Nace FORẼVE para promover el vehículo eléctrico

Logotipo de FORẼVE

“El vehículo eléctrico es una oportunidad industrial, tecnológica, y energética y medioambiental para España.” Con estas palabras comienza el manifiesto redactado por los impulsores del Foro Español del Vehículo Eléctrico (FORẼVE), un proyecto que pretende fomentar el desarrollo del vehículo eléctrico en nuestro país desde un punto de vista absolutamente realista.

Con los pies en el suelo, FORẼVE está en condiciones de aportar toda la información y toda la experiencia necesaria, ya que el proyecto lo constituyen destacadas firmas y entidades del sector de la automoción y de la energía. Promovido por FITSA con el apoyo del IDAE, colaboran en él Acciona, Bosch, Circutor, Endesa, Exide Technologies, FAE, Mondragón Automoción, Iberdrola, Lear, Nagares, Ormazábal, Prointec, PSA Peugeot Citroën, REE, Renault, Seat Volkswagen y Unión Fenosa / Gas Natural. La lectura del Manifiesto consensuado por el Foro ofrece varios puntos interesantes sobre lo que supondrá la expansión del coche eléctrico en nuestro país.

Miembros constituyentes del FORẼVE, tras la firma del Manifiesto el 18 de septiembre

FORẼVE considera el vehículo eléctrico como aquel que recarga sus baterías en la red eléctrica, y sus responsables explican que la red eléctrica actual está preparada para satisfacer la demanda de casi 4 millones de vehículos cargando sus baterías en horas valle, especialmente de noche, sin necesidad de instalar nueva potencia de generación. Como factor añadido, la recarga de baterías en horario nocturno mejoraría el rendimiento global del sistema eléctrico, aumentaría la penetración de la generación de electricidad con fuentes renovables, y aumentaría la competitividad del vehículo eléctrico frente al vehículo dotado de motor térmico.

La diferencia del impacto medioambiental entre vehículos térmicos y eléctricos es abismal. Un coche eléctrico no contamina acústicamente, y en el terreno de las emisiones FORẼVE explica que un vehículo eléctrico que se cargue en la red de electricidad evitaría hoy por hoy la emisión anual de más de una tonelada de CO2.

De todas formas, los impulsores de este foro advierten abiertamente que este tipo de vehículo es una tecnología que debe desarrollarse mucho todavía para cubrir las necesidades de movilidad de la población, por lo que pensar hoy por hoy en el coche eléctrico como una opción competitiva y generalizada frente al coche movido por hidrocarburos “distorsiona la realidad y daña la propia imagen del vehículo eléctrico por crear falsas expectativas y fomentar políticas erróneas para su promoción”.

Cuestión de suerte... o de buena suerte

Y en ese camino que queda por recorrer está la oportunidad para nuestro país. Esa falta de inversión en I+D+i de la que adolecemos manifiestamente, ese desarrollo de una energía autóctona que nos evitaría la dependencia del mercado energético exterior, esa necesidad real de velar sinceramente por el medioambiente son exigencias a las que podemos (¿o debemos?) prestar nuestro apoyo. La creación de un empleo de calidad, la revalorización energética del país y el interés medioambiental, no para hacer política de salón sino para garantizar realmente la vida en el Planeta, son las directrices marcadas por FORẼVE que apuntan hacia un buen motor de futuro para España. Movido a pilas, sí, pero un motor al fin y al cabo. Y es que no podemos pasar por alto el juego de palabras del nombre de esta iniciativa: “forever”, en inglés, significa “para siempre”.

El toque de atención a la Administración es obligado. Son muchos factores que están en juego y que atañen a toda la población. Estamos hablando de desarrollo económico y social y además comprometido con el medioambiente. La Administración será informada por FORẼVE de todos los avances que se realicen en el sector, pero con sus actos tendrá que demostrar que está realmente alineada con la necesidad de promover la movilidad eléctrica. Un primer paso es su apoyo incondicional al proyecto a través del IDAE, pero esto no es un expositor de golpes de efecto, sino que es una carrera de fondo, “para siempre”. Está visto que también la Administración va a tener que ponerse las pilas… si no quiere que todos perdamos esta oportunidad de desarrollo.

Vía | Fundación FITSA