Los coches eléctricos Tesla ya dan beneficios

Tesla Roadster

Tesla Motors acaba de presentar unos números que aseguran la vida empresarial de los coches eléctricos. Por primera vez desde que abrió sus puertas en 2002, la firma de Silicon Valley obtuvo ganancias durante el pasado mes de julio. Más o menos unos 700.000 euros se embolsaron los responsables del deportivo más silencioso de las últimas décadas, el Tesla Roadster, lo que constituye un impulso a la especialidad de la casa: poner en la calle coches eléctricos de serie aptos para circular por autopistas con una autonomía superior a los 300 kilómetros.

El tiempo dirá si los compradores de América y Europa respaldan este segmento del mercado. Por si acaso, un fabricante legendario como es Nissan ya se ha puesto las pilas (nunca mejor dicho) para sacar en Japón, Estados Unidos y Europa el modelo Leaf, un compacto eléctrico de cinco plazas con una autonomía de 160 kilómetros.

Barack Obama

Desde luego, las ventas de los Roadster están detrás del logro económico de la marca. Pero no menos cierto es que a los de California les ha venido muy bien que desde el Gobierno de Estados Unidos les hayan echado un cable en forma de crédito de bajo interés por valor de unos 328 millones de euros. Con ese dinero en el bolsillo, además de montar concesionarios en ciudades como Chicago, Washington, Toronto, Munich y Montecarlo, el fabricante de coches eléctricos ya ve más que clara su inversión en el Tesla S sedán, un vehículo de esos que quitan el hipo, pero que no bebe petróleo. Costará algo más de 35.000 euros de base cuando salga al mercado el año que viene.

Ahora la clave está en saber si el comprador medio está preparado para gastarse ese dinero, o los 75.000 euros que cuesta un Roadster sin extras, en una máquina cuyos gastos diarios (según dicen los de Tesla) se reducen considerablemente frente a otros coches dotados de motor térmico. Y es que estos vehículos cuentan con menos piezas en movimiento que un coche convencional, lo que da lugar a una teórica simplicidad que abarata su mantenimiento. Por otra parte, una recarga de las baterías de ión-litio se realiza por menos de 3 euros, lo que quizá sitúa a estos coches eléctricos en una posición interesante cada vez que les toque repostar. O no. Es cuestión de que cada cual haga sus números…

En cualquier caso, sería curioso ver qué sucedería si nuestros gobernantes imitasen a Obama e invirtiesen dinero público para que nuestros fabricantes (o lo que quede de “nuestros”) se lanzasen a fabricar coches impulsados por eso que llamamos “energías alternativas”.

¿Podríamos hacer algo así en España?

¿Y cómo sería un Seat León a pilas?

Fuente | Tesla Motors

Foto | Tesla Motors, jorvetson

  • arcoirispro.com

    Los vehículos eléctricos están tomando su autentico lugar, ya que los motores eléctricos existen desde antes de los de explosión interna.
    Yo personalmente siguo su desarrollo en esta generación desde 1978 y he sido el primer vendedor de motos eléctricas en mi país (Uruguay) y usuario felíz de las mismas.
    Estos, los motores magnéticos, las pilas de cristal, la energía eolica y solar entre otros métodos, serán la salvacion de nuestro planeta.
    Saludos y mucha suerte para el bien de todos.
    Valentín Correa, desde una pequeña ciudad de Uruguay, américa del sur.