No ignores el hielo del parabrisas

Parabrisas helado

Parece de cajón que si no vemos por el parabrisas no hay que conducir, pero lo hacemos. De hecho, *es un 52% de los conductores el que sabe que eso está mal, pero conduce igualmente*. El fabricante de neumáticos Continental ha sacado un estudio encuestando a 4.000 conductores, una muestra estadística fiable.

Normalmente cuando nos encontramos el parabrisas helado por la mañana, hay prisa, si hay prisa, ya tenemos el “combo”. No se quitará el hielo totalmente, si acaso parcialmente, lo justito para no golpear contra un elefante. Eso supone una masa tremenda de conductores que va “dando palos de ciego” en invierno.

Después de la recomendación genérica de no ir con prisas por la vida, *está la de intentar evitar el hielo*. Puede bastar con utilizar un cartón grande y ponerlo entre el parabrisas y las escobillas de los limpiaparabrisas, o utilizar métodos preventivos como lonas o meter el coche en el garaje si hay pereza.

Hielo

¿Que ya _habemus helada_? Pues hay que quitar el hielo. *El viejo método de usar agua caliente es peligroso*, porque si la temperatura excede por muy poco un umbral pequeño, podemos reventar la luna (ya que también se congela) y su resistencia estructural es diferente. El desempañador facilitará la tarea, pero no hace milagros.

Después de todo, el calefactor calienta la luna por dentro, pero no por fuera. Algunos turismos cuentan con lunas calefactadas, como modelos Ford, un extra bastante interesante si vivimos en zonas propensas a heladas. *El rascador de hielo es una buena idea*, mejor desde luego que una tarjeta de crédito o similares.

Además, el estudio revela que los hombres son más imprudentes que las mujeres a la hora de conducir con hielo en el parabrisas, ellas se toman más tiempo para quitarlo. Ahí va un dato interesante: *las distancia de frenado con hielo se multiplican por seis*, ¡razón de más para ver y ser visto!

Nieve en coches

Si hemos quitado el hielo, enhorabuena, pero hay que asegurarse otros puntos no menos importantes. Los faros delanteros y traseros deben ser perfectamente visibles, y si están cubiertos por nieve, además de quitar la que ya tienen, hay que pensar en la que puede caer durante el recorrido adherida más arriba.

Por otra parte hay que vigilar el hielo en los espejos retrovisores, hay modelos que los tienen calefactados y al encender la luneta térmica trasera se descongelan, o mediante un pulsador específico. Otro extra a considerar en la compra de un coche. *Las lunas en general deberían ir despejadas para tener la mejor visión posible*.

Ten en cuenta que no todos los conductores van espabilados por las mañanas, ni encienden las luces de cruce (aún siendo obligatorio) de modo que pueden pasar TOTALMENTE desapercibidos a través de una luna helada. Es como un cristal semiopaco de ducha. *Además, los faros encendidos derriten antes el hielo o la nieve*.

No dejes nada de esto al azar, porque si no ves ni eres visto entonces tu apuesta al accidente pasa a ser doble, triple y con terminaciones.

En Circula seguro | “Ver y ser vistos, sobre todo cuando nieva”:http://www.circulaseguro.com/2009/01/26-ver-y-ser-vistos-sobre-todo-cuando-nieva, “Consejos para conducir en invierno”:http://www.circulaseguro.com/2007/12/23-consejos-para-conducir-en-invierno