Los coches más seguros… ¿son una mala influencia y fuente de hábitos inseguros?

Mercedes-Benz CL

Por mi profesión, estoy acostumbrado a cambiar de coche con regularidad, ya que hago pruebas con ellos. Me aclimato rápidamente a sus diferencias: manual/automático, potencia, tamaño, sistemas de seguridad activa, ubicación de algunos mandos, tracción delantera o propulsión…

Pero mi ejemplo no es extrapolable a la mayoría de la población. Más bien digamos que estamos acostumbrados a coger un número más reducido de coches, a menos que sea por motivos de trabajo. En el tiempo difícilmente se van a simultanear más de dos, rara vez hay más de dos coches por unidad familiar.

Algunos modelos, dada la sofisticación de la que hacen gala, pueden inducir al conductor a relajarse, pues hay funciones que adopta el coche, y permite al conductor concentrarse en otros menesteres, como la observación. Pero eso también tiene su aspecto negativo, porque puede atontarnos.

BMW M3 E30

Por ejemplo, pensemos en Fulanito, que es propietario de un compacto moderno con ESP. El día que coge el coche de su hermano, que es de tracción trasera, sin ayudas, y se pone a llover, igual hay una rotonda en la que acaba junto a la escultura o motivo decorativo de turno, o pegando un buen sobreviraje.

Fulanito estaba acostumbrado a que, con su coche, una lucecita parpadeaba en el salpicadero y el coche le obedecía, le creó un mal hábito, el de delegar en el ESP una función. Dicha función no la recuperó para sí en el segundo coche, de ahí el desenlace, estaba mal acostumbrado.

Otro ejemplo sería el sensor de luz que tantos coches modernos tienen. Cuando se suba en un modelo que no lo tenga, pues igual más de una vez va con las luces apagadas cuando no debería porque se ha acostumbrado a que eso lo hace el sensor. Con el sensor de lluvia es más fácil darse cuenta de su inexistencia o que esté desactivado.

Honda Civic Hybrid

Seguro que más de uno conoce la anécdota de esa persona que no coge o nunca ha cogido un coche automático. Igual en una de las primeras rotondas su pie izquierdo va a accionar el pedal de embrague y acaba en el freno, con el consiguiente superfrenazo y la reprimenda por parte de los pasajeros.

Pues es un concepto similar. Es mucho pedir, y soy consciente de ello, estar al tanto de lo que se va a coger cada vez, no siempre hay tiempo o posibilidad de hacerlo. Pero lo que sí se puede hacer es ser consciente de la finalidad de los automatismos o ayudas, no dejar que nos reemplacen.

En los coches de segmento más alto, solo hay que mover el volante, el resto lo hace el coche solo, hasta mantener la distancia de seguridad (y lo hacen mejor que la mayoría de conductores humanos). Un conductor acostumbrado a todo eso no irá tan pendiente en un coche más normalito a menos que en su momento haya vivido todo eso.

SEAT 600D

Cada vez los coches perdonan más errores y más situaciones de peligro, pero hay una larga lista de modelos que no hacen eso. Y cuanta más peligrosa sea la forma de conducir, más se va a notar la diferencia entre tener automatismos y no tenerlos, pues el mejor sistema de seguridad es la prudencia.

Por otra parte, las innovaciones no sirven de mucho si no se usan, o se usan mal. Es como apagar el pitido del sensor de neumáticos… porque una rueda pierde aire. Tampoco hay que dar por sentado que un coche tiene tal o cual sistema solo por ser moderno o caro… ante la duda hay que preguntar.

Hace unas décadas, los coches eran sota, caballo y rey. Ahora hace falta un curso para dominar todas las funciones de los modelos más completos. Y de un coche a otro puede haber un número significativo de diferencias, conviene conocerlas para no correr más riesgos de los necesarios.

