Más drogas que alcohol entre los jóvenes conductores

Droga

El estudio DRUID (‘Driving Under Influence of alcohol and Drugs’) que ha promovido la Comisión Europea con la colaboración de la DGT nos deja un dato preocupante. Retrocede el alcohol como factor de riesgo entre los conductores jóvenes, sí, pero las drogas se posicionan como un claro problema, ya que un 16,9 % de los conductores las consumen antes de conducir.

Entre las principales conclusiones del estudio tenemos que “conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España”, alcanzando el 16,9 % de los conductores españoles. De ellos, un 4,6 % había consumido sólo alcohol, el 11 % había tomado otras drogas y el resto, algún fármaco incompatible con la conducción.

¿Cuál es la razón de estos datos? Según el informe, el alcohol al volante ha sido objeto de una política disuasoria, cosa que no ocurre en el campo de las otras drogas. Sin campañas de información y concienciación, el problema pasa desapercibido hasta que un estudio como el DRUID las pone sobre la mesa. Así se explica que de los 13 países europeos participantes, sólo Italia esté por encima de España en positivos por estas sustancias.

De todos los datos recabados se deduce que el retrato robot del conductor con el factor de riesgo de drogas al volante es el de un varón joven que circula un día festivo de madrugada por una vía urbana.

Toma de muestras al azar

Lo curioso es que el informe se ha elaborado a partir de datos recabados entre los años 2009 y 2010 de casi 3.500 conductores en una muestra aleatoria que no hacía hincapié en lugares ni horarios de riesgo. Ni discotecas ni noches de fiesta, sencillamente controles al azar… y estos son los resultados de esta radiografía de la carretera. Preocupante, muy preocupante.

Las drogas con mayor presencia entre los conductores sometidos a control fueron el cannabis y la cocaína. Se detectó sólo cannabis en el 6,5 % de los conductores, y en el 7,69% cuando se lo mezclaba con otra sustancia. La cocaína estaba presente en menor medida: en este caso, se encontró este estimulante en un 1,6 % de los conductores controlados.

El consumo de cannabis es especialmente elevado entre los conductores más jóvenes. El 15,11 % de los conductores de entre 18 y 24 años y el 9,35 % de los conductores entre 25 y 34 años dieron positivo en los controles practicados en carreteras y vías urbanas para este estudio, unos datos que cuadran bastante con los de mortalidad vial, que en 2010 denotaban presencia de drogas en un 12,5 % de los casos.

Diferencias por género y edad

Por géneros, tenemos mucho más alcohol y drogas en hombres que en mujeres, siendo la diferencia entre porcentajes muy reveladora: el 19,1 % de ellos frente al 7,5 % de ellas.

De los hombres menores de 25 años encontramos sustancias incompatibles con la conducción en un 20 % de los casos, mientras que entre las mujeres destaca, a partir de los 50 años, el consumo de medicamentos con benzodiacepinas, indicados para tratar trastornos como la ansiedad y el insomnio, con un 6,5 % de las conductoras mientras que la presencia de este fármaco en el cómputo global de los conductores es de un 1,28 %.

A medida que avanza la edad de los conductores, existe una tendencia a consumir de manera aislada alguna de las drogas, y de forma general es más frecuente combinar una droga con alcohol que varias drogas entre sí.

Son datos que nos dibujan un problema que pasa desapercibido aunque está ahí. De hecho, la percepción que tienen muchos ciudadanos sobre los efectos de determinadas drogas se mueve entre la ambigüedad y la creencia de que no son especialmente nocivas. Puestos a trazar paralelismos, si nos remontamos a las primeras campañas de la DGT que trataban el problema del alcohol en la carretera y sacamos el calendario, veremos que han pasado décadas hasta que ha comenzado a remitir el problema. En materia del resto de drogas, vamos con mucho retraso.

Foto | P – A – S

  • Hombre, dentro de lo triste que es el dato, también hay que tener en cuenta que los controles de alcoholemia se realizan “sistemáticamente”, a todo el mundo que paran, y los de drogas sólo te los hacen si ven algo raro, por eso la “efectividad” de los controles de droga es mucho mayor, no?
    Saludos!

  • pepserra

    Uno de los problemas que se solventaran imagino es que los drogotests, actualmente detectan varias drogas de uso comun en saliva , pero todavia quedan algunas que afectan a la conduccion como las setas alucinogenas, el GHB, ketamina y otras mas ….

    Desconozco si el crystal meth entra en el pack de anfetas y derivados…
    Aqui solemos usar el Dräger SSK 5000 salival de 6 sustancias con el Drug Test 5000 de la misma marca.
    Con lo que detecta y con lo que va por ahí , de todas formas ya esta bien…

  • Antonio Serrano

    ¿Cuántos de esos conductores estaban trabajando en el momento de la prueba? Es decir, no estaban en su tiempo de ocio sino que estaban trabajando y la empresa no había desarrollado una labor eficaz de prevención.

    ¿Y cuántos conducían vehículos pesados? Recuerdo el accidente de una hormigonera en la A-8 que mató a un conductor al perder el control del vehículo, y luego se detectó que el conductor había consumido varias drogas…
    http://www.diariovasco.com/20080109/al-dia-local/hormigonera-dando-tumbos-20080109.html

    Más allá de los fríos datos, conviene recordar que cada día nos cruzamos con conductores que han consumido, y les tenemos a nuestro lado.