregunta surge de inmediato. ¿Son también más seguros esta nueva clase de antidepresivos cuando estamos al volante?

Medicamentos al volante

Antidepresivos y falsa sensación de seguridad

En realidad, una mejor compatibilidad con otros fármacos o menos efectos adversos no implica que un medicamento sea más compatible con la conducción. Pensemos sólo en la enfermedad que los indica. Tras estos ISRS existe una patología que por sí misma puede incapacitar al conducir. Y además, al mejorar el estado de salud psiquiátrico puede darnos la falsa sensación que no peligran nuestras capacidades al volante, pues cierto efecto residual del fármaco afecta a las capacidades psicofísicas, sobre todo al inicio del tratamiento, dependiendo de cada individuo.

Este tipo de fármacos pueden dar ansiedad paradójica, sedación, agitación, cefalea e incluso aumentar el riesgo de suicidio, especialmente en pacientes jóvenes. Pero es que la discontinuación del tratamiento sin un control adecuado puede dar como rebote mareos, fatiga y ansiedad. Y nótese que la expresión utilizada en uno y otro caso es “puede dar”.

De hecho un reciente estudio que revisa la evidencia sobre los ISRS y su seguridad al conducir no arroja datos claros sino que pone de relieve que se precisan nuevos estudios que respondan a preguntas sobre cómo, cuándo y a qué segmento de edad y de qué modo afectan a la conducción en tráfico “real” estos fármacos teóricamente más seguros.

¿Qué significa lo de tráfico “real”? Muy sencillo. Las pruebas a que se suelen someter los individuos que forman parte de estos estudios son simples simulaciones de manejo de vehículos, ya que eso permite calibrar las alteraciones psicomotrices. Pero, ¿y cuando el individuo sea realmente un conductor sumido en un entorno de tráfico? ¿Bastará con saber accionar los mandos del coche?

Existe también controversia entre el buen o mal uso que pueda hacer el paciente, omitiendo dosis y provocando efectos rebote perjudiciales, o sobredosificando, y por tanto entrando en un túnel oscuro de efectos todavía no probados. Esto debe ser contestado en futuros estudios experimentales o epidemiológicos.

Fármacos

Además no todos los fármacos, como grupo, tienen el mismo perfil de seguridad. De hecho, un mismo ISRS puede estar categorizado de formas diferentes en dos de los sistemas más conocidos de clasificación de fármacos respecto a la conducción: el francés desarrollado dentro del proyecto DRUID (Driving under the Influence of Drugs, Alcohol and Medicines) y el del Working Group de ICADTS (International Council on Alcohol, Drugs for Traffic Safety).

Por otra parte, es difícil hacer estudios debido a los sesgos que se encuentran en conductores que usan otros fármacos que afectan las capacidades psicomotoras o cognitivas, como es el caso de los sedantes, o bien son mezclados de forma imprudente con otras drogas como el alcohol. De hecho, al recordar aquel vídeo sobre el conductor de la N-II, uno puede imaginarse que aquellos desplazamientos laterales fueran producto de combinar los efectos adversos en los primeros días de una toma de psicoativos en un paciente desinformado y quizá una pequeña tasa de alcohol, absolutamente legal. Oficialmente, se dijo que el conductor “se encontraba mal”. ¿Se trataba sólo de eso?

Precisamente porque el peligro de mezclar sustancias de forma totalmente involuntaria es muy cierto, corresponde a los médicos informar a sus pacientes sobre los riesgos potenciales, aunque menores, que siguen teniendo estos nuevos antidepresivos sobre la capacidad de conducir, centrando la atención en el seguimiento en los primeros días de uso, vigilando la aparición de estos efectos (sobre todo en dosis altas)y si fuera necesario desaconsejar conducir hasta acostumbrarse a la medicación o finalizar el tratamiento.

Y a los conductores se les debería exigir la responsabilidad de abstenerse de circular, con o sin consejo médico, si ven que alguna de sus capacidades resulta mermada por los fármacos. El resto es exponerse a un riesgo de consecuencias imprevisibles para ellos mismos y para el resto de los usuarios de la vía.