  • VICTORIANO F. FLORES CORZO

    Otro problema no menos significativo es la necesidad de hacer un curso intensivo sobre el funcionamiento de nuestro coche si queremos ponernos al día puesto que son muchos los avances en el sector de la automoción y pocos los conocimientos sobre las nuevas tecnologías. Como dice el refrán el hábito hace al monge y como te acostumbras al primer vehículo te puede resultar un tanto innovador por no decir un peligro el no saber adaptarte a la nueva adquisición, de todas maneras nos conformaremos con nuestras necesidades y si es necesario una buena información por parte del comercial de concesionario no estaría de más. Tampoco se pretende una explicación a lo Lady Gaga con la coreografía del equipo de azafatas de vuelo de una línea filipina pero cuando se trata de escoger el mejor artículo será por algo y seguro que nos convence más una mejor oferta sin repercutir en la seguridad activa aunque reste confort. No cabe duda que invertir en seguridad es invertir en vida pero si además nos hace la conducción más económica y más cómoda mejor que mejor. En cuanto a los posibles cambios en la forma de conducir, no es más que adaptarse al vehículo y no al revés, para ello tenemos que exigir a la hora de formarnos un vehículo de similares características para no llevarnos sorpresas, por ejemplo: en las prácticas de conducir utilizamos 3 pedales que conocemos, embrague, freno y acelerador, pero ¿y si quiero conducir un coche automático?, ¿Sabrían darme alguna clase?, ¿Cambiaría el examen práctico de coche por uno con 2 pedales?…

    • http://www.circulaseguro.com/vehiculos-y-tecnologi

      Puedes aprender con un automático, hacer el examen con un automático y obtener el carnet. Eso sí, luego tendrás la restricción de no poder conducir coches de cambio manual.

      Un saludo.

      • VICTORIANO F. FLORES CORZO

        ok, gracias por la información, examen a la carta, pero la restricción es muy subjetiva al no tener siempre un vehículo fijo, ya sabes puedes trabajar con un vehículo manual y conducir el tuyo propio de forma automática…
        Desconocía el número de restricción si está armonizada y su código, un saludo igualmente

  • s63aut

    Creo que ese efecto existe en parte y que es bueno estudiarlo, pero decir de un modo concluyente que las ayudas a la conducción sean un peligro me parece bastante exagerado, entre otras cosas, porque si ese Fulanito se acostumbra a ver el testigo del ESP encendido en su coche significa que, con su propio coche, si no tuviera ESP se la habría pegado alguna que otra vez, con lo cual quizá sólo estamos evitando parte de las ocasiones de accidente, pero evitar esa parte ya es mucho, sobretodo porque con el coche de otro se tiende a ir con más cuidado.

    Hay casos extremos de mal uso de la tecnología, ese del fallecido por el (presunto) mal uso del GPS puede ser un ejemplo, pero en un cómputo neto está claro que la tecnología nos ayuda, sin ir más lejos, el GPS a mí personalmente me relaja bastante, no es lo mismo atravesar Barcelona (soy de fuera) con el corazón encogido por si me paso de cruce que saber que cuando llegue al punto adecuado me avisará y, en el peor de los casos, si paso de largo me dirá qué debo hacer para corregirlo, a mí eso me da tranquilidad y reduce enormemente mi estrés y por lo tanto mejora mi seguridad y la de quienes me rodean.

    Antiguamente también se decía que un coche no debía ser demasiado cómodo, que si era muy cómodo la gente se dormía, menuda tontería, en un coche cómodo nos cansamos menos y la fatiga tarda más en aparecer.

    En cuanto a manuales y automáticos, durante unos años compaginé el uso ocasional de un manual con el uso habitual de un automático, pero mi mente se adaptaba mucho mejor de lo que yo mismo pensaba, lo máximo que me ocurría era que a veces intentaba arrancar en segunda cuando iba en cola, pero sin llegar a calarlo, eso puede ser molesto, pero sólo me pasaba a veces y atacar a los automáticos por ello sería absurdo, mucha gente cala el coche en una arrancada sin compaginar unos cono otros.

  • gdsiu

    Este artículo se resume en que hay que saber lo que se tiene entre las manos y no sólo en cuanto a tecnología se refiere pues por ejemplo no circularas igual (o por lo menos no deberías) con las ruedas recién compradas que después de 20.000 Km aunque sigan en buen estado, no siendo necesario cambiarlas.

    • s63aut

      Totalmente de acuerdo, pero mucha gente no tienen esa mínima responsabilidad de saber qué tienen entre manos, eso es lo malo.

      Creo que partimos de la base de que todos somos adultos, no obstante, hay demasiados adolescentes de 40 ó 50 años sueltos por esas carreteras.