Movidos por un niño que arroja una piedra a un coche desde lo alto de un puente

Autovía

La ley dice que los niños son niños hasta los 18 años, pero mucho tiempo antes de que ese niño alcanzara el estatus de adulto, lanzó una piedra enorme desde lo alto de un puente sobre un coche que circulaba por la carretera. Mató a uno de los ocupantes, un hombre de 59 años que viajaba con su hija. Sucedió en Murcia y la víctima fue un ciudadano francés residente en Madrid que pasaba por allí.

El caso es uno más en una cadena que cíclicamente vuelve a los medios, y que tiene que ver tanto con la educación vial como con la educación, a secas. La última vez fue con ocasión de una niña de 14 años que lanzaba naranjas contra los coches en Castellón. Entonces las consecuencias fueron un susto enorme y daños materiales. Algo parecido ocurrió el año pasado con las piedras arrojadas por los niños desde algunos puentes de Murcia y Almería. Sustos, sólo sustos. Ahora el susto se ha transformado en muerte. No es la primera vez que sucede, y el problema sigue igual de vivo.

Cuenta Juan Antonio Carreras (Carris) que tiempo ha la barrera en la que se consideraba si un menor era o no responsable de quitar la vida a otra persona estaba en los 12 años. Por debajo de esa edad no era responsable, de 12 a 16 se le aplicaba la ley de menores y a partir de los 16 se le trataba como a un adulto. Ahora se ha elevado el listón y la Ley de Responsabilidad Penal de Menores afecta a los mayores de 14 años. De la muerte responderán civilmente los padres del niño de 13 años.

¿La solución está en llevar al niño a lo que toda la vida se había denominado “reformatorio”? No. La solución ya no existe para ese ciudadano francés residente en España que ha fallecido ni para sus familiares. Tampoco existe para el niño que ha ocasionado la muerte a otra persona. Ese niño está condenado de por vida, porque al pasar el límite entre la gamberrada y el asesinato ha llegado a un punto que tiene muy difícil marcha atrás. ¿Cómo olvidar que has matado a alguien?

No existe solución para este problema, pero sí que puede existir solución para que otros problemas similares no sucedan jamás. Para que no haya más sustos, simples sustos, que puedan degenerar en algo mucho más grave que un simple susto. Y el primer paso consiste en quitarnos la venda de los ojos y entender que en la carretera un simple susto es un siniestro en potencia.

Autos de choque

¿Niños? ¿Adultos? No y no: adolescentes

El siguiente paso se llama educación, aunque esto conviene matizarlo de forma adecuada para evitar escenarios que podrían repercutir en problemas más graves todavía. De un lado, la ley establece unos peldaños extraños que no se reproducen en el resto del entorno del niño. Incluso consideran niño a quien ya no lo es, aunque tampoco es adulto. Es un adolescente, y merece una atención diferenciada de los niños y de los adultos.

Por las mismas, el adolescente merece una codificación del mensaje que garantice la verdadera comunicación. Si todos sabemos que la adolescencia es una etapa natural de rebeldía en la que el niño lucha contra todo lo que se le ha impuesto porque está buscando su propia identidad en el mundo, ¿realmente es el momento apropiado para que un profesor similar a los que tuvo durante toda su infancia le venga a contar la diferencia entre el bien y el mal?

Es una pregunta de difícil resolución, y quizá por eso valga la pena retroceder un poco más en el tiempo, cuando el adolescente no era un adolescente sino un niño, un niño de verdad y no lo que la ley entiende por niño. Vayamos, pues, a los tiempos en que el niño es niño, es decir antes de que se le despierten ciertas hormonas y su amor por la contradicción que – una vez más – es natural.

En ese momento de la vida se puede trabajar a fondo la convivencia, el respeto por los demás y la educación vial a fondo. No simplemente en una jornada al año en la que demostrar lo bien que se les da recorrer un circuito, sino una educación vial formal, como una asignatura más, y quizá de las más importantes, porque es de las pocas en las que un suspenso de mayores les puede ocasionar la muerte propia o ajena.

Ah, pero es que las horas lectivas están saturadas ya entre idiomas, ciencias y otras materias troncales que son importantísimas para la formación del niño. Es cierto. Pero tan cierto como que hay más agentes socializadores que la escuela. Antiguamente se decía que eran la familia, la escuela, la religión, los medios de comunicación y los grupos de iguales. Se trata de ver cuáles siguen disponibles a día de hoy, cuáles han cedido espacio a los demás, y actuar en consecuencia.

Al fin y al cabo, compartimos una misma sociedad. ¿O no?

En Circula Seguro | ¿Educación vial o educación a secas?, ¿Vale todo en televisión? Parece que conducir con los ojos tapados por Madrid tuvo gracia
En Motorpasión | ¿Adónde vas? Naranjas te llevas

  • 51976

    Siempre me ha parecido curioso este tipo de noticias, y siempre acabo pensando lo mismo, a mi de crio ni siquiera se me ocurria hacer estas cosas, y al resto que conocia yo tampoco.

    • menos_16

      Pues a mi de pequeño se me ocurrió un día coger un arma de fuego, y dispararla; y no, no era un sicópata ni un niño incorregible, simplemente quería saber si era como en la tele, pero si hubiera estado jugando con otro niño podría haber pasado cualquier cosa.

      Simplemente no creo que haya una forma (socialmente aceptable) de que este tipo de accidentes puedan evitarse; la educación no va a resolver esto, no le puedes explicar a un niño que las consecuencias de algo que no entiende.
      A veces funcionará y te obedecerá por credulidad infantil… y otras veces lo único que conseguirás será despertar su curiosidad y querrá conocerlo por si mismo y cuando tu no estés delante.

