Menos exámenes y más formación para los conductores extranjeros

autoescuela2.jpg

En la actualidad cuando un extranjero fija su residencia en nuestro país tiene dos opciones de convalidar su carnet de conducir. Si el país de origen está dentro de la Unión Europea el canje será automático y su carnet será válido en nuestro territorio. Para el resto de ciudadanos, una vez que consiguen la nacionalidad existe un periodo de gracia de 6 meses.

En esos momentos su carnet dejará de ser válido y tienen por un lado, si el país de origen tiene convenio con España, proceder al canje o, si no existe convenio entre los países, aprobar el examen de conducir, como si nunca hubieras tenido carnet. Entre los países con convenio están aquellos con mayor población emigrante en nuestro país, como lo son Ecuador, Marruecos, Rumania, Colombia u otros como Japón, Suiza, Bulgaria, Argentina o Croacia.

Pero cualquiera que haya salido al exterior habrá podido comprobar que la forma de conducir es distinta en cada uno de los países. Y ya no sólo la forma de conducir, que puede definirse como algo más o menos secundario, sino que las distintas señales y la normativa no es la misma, por lo que con el canje automático se omite a estos “nuevos” conductores la oportunidad de conocer las normas por las que se van a regir a partir de ese momento.

El número de victimas de origen extranjero en accidentes de tráfico desde el 2005 representan un 15% del total, cuando la población inmigrante sólo es un 10% del total. Entre los países, rumanos, marroquíes y ecuatorianos registran las tasas más altas de siniestralidad. Yentre las infracciones, no utilizar el cinturón de seguridad, circular con más ocupantes de los permitidos o no usar los elementos de retención adecuados para los bebés.

Desde el RACE, en boca de su director general, Ignació Días-Pinés ha hecho hincapié en que los exámenes no son la solución. La necesidad de pasar por la autescuela puede provocar rechazo y que la gente decida arriesgarse y conducir sin carnet. Su propuesta es la de realizar unos cursos de adaptación a la condución en nuestro país. Estos cursos estarían enfocados, entre otros, a informar sobre las señales, las tasas de alcoholemia o el uso del cinturón de seguridad. Puntos que difieren considerablemente si estamos en un país u otro. Una formación que serviría de complemente perfecto para los que ya han aprendido a conducir y ahora lo tienen que hacer en un ambiente distinto.

Foto | La Opinión
Vía | ADN