Mira por el espejo retrovisor cuando vayas a girar

Cyclists-on-Queen

En la conducción, además de respetar las normas de circulación, hay una “norma” fundamental que es quizás la más útil que podríamos recomendar a todo el mundo, y que más sustos y accidentes podría evitar: aplicar el sentido común. Pero claro, la realidad es que por un motivo u otro, no siempre todo el mundo parece aplicarlo… y así nos va.

Aunque los organismos de tráfico suelen poner mucho énfasis en cuestiones como el respeto a los límites de velocidad, hay otras muchas cosas que se podrían hacer para conducir de manera segura. Unas vienen por el lado de la administración, como mantener adecuadamente las carreteras, otras vienen del lado de los conductores, como esto del sentido común.

Hoy queremos recordaros a todos un consejo que muy probablemente nos dió esa persona que nos enseñó a conducir, y que a veces se nos olvida con el tiempo: hay que mirar muy bien por el espejo retrovisor cuando vayamos a girar.

Si vamos a realizar un giro, a derecha o a izquierda, por precaución es muy importante mirar antes de realizarlo que la trayectoria que vamos a realizar no se va a encontrar con la ningún otro usuario de la vía, asegurándonos de que no viene nadie por detrás de nosotros, o que no hay nadie que intente colarse por nuestra derecha.

Mejor prevenir, que lamentar

Desde luego que no debería colarse nadie por nuestra derecha, sobre todo si no hay más carriles a nuestra derecha, pero nunca se puede confiar uno del todo. Podría ser que viniera una moto o una bici, que se suelen colar por ese espacio que queda entre los vehículos y la acera, en la ciudad, para ganar unos metros pensando que vamos a seguir parados en el semáforo… por ejemplo.

Podría ser que ese conductor que intenta colarse sea un despistado que no ve que vamos a reducir la velocidad y girar, o incluso un imprudente o peor aún un caradura que comete una infracción, que intenta un adelantamiento por la derecha por dónde no se puede.

Seguro que si lleváis tiempo conduciendo ya habéis visto de todo. Yo hace poco experimenté sorprendido como un vehículo me adelantó a toda velocidad por la derecha en una salida de una autopista, circulando en parte por el arcén, aunque no se puede, y dándome de paso un buen susto. Y es cierto que eso no se puede hacer, pero ese conductor lo hizo.

Allá él si lo multan, pero el problema en el que me hubiera metido a mí si no llego a mirar por el espejo, me hubiera supuesto un buen quebradero de cabeza, si no consecuencias más severas.

Sea con razón o sin razón, es mejor prevenir que lamentar, y mirar bien antes de girar, para no tener ningún percance. Nos evitamos el problema, y evitamos daños a las personas. Este punto de los giros es sobre todo muy delicado para motoristas y ciclistas en ciudad, o en las rotodas y siendo más vulnerables suelen ser ellos los que acaban peor.

Lo dicho, tengamos un poco de paciencia cuando nos sentemos al volante, seamos precavidos y prudentes, y sobre todo, que nos falte el sentido común, ni a unos, los que miramos antes de girar para evitar sustos, ni a otros, los que se cuelan por donde no deben.

Imagen | Benson Kua
En Circula Seguro | La mala costumbre de no poner el intermitente