      El único remedio que existe es el que existe desde siempre, pero claro ya no es políticamente correcto… Pero cuando volvió mi padre a casa ese día os garantizo que se me quitaron las ganas de aprender por mucho tiempo. Probablemente ese día mi padre evito que mi próxima hazaña fuera conducir como hacia MA Barracus.

      Podéis seguir debatiendo lo que queráis sobre educación y formación víal en escuelas desde muy temprano, y todos los años, con exámenes y premios si así lo preferís (es la coriente actual y es muy cómodo subirse en ella) y seguramente evitarás que un niño cruce mal un semáforo y provoque un accidente… pero no mucho más, este tipo acciones/accidentes no son evitables desde la formación educacional, porque la capacidad de comprensión y atención de un niño es muy limitada.

  • escargot

    La edad no es excusa. Hay que estar mal de la cabeza para hacer eso. O ser un psicópata, que es peor.

    • Alfa QV

      Exactamente, ni más ni menos.

  • Elisa

    También pasó hace poco una cosa de este estilo en la Ronda de Dalt. Y a ver, reconozcámolos, hacer el gamberro, en este país, siempre ha tenido una cierta ‘aceptación’ social, es como ser ‘muy macho’. Si a esto le sumas la inconsciencia adolescente con la desaparición de unas reglas que antes las familias marcaban muy claramente, al igual que la desaparición del concepto de responsabilidad… pues tenemos servido el cóctel.

  • Alfa QV

    Puede que la niña que tiró la naranja no tuviera idea de que el problema no es el naranjazo (que de por sí es algo que produce curiosidad a esa edad), sino que asustó a alguien que está realizando una actividad de riesgo como es conducir. Sin embargo una piedra se sabe que puede provocar daños importantes, así que el que lanza piedras no lo hace por curiosidad.

    Lo de la naranja fue un accidente por una imprudencia motivada por la ignorancia, pero tirar una piedra conlleva que antes de hacerlo ya se sabe lo que pasará y la gravedad de esa consecuencia a mi modo de ver, junto con la intención de provocar un daño, hace que eso sea un delito grave.

    La situación es bien distinta y creo que la que en este post se comenta, merece un castigo bien duro porque este niño ha dejado de serlo con su acto.

  • aragoncf

    Es un tema interesante, conflictivo y poco estudiado. Como bien comentáis, la educación, la formación es básica. Por si os sirve de algo, nosotros realizamos en abril el primer “Curso de sensibilización vial para menores involucrados en delitos contra la seguridad vial”, un proyecto de responsabilidad social ideado en colaboración con la policía Local de Huesca. No encontramos precedentes en ningún sitio en España. Os dejamos info de nuestra experiencia en nuestro blog y, si alguien está interesado, estamos a su disposición http://bit.ly/MB30vE

    • escargot

      ¿Ese curso era para chavales que ya habían tenido problemas o para el público de esa edad en general?

      • aragoncf

        En este caso, se trataba de un curso dirigido exclusivamente a chicos y chicas menores de 18 años involucrados en delitos contra la seguridad vial. Dentro de las medidas correctoras no se conocía ningún programa que cubriera las necesidades de este grupo. Y tuvo resultados muy positivos, con gran implicación y respuesta activa por parte de los menores.

        • escargot

          Preguntaba porque he estado en alguna charla de Aesleme y vi que a los chavales el mensaje les llegaba más de lo que pensaba que les iba a llegar. Creo que estas cosas tienen bastante efecto, lo que no sé es si se prolonga en el tiempo o no.

          • aragoncf

            Mejor es algo que nada. No sabemos si el efecto se prolongará en el tiempo, porque depende de muchas circunstancias que les rodean, como comentamos en nuestro blog. Pero al menos hay que intentarlo, concienciarles para que se den cuenta de los efectos que puede tener su conducta y de una forma que permanezca en su memoria para el futuro. Saludos!

          • escargot

            Confío en que hayan aprendido desde pequeños cosas que nosotros hemos aprendido más tarde como la importancia del cinturón.

  • 51919

    he de reconocer que cuando era pequeño tire una piedrecilla por una rendija a la carretera pensaba que lo maximo que pasaría era un ruido en el techo del coche depende como sea la piedra cuanto mas alto y grande mas dura es la caída aunque si debería haber una asignatura en el colegio/instituto de educación vial/automovilística tengo un amigo que si tio tiene un DB9 en Ibiza se fue a la Autobahn (Alemania) para ver cuanto alcanza (340Km/h) y dijo su tio que conducen mejor que aquí

  • pepserra

    ¿dice algo la LSV o el RGC sobre las acciones que se ejerzan desde fuera de la via que puedan poner en peligro a los usuarios de esta?
    Me refiero no solo a las piedras sino aquellos que haces fogatas cerca de una via y dificultan la visibilidad, o los que dejan objetos “olvidados” en ella… etc ?
    merci

    • Josep Camós

      Por ejemplo, el Reglamento General de Circulación recoge esto:

      Artículo 4.2. Se prohíbe arrojar, depositar o abandonar sobre la vía objetos o materias que puedan entorpecer la libre circulación, parada o estacionamiento, hacerlos peligrosos o deteriorar aquélla o sus instalaciones, o producir en ella o en sus inmediaciones efectos que modifiquen las condiciones apropiadas para circular, parar o estacionar.

      Artículo 5.1.Quienes hubieran creado sobre la vía algún obstáculo o peligro deberán hacerlo desaparecer lo antes posible, y adoptarán entre tanto las medidas necesarias para que pueda ser advertido por los demás usuarios y para que no se dificulte la circulación

  • enforex

    asu que mal, donde estaban sus padres!