Idea original | Dr. Josep Serra
Foto | Erich Ferdinand, e-Magine Art, David K.
En Circula Seguro | Cómo convertirse de testigo en protagonista en unos segundos

  • pepserra

    Apostillo que muchos de los estudios que se han hecho proceden de ensayos epidemiologicos: es decir, proceden de la observacion de lo que ha ocurrido en accidentes(conductores siniestrados que tomaban o no ISRS)y de sus atestados, con otros farmacos implicados o drogas…
    Los otros son ensayos mas bien de laboratorio(in vitro) por razones obvias.
    Por eso resulta tan dificil extrapolar datos a lo que afectan estos ISRS en concreto o aisladamente…y por el hecho de sus efectos en un entorno vial con trafico real y que exige multiples demandas “reales”…
    No es lo mismo un simulador que coger a tu chaval, llevarlo delante con su SRI y ver como respondes en una gran glorieta con una dosis X al inicio del tratamiento…habiendo tomado x dosis de cafeina o habiendo bebido un volumen de enol desaconsejado. (vamos in vivo).

    Habra que esperar mas ensayos pues
    De momento como en cualquier farmaco: CAUTELA y triangulo de advertencia

  • escargot

    Una pregunta que siempre me he hecho: ¿esos medicamentos sirven para algo? Porque si alguien está agobiado por sus problemas y se mete un chute de fármacos igual se siente mejor, pero los problemas siguen allí. ¿No sería mejor que los psiquiatras les enseñaran a solucionar su vida en vez de darles esas porquerías?

  • s63aut

    Yo soy consumidor de Paroxetina desde hace unos 15 años debido a que padezco ansiedad generalizada crónica, lo dije en la renovación del permiso y hace tiempo que me lo dan para un año o dos como máximo, pese a que en las pruebas de habilidad tengo resultados perfectos (claro, si lo hago cada año, al final le cojo una práctica que no veas).

    Entiendo que al iniciar el tratamiento no debería conducirse, pero yo me he estabilizado, ahora, si bajo la dosis empeoro, pero si la mantengo no tengo síntoma alguno de ansiedad, el médico me dice que es algo crónico y que me mentalice en que tengo que tomarlo siempre, pero es una lata ser siempre objeto de sospecha.

    Soy consciente de que hay interacciones y jamás pruebo una gota de alcohol si voy a conducir (poquísimo alcohol si no conduzco, sólo algo muy, muy ocasional), también lo tengo en cuenta si tomo algún medicamento adicional.

    A Escargot le diría que sí, a mí me ha servido de mucho, pero debes usar el fármaco correcto (la fluoxetina no me sirvió de nada para mi ansiedad generalizada) y debe pasar un periodo variable en el cual quizá no notes efectos, pero al cabo de 15-30 días te notas francamente mejor y luego debes ajustar la dosis que realmente necesitas. Eso sí, ten en cuenta que las medicinas no arreglan la vida, mejor no tener estrés ni motivos que lo produzcan, los fármacos alivian las consecuencias que el estrés genera en tu cuerpo, pero no cambian la realidad. Si Pep tiene alguna matización a lo que le digo a Escargot, le agradecería que la hiciera, yo simplemente estoy dando mi opinión como paciente.

    • escargot

      Precisamente quería saber tu punto de vista porque sabía que tenías medicación. Lo lógico sería que se usaran cuando otras medidas han fallado, aunque me imagino que muchas de esas pastillas se deben estar recetando con una alegría que no veas… igual que para otras cosas.

      No tengo ni idea de qué es lo que ha hecho que las necesites (no es una pregunta, no quiero meterme en la vida de la gente), pero al menos espero que esa situación negativa ya se haya solucionado. 🙂

      • s63aut

        Creo que saldría más barato pagarnos unas cuantas sesiones de psicólogo que pagarnos de por vida un tratamiento farmacéutico, al menos para mucha gente (no sé si para mí), pero la industria tiene mucho poder y no se hace lo mejor, sino lo que interesa a los poderosos.

        Te relato un poco cómo fue mi situación, todo de forma genérica, por no extenderme: siempre he tenido un carácter tirando a pesimista, hacia mediados de los 90 tenía situaciones de mucho estrés tanto en casa como en la oficina, cosa que me generó problemas de estómago y digestivos que ya están bastante solucionados (intervención incluida); tuve un tratamiento y un proceso de curación tanto de los problemas de estómago como del altísimo nivel de ansiedad que llegué a alcanzar, ahora estoy bien de la parte física y la parte psicológica se me ha estabilizado, no me considero curado de mi ansiedad generalizada, pero sí que soy un enfermo crónico perfectamente controlado.

        A veces tengo bastante estrés en la oficina, estoy informando al público en la Seguridad Social y, por ejemplo, este mes de agosto es terrible, tenemos mucho personal de vacaciones y un alud enorme de gente que viene a informarse por los últimos recortes, pero pese a que acabe con la lengua fuera, no me genera ni los ataques de ansiedad que tenía hace tiempo ni tampoco dolores de estómago ni nada parecido, acabo agotado, pero en casa me puedo relajar y volver al día siguiente a la carga, eso sí, si un día hay problemas en casa, puedo acabar con fiebre o dolor de cabeza, si esos problemas persisten un tiempo y, por coincidencias, se juntan con estrés laboral, acostumbro a pedir hora al médico, pero no me pasa muy a menudo.

        Una pastilla no me quita el estrés, pero no me caigo redondo al suelo, para eso sirven.

        En fin, no quiero enrollarme mucho, pero si tienes problemas como los que digo (ataques de ansiedad, somatización del estrés, etc.), visita a tu médico y explícaselo, posiblemente no te medique desde el principio, o quizá te dé un relajante suave por un periodo concreto; si el estrés no tiene efectos secundarios, intenta quemarlo con ejercicio, relajación o algo parecido. NO TE AUTOMEDIQUES, aunque si tomas tila, manzanilla o cosas parecidas, no creo que te haga daño.

        Estamos en un mundo demasiado inhumano. 🙁

        • pepserra

          Coincido con lo de inhumano…(sorry era paroxetina ,NO Citalopram s63AUT)
          Los medicos asistimos pasivos a la deshumanizacion o deconstruccion del individuo y al afianzamiento del señor capital, que pide del individuo, a pesar de sus limitaciones, su pronta recuperacion no para si bienestar sino para el bienestar del señor dinero(empresa).
          Cuando se han hecho estudios sobre algunos psicofarmacos, muchos gobiernos han financiado éstos porque es rentable para que el individuo funcione en la cadena de productividad, pero hipocritamente nos han vendido la moto de que los hacen para el bienestar individual.
          Al margen del post, creo que asistimos desde hace tiempo a la muerte del individuo como tal…:(

          • escargot

            Y ahora que se ve más que nunca que vamos en la dirección equivocada a ver qué pasa…

          • nomar55

            Creo que el individuo ya hace bastante tiempo que está muerto.

          • s63aut

            Es la lógica de esta sociedad monetarista, te curan para que seas productivo, para que seas rentable; incluso a veces se habla de que debe solucionarse el estrés de los soldados para que puedan volver a combatir lo antes posible, eso es elevar al máximo la deshumanización.

            Todos estamos metidos en ello, no pretendo echarle la culpa a los médicos ni nada parecido, es la sociedad, todo el sistema está deshumanizado, basta ver que se habla de “salvar al euro”, pero ¿y las personas que lo utilizamos?, eso no importa lo más mínimo.

          • nomar55

            Se supone que la coartada consiste en “salvar al euro”, sacrificando a los individuos en pro del futuro de nuestros descendientes. Al menos, esto es lo que nos quieren hacer creer, pero los que ahora estamos vivos ya no lo estaremos cuando el euro ya esté salvado.

        • escargot

          Siento que hayas tenido que pasar por todo eso, operación incluída.

          Tu consejo sobre la automedicación vale para todo. La gente en cuanto tiene un resfriado se dopa a lo bestia, me parece alucinante. Y diles que no lo hagan, que se te lanzan al cuello.

          En cuanto al trabajo, tú haces lo que puedes hacer y no deberían pedirte imposibles. Mierda de mundo en el que nada es razonable…

    • pepserra

      Si.

      Os escucho…alto y claro
      Imaginaba que la polemica se desataria bajo el lema “la pildora de la felicidad”.
      de hecho los ISRS llevan denostados ya hace tiempo, desde que salieron.

      Sin motivo, pero se puede justificar por la mala propaganta o desinformacion que se ha dado de éstos.
      Como bien dices s63aut…deberan pasar muchos años hasta que podamos solventar los conflictos mentales de una forma mas selectiva y no tan tosca como ahora.
      Es verdad que >NO basta con los ISRS…la psicoterapia sigue siendo una aliada util.
      Incluso dentro de la la familia cuyo padre es Fluoxetina—->se han ido derivando cada vez moleculas con menos efectos adversos como tu citalopram o la duloxetina mas nueva

      Fijaos que pequeño es el mundo.
      Actualmente no es infrecuente ver a un paciente con trastorno por estres postraumatico(TPEPT)(tratado en circula seguro ya hace tiempo)que tras ser victima de un accidente lo desarrolla y encima ahora debe tomar Sertralina(ISRS) junto con psicoterpia, para volver a reconducir su vida y SU CONDUCCION…paradojico eh?

      El mensaje seria: No son la panacea, ni mucho menos, pero una llave que permite reconectar con la actividad diaria necesaria para seguir con la vida. Lo importante es tnerles cierto respeto y evitar falsa sensacion de seguridad hasta encontrar la dosis justa y el ISRS correcto y hacerte “amigo “de él…dios que mal suena…!!